Consejos para tú LEGRIA

Crear vídeos de cocina de temporada con LEGRIA

El momento en el que el invierno comienza a rodear con sus manos heladas las últimas hojas del otoño ofrece una oportunidad fantástica para conseguir fotos preciosas. Noviembre marca el comienzo de las reuniones y celebraciones de temporada en las que se juntan la familia y los amigos. Es buena idea tener la cámara a mano, lista para captar las reuniones nocturnas alrededor de las hogueras o los paseos al final de la tarde a la luz del ocaso.

A medida que cambian las estaciones, también lo hacen nuestras mesas. En los días más fríos, todos recurrimos a la buena comida caliente que se suele cocinar a fuego lento, lo que brinda una oportunidad perfecta para grabar un vídeo.

Imagina que escribes en un blog culinario y buscas crear una nueva receta para tus lectores. Como con cualquier vídeo, la clave para mantener el interés del espectador está en la historia. Lo bueno de la comida es que su historia es bastante evidente. Reúnes y preparas los ingredientes, los combinas, los cocinas y... voilà, presentas el resultado. Esto facilita la tarea de plantearte el tipo de tomas que necesitarás para hacer alarde de tus habilidades al tiempo que documentas el proceso de preparación del plato.


Grabación de los ingredientes

Cuando hayas encontrado una receta que te guste (busca platos invernales en la red), reúne los ingredientes y graba varios primeros planos de cada uno de ellos. Con el gran zoom óptico de tu LEGRIA, podrás conseguir un aspecto cinemático que desenfoca el fondo de los planos más cerrados.

También puedes acercarte al mercado local y captar los productos en un frío día otoñal. De vuelta en casa, si tienes que preparar ingredientes como verduras de temporada, asegúrate de hacer primeros planos al pelarlas, cortarlas y planos más amplios mientras preparas cada uno de ellos. Para aportar un toque de cocina casera, procura retirar los productos de sus envoltorios antes de grabarlos.

estaciones - Canon
Catherine Sharman – Tomates reliquia
Información de copyright: https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/


Mezclar y cocinar

Si existe un proceso de mezcla o algún paso de la receta que requiera combinar varios ingredientes, esta es una gran fuente de material. Piensa en los cambios de posición de la cámara y no grabes desde una sola perspectiva. Si tu cámara es compatible con el disparo remoto desde el móvil, aprovecha esta funcionalidad para colocar la cámara en posiciones desde las que no podrías utilizarla normalmente.

La edición final te quedará mucho más atractiva si te mueves y grabas la acción desde distintos ángulos y con distinta longitud focal. Una idea puede ser colocar la cámara apuntando al chef mientras trabaja. Si eres tú quien cocina, gira la pantalla hacia ti para asegurarte de que la toma está bien encuadrada. Pero recuerda mirar al objetivo, ¡no a la pantalla! Si la receta requiere refrigerar el plato antes de cocinarlo, puedes colocar la cámara durante unos instantes dentro del frigorífico para aportar vista subjetiva del plato. Por supuesto, comprueba que es seguro para la cámara antes de meterla en la nevera, ¡y ni se te ocurra intentarlo con el horno!

La cocina requiere calor; incorpóralo a tu vídeo. Para graba el vapor que sale de la comida, necesitarás iluminarlo desde detrás. Una linterna (o encender la luz del extractor) puede servirte de luz direccional que alumbre el vapor, pero ten cuidado de no dañar la cámara o quemarte con él. 


A mesa puesta

Tanto si sirves un plato otoñal como un cocido de invierno para un grupo de amigos, tendrás que servirlo. No te olvides de grabar unos buenos planos mientras se sirve la comida en los platos. Piensa de antemano lo que vas a hacer para llevar la comida al plato y graba cada una de las acciones desde el ángulo más apropiado. Haz primeros planos de la comida saliendo de la olla y planos más amplios que incluyan la olla y el plato, mostrando el traspaso de la comida de la una al otro.

Si es una comida con amigos, te interesa grabarles disfrutando del resultado de tus esfuerzos. En el caso de los platos individuales, lo mejor es aportar un estilo atractivo incluyendo utensilios de cocina. Contrasta los naranjas cálidos de los cocidos otoñales con los azules suaves de la vajilla y las servilletas para conseguir un efecto llamativo. Por último, culmina tu cinta con un plano final del plato vacío.