HISTORIAS

Not From Here: Felicia Simion habla sobre la captura de lugares

Felicia Simion y su marido en la cama de su vagón de tren mientras viajan desde su ciudad natal de Bucarest a Deauville (Francia), donde Simion iba a realizar un programa de residencia en el Planche(s) Contact Photography Festival. Realizada con una Canon EOS 7D Mark II y un objetivo Canon EF 17-35mm f/2.8. © Felicia Simion

«Normalmente no hago selfies, pero este era un momento especial». Felicia Simion describe la foto anterior, que le valió el primer premio en un concurso de Canon en Rumanía. Muestra a Simion y su marido reflejados en el espejo de un vagón de tren, mientras viajaban de Bucarest a Viena durante el verano de 2017. La pareja se dirigía al Deauville Photography Festival, donde Simion había ganado un programa de residencia de 5000 € como una de los cinco finalistas de los Jeune Talent Awards del festival. En lugar de volar, decidieron prolongar su viaje a Francia. «Se trataba de perder el tiempo, aunque no lo perdimos en absoluto, fue tiempo ganado. Quería experimentar la lentitud de un viaje».

A Romanian house
Una muestra de la serie de collage que explora cómo está cambiando la arquitectura nacional rumana. De la serie HOME. Realizada con una Canon EOS 7D Mark II con un objetivo Canon TS-E 50mm f/1.8 y un objetivo Canon EF 28-135mm f/3.5-5.6. © Felicia Simion

La fotógrafa rumana de 23 años fue para ganar el Jeune Talent Award, pero llegó a Deauville sin tener idea de lo que iba a producir durante su residencia. Hasta ese momento, Simion había explorado su entorno inmediato en su trabajo. «No había viajado mucho. En lugar de eso, me centraba en lo que estaba a la vuelta de la esquina: mi familia, mi ciudad natal, mi pueblo y mi propio país». The Playground, por ejemplo, sigue al joven primo de la fotógrafa, Felix, mientras que Eggs, Pots and Oranges se centra en las andanzas diarias en la casa de su abuela. Aunque retratan sujetos familiares, las imágenes rezuman un aire de maravilla. «Cuando empecé a hacer fotos, comencé a ver a la gente con otros ojos», afirma. Me fascinó porque con una cámara todo parece más interesante. Es como un cambio de perspectiva».

Felicia Simon's young cousin dresses up
El joven primo de Felicia Simion, Felix, vestido como un personaje imaginario. Realizada con una Canon EOS 7D Mark II y un objetivo Canon TS-E 50mm f/2.8. © Felicia Simion
Felicia Simon's young cousin Felix dresses up
El proyecto The Playground de Simion sigue las andanzas de Felix durante las vacaciones que pasa con su abuela en un pequeño pueblo rumano. Realizada con una Canon EOS 7D Mark II y un objetivo Canon TS-E 50mm f/2.8. © Felicia Simion

Pero al llegar a Deauville, Simion cambió de dirección. «Pensaba que quería hacer fotografía urbana o documental, pero se convirtió en algo más», comenta. Para su serie Not From Here, que evoca la sensación de sentirse extraño en un nuevo lugar, posó en zonas de toda la ciudad llevando un traje de cuerpo entero. «La primera noche, me enamoré de la playa y la arquitectura que la rodea, y me invadió la idea de que podía crear algo surrealista: fotografías inspiradas en René Magritte».

The photographer wears a full-body suit lying on the beach holding a yellow inflated ball
A Felicia Simion le llegó la inspiración para realizar su serie Not From Here, galardonada con el Planche(s) Contact Jeune Talent Award, después de visitar la playa durante su primera noche en Deauville.

Vestida con el traje, con la cabeza agachada y parcialmente cubierta por un mono, Simion recorría Deauville hasta que encontraba un entorno interesante. En un principio, la idea era que su marido llevara el traje, pero cuando llegó resultó que era muy pequeño. En su lugar, ella hizo de modelo mientras Simion encuadraba la foto y ajustaba la exposición, antes de que cambiaran de sitio rápidamente y pulsara el obturador. «Tenía que meterse de verdad en mi mente e imaginar lo que quería conseguir en las imágenes», recuerda. «Hubo muchos intentos antes de encontrar la toma perfecta».

La mayoría de las fotos se tomaron por la mañana temprano o al anochecer, cuando la luz adquiere una calidad mágica. Incluso entonces, con el traje totalmente abrochado, el calor era intenso y Simion apenas podía respirar ni ver. A veces la gente la paraba por la calle para hacerse una foto con ella. «Fue una experiencia extraña», afirma. «Tuve que superar mi miedo a sentirme expuesta. Aunque la gente no pudiera ver mi cara, me sentía muy visible».

Tuve que superar mi miedo a sentirme expuesta. Aunque la gente no pudiera ver mi cara, me sentía muy visible.

Cada telón de fondo tenía su propio poder de atracción, pero uno que destacaba de verdad era un orfanato abandonado. Fuera, en el descuidado jardín rodeado de rosales salvajes, encontraron una tabla cuadrada con un patrón monocromático idéntico a uno de los trajes que llevaba Simion. Esta extraña coincidencia aumentó la inquietante sensación de espacio desolado. «La ubicación era fantástica, pero solo hice dos fotos allí porque el ambiente era sobrecogedor», dice. «Dentro era frío y estremecedor, y fuera en el patio había 100 gaviotas gimiendo. Era realmente terrorífico».

Felicia, again in full-body, chequered body suit
Felicia Simion sostiene una tabla con cuadros que encontró en el jardín de un orfanato abandonado en Deauville. De la serie Not From Here. Realizada con una Canon EOS 7D Mark II y un objetivo Canon EF 17-35mm f/2.8. © Felicia Simion

Simion empezó a hacer fotos cuando tenía 13 años. Decidió que quería ser fotógrafa después de toparse con el trabajo de las leyendas de Magnum, además de los creadores emergentes. «Antes de eso me apasionaban muchas cosas: la escritura, la pintura, el canto», comenta. «Todavía me gustan, pero la fotografía me atrapó. Me hizo cambiar de opinión». Su padres, que apoyaban sus aspiraciones, le compraron una cámara Canon EOS 400D, que utilizó hasta que con 16 años ganó una Canon EOS 7D en un concurso de Michael the Maven. Este año ha cambiado a una Canon EOS 7D Mark II.

Several figures
Felicia Simion posa con un traje de cuerpo entero sobre el tejado de una piscina en Deauville. Parte de la serie Not From Here, esta foto es un collage de varias fotos combinadas en posproducción. Realizada con una Canon EOS 7D Mark II y un objetivo Canon EF 70-200 f/4L. © Felicia Simion

El premio por ganar el concurso de Canon en Rumanía fue la oportunidad de viajar al extranjero. Después de terminar un máster en Etnología, Antropología Cultural y Folclore en la Universidad de Bucarest, Simion tiene previsto viajar a Latinoamérica, ya sea Perú o Bolivia, donde le gustaría continuar el trabajo que comenzó en Not From Here, con suerte en las llanuras de sal de Salar de Uyuni, una ubicación con la que ha soñado desde que empezó como fotógrafa. Es imposible imaginar dónde le llevará este viaje creativo experimental, pero está claro que a Simion le ha picado el gusanillo de viajar. «Estoy llevando mi identidad a un sitio nuevo e intentando ver lo que sale de eso».

Para obtener más información sobre la EOS 7D Mark II, visita la página del producto.

Escrito por Rachel Segal Hamilton