ARTÍCULO

Nick Nichols sobre la ética de la escenificación en la fotografía de naturaleza

A Northern spotted owl in flight, shot by wildlife photographer Michael Nichols

«¿Prefieres presentar tus fotografías como reales o como artificiales?» El maestro de Canon y antiguo editor general de National Geographic Michael «Nick» Nichols defiende una postura con determinación en lo que respecta a la idea de manipular las imágenes de naturaleza: «Toda mi motivación se basa en conseguir imágenes tan reales y naturales como sea posible».

No solo se trata de un problema teórico, puesto que la manipulación de imágenes puede tener un impacto real en la vida del fotógrafo: la bióloga marina estadounidense Nancy Black recibió una multa de 12 500 USD por alimentar orcas en un vídeo.

A lo largo de las décadas Nichols, cuyo trabajo se expondrá en una exhibición en el stand de Canon en Visa Pour l’Image 2017 en Perpignan, Francia, ha sido testigo de los cambios tecnológicos que han transformado la fotografía. Pero, durante todo este tiempo, confiesa que el corazón de su misión siempre ha sido «preservar la verdadera naturaleza»...

The chimpanzee Whiskey, chained in a garage in Burundi, photographed in 1989 by Michael Nichols

¿Tienes un código ético para la fotografía de naturaleza?
«Creo que sí, puesto que al no empezar como fotógrafo de naturaleza, sino como fotoperiodista, siempre he pensado que tienes que ser capaz de mostrar todo lo que haces, no puedes ocultar nada. Al trabajar para National Geographic, te comprometes con un editor que lleva 100 años demostrando su credibilidad cuando publica tu trabajo, de modo que ese aspecto será determinante a la hora de editar y crear. En mi caso particular, todo depende de la transparencia: ¿sería capaz de ponerme de cara al mundo y contar cómo hice estas fotos? Siempre he sentido que no podría hacer algo que no pudiese respaldar».

¿Qué es lo que motiva tu deseo de autenticidad?
«Hacer fotos que sean lo más naturales posible. No quiero domar el sujeto porque no se puede domar un tigre o un leopardo. Puedes acostumbrarte a ellos, pero domarlos es algo radicalmente diferente. La doma es un mundo aparte».

A camera-trap photograph with a Canon 1DX of the tiger Bachhi, in Bandhavgarh National Park

Usar un cebo para atraer búhos es una práctica habitual. ¿Dónde está el límite?
«Si consiguiese una buena foto de un búho gris con un ratón, lo incluiría en el título. Nunca intentaría que la gente pensase que mis reflejos y mi habilidad como naturalista fueron tan buenos como para encontrar un búho gris y observar cómo atrapaba un ratón. La exactitud de estas imágenes me hace sospechar que pusieron el ratón ahí y se centraron en él. Creo que es necesario ser particularmente consciente de cómo se va a percibir lo que haces».

La manipulación de imágenes parece más frecuente que nunca. ¿Qué es lo aceptable?
«No puedes mover ni un píxel. La fotografía está pensada para representar algo que ha pasado, no una fantasía. Cuando realizas una impresión, buscas conseguir profundidad, de modo que retocas los tonos, el contraste y la saturación, pero siempre dentro de los límites de lo que sucedió aquel día. Si el cielo tiene un aspecto demasiado amenazante, pero ese día no hubo ninguna tormenta, te has pasado».

La fotografía está pensada para representar algo que ha pasado, no una fantasía.

¿Por qué utilizaste un minitanque controlado por robot para fotografiar leones de Serengeti?
«El objetivo era no molestar a los leones. Conseguimos llegar justo hasta donde estaban durmiendo y no se dieron ni cuenta. ¿Te gusta capturar las interacciones de los animales o prefieres fotografiarlos sin que reaccionen? No publiqué las imágenes en las que sintieron curiosidad por el aparato porque no era eso lo que buscábamos».

¿Crees que la tecnología ha difuminado los límites éticos de la fotografía de naturaleza? 
«La tecnología nos va a permitir realizar fotografías más cercanas, pero no es necesario poner en peligro tu ética. Puedes utilizarla para reafirmar tus ideales».

An infrared non-visible photography of the lion C-Boy in Serengeti National Park

¿Qué opinas acerca del ecoturismo y los safaris fotográficos?
«Una de las peores cosas que puedes hacer es ir al río Mara durante la migración, ya que no hay control ninguno sobre dónde aparcan los coches. En consecuencia, puedes ver un guepardo que no puede cazar porque está rodeado de gente o ñus que no pueden cruzar porque los vehículos les impiden el paso. Debería haber restricciones».

¿Cuáles han sido los avances más positivos en la tecnología de cámaras y objetivos?
«Las composiciones. Mis composiciones de secuoyas son un ejemplo, puesto que no habrían sido posibles en la época de la película. En mis primeros años como fotógrafo, cuando el cromo lo condicionaba todo, mi estilo dependía de las limitaciones de mi película. Quiero que la tecnología esté ahí para que pueda pensar una forma creativa de utilizarla. Como los sensores se han vuelto más delicados, no necesité utilizar tantas luces estroboscópicas y la velocidad de accionamiento del motor ha llegado a un punto en el que prácticamente estás grabando un vídeo. El cielo es ahora el límite de los que podemos hacer».

A camera-trap photographer of a crocodile’s tail in Zakouma National Park

Intento hacer que la fotografía sea lo más interesante posible sin cambiarla.

¿Cuál es el mensaje de tu nuevo libro «A Wild Life, A Visual Biography of Photographer Michael Nichols» (Una vida salvaje, una biografía visual del fotógrafo Michael Nichols)?
«Se puede tener cualquier trayectoria y vivir el sueño. Vengo de un entorno pobre, pero soñé y todo se hizo realidad: amor, trabajo y la misión».

¿Quiénes son algunos de tus fotógrafos éticos favoritos?
«Steve Winter, ya que se centra en el sujeto y consigue hacer lo imposible. Revolucionó la fotografía de jaguares en National Geographic. Todavía sigue fotografiándolos 20 años después y nunca ha parado de contar historias sobre los grandes felinos. Ser capaz de vivir entre depredadores resulta esencial para cualquier fotógrafo conservacionista».

¿Algún otro?
«Charlie Hamilton James: le encanta la tecnología y nos muestra imágenes imposibles de ver a la vez que mantiene la misión de la conservación en sus historias. Otro es Brian Skerry, que lleva la conservación a niveles extremos en el mar. Captura imágenes que nos hacen pensar e incluso pueden cambiar nuestro comportamiento. Estos tres fotógrafos están muy comprometidos con mi regla de la transparencia total. La presión entre iguales puede convertirse en una fuerza que nos sirve de guía».

Para obtener actualizaciones sobre todo lo que está haciendo Canon en Visa Pour l’Image, sigue a @CanonProNetwork en Twitter.

Escrito por Keith Wilson