Árbol nevado de Michael "Nick" Nichols

Michael "Nick" Nichols, Canon Master, es un fotógrafo galardonado cuyo trabajo le ha llevado a las esquinas más recónditas del planeta. Comenzó a trabajar como fotógrafo en plantilla de la revista National Geographic en 1996 y fue nombrado editor general en enero de 2008.

La historia de portada de diciembre de 2012 de la revista National Geographic incluía una imagen desplegable de 5 páginas de Nick: una secuoya gigante de 3.200 años de antigüedad y 75 metros de altura.

Nick creó la imagen a partir de 126 fotos tomadas durante 45 minutos usando innovadoras técnicas de manipulación fotográfica durante una intensa ventisca en California.

Árbol nevado de Michael Nick Nichols - Canon
© Árbol nevado de Michael 'Nick' Nicols - Canon EOS 1D Mark IV

Hablamos con Nick sobre el terreno acerca del invierno que está pasando en el Parque Nacional de Yellowstone, los desafíos de la fotografía en la nieve y la historia que cuenta su magnífica fotografía.

Sobre el invierno en Yellowstone

«Ahora estoy inmerso en una sesión de un año para documentar el ecosistema del Parque Nacional de Yellowstone. Estamos en la época de apareamiento del alce, que es fascinante y significa que el invierno está a la vuelta de la esquina. El invierno llega rápido y pronto por estos lares. Las temperaturas alcanzan los 40 bajo cero y se esperan hasta 15 metros de nieve, por lo que nos hospedaremos cerca de Old Faithful y nos moveremos en motos de nieve durante los próximos meses».

Fotografiar en la nieve

«¡Aún tengo mucho que aprender sobre la fotografía en la nieve! La nieve virgen tiene su propia tonalidad. Es como si arrastrara todos los defectos del planeta y pareciese que se le ha dado una capa nueva de pintura. Esta cualidad de cuento de hadas hace que todo parezca más silencioso y pausado, incluso en las grandes ciudades.

Evidentemente, la vida sigue adelante, pero todo resulta más contemplativo. La nieve ofrece una sensación de separación. Tiene algo extremadamente hermoso, ya que todo parece muy fresco y ves el mundo de manera muy distinta. Te entran ganas de salir durante la tormenta de nieve para hacer fotos.

Algo importante de recordar al hacer fotos en la nieve es utilizar un exposímetro y ajustar la cámara para que reciba más luz. Las cámaras esperan ver grises automáticamente, por lo que en la nieve brillante debes compensarlo para conseguir la exposición adecuada».

La historia del árbol nevado

«Este árbol se llama El Presidente y es el segundo más grande de la Tierra. La ciencia no lo había datado hasta que se hizo esta foto.

Nos pasamos unos dos años planificando la imagen. Lo visité un año antes. La idea era hacer una instantánea de 45 minutos de los 3.200 años de vida del árbol. No es una falsa composición, la sacamos en una sola pasada, sobre todo por la intensidad de la ventisca. Pero cuando caí en la cuenta de que sería más espectacular, esperé a que llegara la nieve.

Nos pasamos dos semanas preparando y elaborando la composición. Utilizamos un sistema de cuerdas y poleas que no daña los árboles. Utilicé tres cámaras 1D Mark IV de Canon con objetivos de 35 mm serie 1,4 L. Las apilamos en una plataforma y las fuimos bajando de dos en dos metros, ajustando la exposición durante el descenso para sacar un retrato de alta resolución del árbol entero. Las fotos se fusionaron manualmente con un ordenador. La imagen tiene tanta resolución que estamos buscando grandes edificios en los que proyectarla para que la vea todo el mundo.

A menudo admiramos las fotos de vida salvaje como elefantes o leones, pero esta imagen celebra el regalo milenario que supone este árbol. De verdad espero que la imagen anime a la gente a pararse a pensar durante un momento. El mundo se mueve muy deprisa y, como dice la canción de Joni Mitchell, no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes».

Conoce a Ekaterina Mukhina, Canon Explorer

Recientemente contactamos con la Canon Explorer Ekaterina Mukhina para preguntarle sobre lo que más le gusta del inverno y para conocer las historias que cuentan sus fotos.

Ekaterina lleva dedicándose a la fotografía desde los 16 años. En 2000, tras graduarse de la Academia de Fotografía de Moscú, se compró su primera cámara Canon de carrete para comenzar a fotografiar deportes extremos como afición. Desde 2003 se ha concentrado en fotografiar gente y diversos acontecimientos como fotógrafa independiente profesional.

Ekaterina ha documentado más de 400 bodas y sesiones fotográficas. Su trabajo la ha llevado desde su hogar en Rusia hasta Europa, Norte y Sudamérica, el Caribe, Asia y África, y más recientemente al Pacífico Sur y Nueva Zelanda.

Árbol nevado de Michael Nick Nichols - Canon
©Ekaterina Mukhina - Canon EOS 1D X

¿Qué es lo que más te gusta del invierno?

«Como fotógrafa de bodas suelo estar más ocupada en verano y otoño. Lo bueno del invierno es que me permite evadirme y disfrutar de vacaciones. Me encanta el esquí y el snowboard libre y mis vacaciones suelen reducirse a actividades relacionadas con deportes de invierno. Pero aunque no esté trabajando, las cámaras siempre van conmigo.

Como apasionada fotógrafa de bodas que soy, siempre encuentro momentos para la fotografía creativa, sobre todo si estoy en algún lugar poco habitual».

Cuéntanos más sobre tu foto

Árbol nevado de Michael Nick Nichols - Canon

«Esta foto la tomé en Nueva Zelanda estando de vacaciones con unos amigos. Hicimos un recorrido en barco para ver Doubtful Sound y los fiordos cercanos.

A última hora de la tarde salí a cubierta a disfrutar del hermoso cielo nocturno del hemisferio sur. En ese momento, una pareja que andaba por allí estaba inmersa en un adorable momento íntimo. Así que decidí aprovechar la fantástica combinación del barco, el precioso cielo despejado y la pareja para crear esta imagen.

No me hizo falta usar trípode, ya que mi Canon 1D X se las arregla muy bien en condiciones de baja iluminación».