ARTÍCULO

Mujeres en la fotografía: Felicity McCabe se enfrenta a los miedos y crea recuerdos

A desert bush photographed near to Dubai, UAE, made an attractive photograph for photographer Felicity McCabe as the flat sky made it feel like a studio background.

«Cuando fotografío a gente, lo hago como si fuera una naturaleza muerta», afirma Felicity McCabe. «Soy algo así como mitad naturaleza muerta y mitad retrato, pero veo los dos estilos bajo un velo similar». Y por eso, desde su estudio en Bow Arts al este de Londres, y desde lugares de todo el mundo, extiende un velo de naturaleza muerta sobre lo mundano y lo extraordinario, y crea imágenes gráficas espléndidamente coloristas.

El tiempo, la memoria y una fascinación por la muerte han demostrado ser los temas clave del trabajo de la artista, algo que la ha llevado a conseguir encargos de organizaciones como el Museo de Historia Natural y Save the Children. En sus trabajos se observa una cuidada composición y un trasfondo de sacar las cosas de contexto. «¿La realidad? Es algo que ves a diario», dice McCabe. «Me interesan las cosas que se alejan un poco de ella».

Influencias tempranas

El interés por la fotografía de McCabe comenzó en los clubes nocturnos durante su juventud. «Hace poco me di cuenta de que en esos clubes la iluminación era muy interesante. Había color y dramatismo, sombras y espacios oscuros o muy brillantes. Creo que todo eso influyó en mi trabajo, porque me gusta que las cosas estén iluminadas».

Tras una década aprendiendo de los mejores del sector para desarrollar su técnica, McCabe lleva ya cinco años fotografiando por su cuenta. Su trabajo revela una atención al detalle y un nivel de ejecución que recuerdan a Nadav Kander, David Stewart y Robin Broadbent, a los que ayudó entre muchos otros. «Probablemente soy uno de los últimos ayudantes de la vieja escuela que realmente ejerció como tal durante mucho tiempo».

Ioni Sullivan posed for Felicity McCabe for a studio portrait to accompany a story about women converting to Islam.
Matthew, from Felicity McCabe’s series Two Spirit. The bald, heavily tattooed man with a striking grey beard poses and wraps his arms around himself in the studio wearing a lace veil over his eyes.

«Cada semana te sumerges en experiencias diferentes y cada cual hace las cosas de un modo ligeramente distinto», comenta. «Aprendí que la fotografía se basa en la colaboración. Tienes que escuchar. Es interesante prestar atención a todos los que hay en la habitación, ya que hay algo de valor en lo que dice cada uno. Puede que no me guste la idea general de alguien, pero en ella se esconde un hilo que puedo seguir para que mi idea sea más fuerte. Ser asistente me enseñó a no ser arrogante. Si le pones las cosas difíciles a los demás, no volverán a contar contigo».

Una gran parte de mi trabajo se centra en la memoria: mi casa está llena de imágenes de cosas muertas.

Encontrando su propia voz

Después de trabajar cinco años con Kander, se decidió a dar el salto: «Tenía que averiguar cuál era mi propia voz. Quería investigar y ver lo que me gustaba». La naturaleza muerta afloró como su pasión mientras trabajaba en distintos proyectos en los que exploraba la naturaleza del tiempo y la memoria, fase que empezó en 2012 con The Arrow. «Me obsesioné con eso, la flecha del tiempo: la idea de que el tiempo avanza a paso firme y no puedes controlarlo», comenta. «Es algo que siempre me ha aterrado un poco».

«Hace un par de años alguien me dijo: 'Tienes miedo a la muerte, ¿verdad?'; y me di cuenta de que así era. Gran parte de mi trabajo habla de la memoria y de intentar aferrarse a las cosas. Todo se centra en ese tema. Mi casa está llena de imágenes de cosas muertas».

Two boys pose in a camp for internally displaced people in Somaliland, Somalia, east Africa, where hundreds of thousands of people have been affected by droughts.
A spray-painted Calla Lily from Felicity McCabe’s Remain[s] series reimagines the lost vibrancy of fading cut flowers and leaves, and explores the fleeting nature of time.

Este tema se refleja en sus dos series Relic y Remain[s]. En 2016, su trabajo llamó la atención del Museo Nacional de Historia, que le pidió que realizara una serie de imágenes para su exposición de verano Colour and Vision.

Un año antes, trató la dura realidad de la vida sin acceso directo al agua en un encargo para Save the Children en Somalia, proyecto en el que dejó su sello personal. En lugar de adoptar un enfoque documental, utilizó conjuntos de luces de flash y varias cámaras, incluida la Canon EOS 5D Mark III, para crear un efecto tipo estudio en su serie de dípticos.

«Iba arrastrando todo este extraño kit de acá para allá y creo que la gente de Somalia pensaba: '¿Quién es esa loca?'», dice. «Algunas mujeres de la zona tenían que caminar durante tres días, con los niños a cuestas, para encontrar una gota de agua. Estamos tan lejos de entender cómo alguien puede vivir así. Quería mostrar que es algo que está ocurriendo ahora y que le está ocurriendo a seres humanos, personas como nosotros».

Creando recuerdos

El deseo de McCabe es registrarlo todo con su cámara, una necesidad de aferrarse a las cosas, lo que podría explicarse por un hecho curioso de su infancia. No tiene fotografías familiares de cuando era un bebé recién nacido y, por eso, no tiene acceso a la primera etapa de su vida, es invisible. «No hay recuerdos», dice. «Es como si no existiera. Todo lo que tenemos es una pequeña etiqueta que llevaba alrededor de la muñeca».

A glass of cider and ice forms a still life shot, accessorised with the artist’s shadow as Felicity McCabe overlays the shape of her hand over the drink.
Sushi on a plate is arranged to represent the Japanese flag for a novel still-life shot by Felicity McCabe.

«Relic habla sobre conservar cosas que tienen un valor emocional. A menudo son totalmente banales. ¿Cómo nos aferramos a las cosas, cómo nos aferramos a nuestros pensamientos y nuestras emociones? Tengo un miedo terrible a olvidar. Por eso estas imágenes me ayudan a recordar».

Este deseo de atrapar las cosas, hacer que sean permanentes y acabar con la posibilidad de duda también se refleja en el último proyecto de McCabe, Archive. En colaboración con Getty Images, esta serie explora de nuevo la mutabilidad de la memoria. «Cuando recuerdas, en realidad solo recuerdas la memoria, es un facsímil», afirma. «Así que en cada ocasión es como una fotocopia, cambia solo un poco, como en el juego del teléfono roto, y se convierte en algo diferente. Nuestra memoria es defectuosa».

En Archive trabaja con imágenes de la colección de Getty Images, como las de la revista vintage británica de fotoperiodismo Picture Post, descomponiéndolas y reinventándolas como un recuerdo distinto o como el elemento de un momento. «He condensado la información para que se convierta en una recreación del espacio o una recreación de un detalle», dice McCabe. «Las imágenes son muy gráficas, algo menos fotográficas que las otras que he creado antes. ¿Pero qué sentido tiene hacer siempre lo mismo?».

Para McCabe, la fotografía es un acto simbólico y práctico: «He creado una marca de modo que no olvide a esa persona o ese momento, o esa relación que tenía con alguien. Algunas personas tienen tatuajes; cada cual tiene su forma de aferrarse a las cosas».

Archive se expone desde el 7 de septiembre de 2017 en la Great Eastern Wall Gallery, Great Eastern Street, Londres EC2A 3NT y en línea.

Consulta la página de producto de la Canon EOS 5D Mark III para obtener más información sobre la cámara.

Escrito por Lottie Davies