Tutorial: Exposición creativa

Selección de la abertura del objetivo

Una gran abertura (por ejemplo, f/4), deja pasar más luz a través del objetivo que una abertura pequeña (f/16).

Picture_Tutorial_p2
La abertura es un agujero que se crea con el diafragma del objetivo.

La abertura del objetivo se controla mediante el diafragma del mismo, a través de una serie de hojas de metal que se mueven para que la abertura sea mayor o menor. El tamaño de la abertura no afecta solo a la cantidad de luz que pasa a través del objetivo, sino que tiene además otro efecto. El tamaño de la abertura también afecta a la profundidad de campo, es decir, al área de aparente nitidez de una imagen.

La profundidad de campo se extiende delante y detrás de la distancia enfocada. Una gran abertura del objetivo, como f/2,8 o f/4, proporciona una profundidad de campo estrecha con solo una corta profundidad de enfoque alrededor del plano del mismo. Un ejemplo de esto puede verse cuando se hace un retrato con aberturas amplias, caso en el que a veces, es posible que solo parte de la cara del sujeto quede enfocada. Una abertura pequeña, como f/16 o f/22, tiene el efecto contrario y proporciona una mayor profundidad de enfoque, de forma que tanto los sujetos cercanos como los lejanos estén enfocados. De esta forma una mayor parte de la imagen queda nítida. Para maximizar la profundidad de campo, enfoca alrededor de un tercio del camino hacia la escena y selecciona una abertura más pequeña, como f/16. Para obtener más información sobre los aspectos técnicos de la profundidad de campo, haz clic aquí.

Con las cámaras EOS, puedes definir la abertura mediante el modo Prioridad a la abertura AE (Av). Solo tienes que seleccionar la abertura y dejar que la cámara seleccione la velocidad de obturación necesaria para una correcta exposición.

Picture_Tutorial_p2_02
Walking the dog, © Enda McCormack 2011, Canon EOS 1000D

Esta fotografía se tomó con una gran abertura del objetivo. El enfoque está puesto en la segunda baliza desde el frente. La profundidad de campo es muy estrecha dejando la mayor parte de la escena desenfocada. El efecto recuerda a una pintura impresionista.


Picture_Tutorial_p2_03
Beauty and the beast
, © Eric Dutcit 2011, Canon EOS 7D

Una pequeña profundidad de campo es buena cuando se quiere concentrar la atención en un solo aspecto de una imagen. Aquí, el sujeto es la arañita que está en la flor rosa. La gran abertura del objetivo ha dado un resultado perfecto. De haber utilizado una abertura del objetivo pequeña y una mayor profundidad de campo, la atención podría haberse desviado hacia zonas menos interesantes de la escena, sobre todo el fondo.


Picture_Tutorial_p2_04
Lie of the land, © Philip Escott 2011, Canon EOS 1000D

Este paisaje muestra la extrema profundidad de campo que proporciona una abertura del objetivo pequeña. Todo, desde la hierba del primer plano hasta el lejano horizonte, se ve con nitidez.

1  2   3  4  5