Jorg-kyas-freckles

Fotografía de retrato con Jörg Kyas

Jorg-kyas-draped-girl©Jörg Kyas. Realizada con una Canon EOS 5DSR y un objetivo EF 35 mm f/1,4L II USM; la exposición fue de 1/160s a f/9, ISO 200.

El retrato es uno de los tipos de fotos más habituales y, aunque da la impresión de ser bastante fácil, añadir un toque personal a un retrato es más difícil de lo que parece. Hemos hablado con el conocido fotógrafo y Explorador de Canon, Jörg Kyas, acerca de su trabajo con la fotografía de retratos y sobre cómo compagina sus intereses fotográficos personales y profesionales.

 

Los primeros años

Hay muchas maneras de convertirse en fotógrafo. Algunas personas recuerdan el momento exacto en el que supieron que querían dedicarse a la fotografía pero para Jörg Kyas la obsesión se fue manifestando a lo largo de diferentes etapas.

«Todo empezó cuando era adolescente. Me empezaron a interesar las cámaras, aunque más por el aspecto técnico que por las imágenes en sí. Un amigo y yo nos retamos para ver quién sabía más sobre cámaras y empezamos a pasar mucho tiempo en el bosque sacando fotos a aves rapaces... con resultados más que mejorables. Más adelante, empecé a revelar negativos en blanco y negro en un cuarto oscuro que preparé yo mismo. Pronto descubrí el impacto que puede tener un error en los primeros pasos del proceso sobre el resultado final».

Esta efímera forma de trabajar con película consiguió que Jörg prestase más atención a aspectos como la selección de imagen y la composición. «Empecé a fijarme más en las cosas y, no solo agudicé mi vista, sino que también aumentó mi interés por la fotografía como profesión. Por tanto, en el momento de decidir a qué quería dedicarme, me pregunté: ¿Qué me hace feliz? ¿Qué se me da bien?». Jörg se ríe: «Tuve que ser sincero conmigo mismo y asumir que tal vez no podría vivir del fútbol... así que no quedó ninguna duda de que tenía que intentarlo con la fotografía».

Jorg-kyas

Jorg-kyas-wet-haired-girl

© Jörg Kyas. Realizada con una Canon EOS 5DSR y un objetivo EF 70-200 mm f/2,8L IS USM; la exposición fue de 1/1600s a f/11, ISO 100.

La búsqueda de su estilo

Y eso fue exactamente lo que hizo. Se podría decir que el camino a su objetivo fue bastante tradicional. Estudió fotografía en una escuela de arte a finales de los 90 y empezó su carrera como asistente de fotografía antes de volver a la Universidad de Dortmund, Alemania, para completar sus estudios en comunicación visual.

Comenzó como fotógrafo autónomo y fue ganando experiencia gracias a las diferentes discográficas que lo llevaron por todo el mundo para fotografiar interesantes artistas y músicos en escenarios como Cuba, Sao Paulo y París.

Esa cercanía a los famosos y a los que estaban empezando en el mundillo le sirvió a modo de introducción acelerada al mundo de la fotografía de retrato.

La fotografía de retrato

La fotografía de retrato es una forma única. Mucha gente se pone nerviosa delante de la cámara o no está acostumbrada a ser el foco de atención. No siempre es fácil captar a una persona cuando se siente vulnerable. Cuando le preguntamos cómo consigue relajar a sus sujetos, Jörg respondió que la atmósfera es lo más importante.

«Es muy importante crear una atmósfera relajada en el estudio. Todo depende de la colaboración entre el fotógrafo y el modelo, así que cuanto mejor sea esa relación, mejor será el resultado. Apenas consigo buenos resultados cuando el ambiente trasmite "malas vibraciones".

La clave consiste en comunicarse mucho y ser sincero con la persona a la que se está fotografiando. Cuéntale que es lo que quieres exactamente. Si el modelo está de acuerdo, será mucho más fácil trabajar juntos».

Jörg menciona que la llegada de la fotografía digital también ayudó a que los sujetos pudieran participar más. «Puedes utilizar la pantalla para mostrar y explicar los aspectos buenos y malos, así como para mejorar la imagen juntos a partir de ahí».

La comunicación es la clave

Cuando le pedimos que profundizase en las complejidades de la fotografía de retrato, Jörg continuó hablando sobre la importancia de la comunicación. «Para conseguir una buena foto debes acercarte al sujeto. En el caso de los retratos, eso significa que debes informarte sobre la persona a la que fotografías. Antes de la sesión, intenta conseguir toda la información posible sobre el modelo y, si tienes tiempo suficiente, habla con la persona antes de empezar a hacer las fotos o mientras te preparas para ello».

Jörg también está convencido de que se debe evolucionar a medida que pasa el tiempo, aunque uno siempre debe mantenerse fiel a sí mismo. «Es imposible no dejarse influir por los estilos del momento. Siempre encontrarán la manera de mezclarse con tu trabajo. Sin embargo, a lo largo de todos estos años en el negocio de la fotografía, he aprendido que cada nuevo estilo y moda pasa, por lo que, en mi opinión, es bueno intentar encontrar tu propio estilo y no dejarte llevar demasiado por lo que se lleve en ese momento».

Jorg-kyas-girl-in-fur-coat

©Jörg Kyas. Realizada con una Canon EOS 5DSR y un objetivo EF 50 mm f/1,2L USM; la exposición fue de 1/160s a f/8, ISO 200.

¿Profesional o personal?

Aunque fotografiar personal o profesionalmente sin duda plantea diversos desafíos a Jörg, este afirma que la principal diferencia está en el tiempo.

«Cuando haces fotografías de forma profesional es raro tener libertad total», explica. «E incluso si la tienes, debes planear las cosas con tiempo. Al final, tienes que asegurarte de obtener resultados útiles y no desperdiciar el tiempo. Si haces todas las fotos que habías preparado y planeado, puedes dejar algo de tiempo para un estilo un poco más libre, algo que le gusta mucho a la gente».

A la hora de crear proyectos personales, Jörg destaca la libertad de la que dispones. «No solo tienes más tiempo y espacio, sino que cambia la dinámica entre las fotografías planeadas y las de estilo libre. En los proyectos personales, dedico más tiempo a las fotos de estilo libre para poder pasarlo bien en el estudio».

El tiempo es el enemigo

Jörg explica que el tiempo siempre ha sido su mayor enemigo. «La falta de tiempo es lo que te impide fotografiar todo aquello que te gustaría. Aunque estoy intentando disponer de más tiempo para fotografiar cosas para mí mismo o para una exposición, ya que al fin y al cabo fue el deseo de crear mis propias ideas e imágenes lo que me animó a dedicarme a esto».

También nos habló sobre su emocionante proyecto de fotografiar a chicas con pecas. «Un gran fotógrafo y amigo, Michael Neugebauer, tuvo esta idea hace años y ya ha publicado un libro sobre el tema. Por desgracia, la empresa que lo publicó cerró y se canceló todo el proyecto. Cuando charlábamos sobre el tema el año pasado, no se nos ocurrió ningún motivo para no trabajar juntos en ello, cada uno desde su propio estilo».

Jorg-kyas-smokey-girl

©Jörg Kyas. Realizada con una Canon EOS 5DSR y un objetivo EF 135 mm f/2L USM; la exposición fue de 1/160s a f/7,1, ISO 200.

La última fotografía

«La fotografía más reciente que he hecho fue para una campaña sobre las comisiones de mantenimiento de las cuentas para un banco alemán. Suena aburrido, pero fue todo lo contrario; el modelo que elegimos venía de una agencia que se llama "modelos feos", una de esas agencias de modelos "callejeros", y era la primera vez que trabajaba como modelo. Se trataba de un americano que llevaba 20 años viviendo en Berlín y tocaba la batería en un grupo. Fue muy divertido trabajar con él, ya que era muy poco convencional: tanto su humor como todas las historias que contaba. Estoy seguro de que la buena atmósfera que nos rodeaba se puede ver en las fotos que hicimos».

El contenido de la bolsa con el equipo de Jörg:

Cámaras:

EOS 1D X Mark II

EOS 5DS R

Canon EOS 5D Mark III

Objetivos:

EF 85 mm f/1,2L

EF 50 mm f/1,2

EF 35 mm 1,4 MkII

24-70 mm f/2,8

70-200 mm f/2,8

Accesorios:

Speedlight ST-E3-RT

Speedlight 600 EX-RT

Empuñadura BG E11



Créditos de la entrevista: escrita por Martin Fleming