Tutorial: Fotografía con luz de verano

Balance de blancos

El color de la luz recibe un valor: La temperatura de color. Este valor tiene un papel importante en la fotografía digital, aunque es posible que te resulte más familiar el término "balance de blancos".

Picture_Tutorial_img3

El ojo humano (y el cerebro) es muy adaptable a los cambios de color de la luz. Una hoja de papel blanco se ve blanca tanto si la miras en el exterior con luz diurna (azulada) o en el interior bajo la iluminación de una bombilla de tungsteno (amarillenta).

Los equipos fotográficos no son capaces de adaptarse de la misma forma. Necesitan un "balance" para adaptarse a la temperatura de color de la luz dominante. El sensor de la cámara se puede ajustar para una amplia gama de temperaturas de color con solo tocar un botón. Entre los ajustes se incluyen Luz de día, Sombra, Nublado, Tungsteno, Fluorescente, Flash y Personalizado.

Como verás, hay tres ajustes para la luz diurna. Eso es porque la temperatura de color de la luz es diferente a la sombra o cuando está nublado. El flash también cuenta con su propio ajuste, aunque la mayoría de los flashes ya cuentan con un balance para ofrecer la misma temperatura de color que la luz diurna.

Si todo esto te resulta un poco confuso, puedes seleccionar "AWB" (Balance de blancos automático). Esta función analiza la luz que llega al sensor y establece un valor adecuado. No obstante, si quieres asegurarte de que el balance de blancos sea correcto, puedes usar el balance de blancos personalizado; para ello, haz una foto de un objeto blanco (una hoja de papel blanco es adecuada, pero una tarjeta gris al 18% es ideal). La cámara usa los datos de esa imagen para establecer el balance de blancos para futuras fotografías. Debes repetir el procedimiento cada vez que cambie la iluminación.

Las temperaturas de color se miden en grados kelvin, o K (observa que no hay símbolo de grados). Los valores relevantes para la fotografía oscilan entre unos 1.000 K (luz de una vela) y unos 10.000 K (cielo muy azul). En promedio, la luz diurna está alrededor de 5.000 o 5.500 K; la iluminación de una bombilla de tungsteno está alrededor de 2.700 K; la luz del sol de primera hora de la mañana y última hora de la tarde está alrededor de 3.000 o 3.500 K.

Algunos modelos EOS te permiten ajustar el sensor de temperatura de color en un valor concreto. Consulta el manual de instrucciones para obtener más información.

1  2  3  4

spacer
					image
Tutorials
Fotografía con luz de verano
Composición fotográfica
Video fotografía
Fotografía del agua
Fotografía de paisajes
Fotografía en blanco y negro
Fotografía de acción