DJ laser show

Drew Ressler, fotógrafo de festivales y música dance electrónica

Imagen de Drew Ressler

© Caesar Sebastian

Historias de la pista de baile.

La mayoría de nosotros nos sentimos afortunados si en un festival conseguimos sacar una buena foto de nuestro artista favorito. Drew Ressler, fotógrafo de festivales y música dance electrónica, saca cientos, e incluso miles de fotos, con las que el resto de nosotros solo podemos soñar. De tocar fondo en su trabajo en el sector de los videojuegos a estar entre bastidores con Tommy Lee y ver a Deadmau5 golpear una ventana disfrazado de Hello Kitty, la carrera de Drew ha sido una extraña mezcla de viajes sin dormir, pases de backstage y algunas historias realmente increíbles.

Hemos hablado con Drew Ressler, alias Rukes, sobre su envidiable trabajo, los altibajos de fotografiar en festivales de todo el mundo y sobre por qué el tener un teléfono no significa que sepas sacar una buena foto en un festival.

Empecemos por lo fácil, ¿cómo comenzaste en la fotografía de festivales/EDM? ¿Cuándo supiste que querías dedicarte a esto profesionalmente?

Empecé a finales de 2004. Me interesaba la música desde finales de los 90 pero fue en mi cumpleaños de 2004 cuando me regalaron mi primera cámara, una Canon G3 para apuntar y disparar. En aquella época yo era fan de DJ BT, mi amiga Lainie era su mánager y me invitó a su siguiente concierto en Nueva York. Por supuesto me llevé mi cámara para documentar el evento y compartirlo con otros fans de BT.

A partir de ahí, vi/«fotografié» algunos bolos más en Nueva York y, al poco tiempo, me mudé a Los Ángeles. Me compré una Canon 20D y pensé en hacer fotos en clubes durante mi tiempo libre, así que empecé en Avalon porque todas las semanas pinchaba allí un DJ que me gustaba.

Supe que quería dedicarme a ello cuando recibí una oferta de trabajo para fotografiar en Avalon, Hollywood, por aproximadamente el mismo dinero que ganaría en mi deprimente trabajo en el sector de los videojuegos. Así que me arriesgué, dejé los videojuegos y comencé a dedicar el 100 % de mi atención a la fotografía.

Sé que trabajaste en el sector de los videojuegos y ahora eres fotógrafo profesional. Son dos sectores en los que a la gente le encantaría trabajar, ¿cuál es tu secreto?

El sector de los videojuegos era una mezcla de todo. Empecé como QA tester o probador de calidad, que es en realidad la puerta de entrada al sector. Conseguí un currículum impresionante en Nueva York, pero cuando me mudé a Los Ángeles casi todas las empresas para las que trabajaba me infravaloraban o no aprovechaban mis habilidades, y eso no me hacía feliz.

En cambio, sacar fotos y aprender a manejar una cámara para capturar una buena foto era muy divertido. En la época en la que empecé, muy poca gente tenía cámaras réflex digitales, por eso los músicos y los clubes estaban ansiosos por tener un fotógrafo con un equipo profesional que retratara sus espectáculos. En realidad fue estar en el momento adecuado, en comparación con la actualidad en la que todo el mundo tiene una cámara réflex digital.

Pasas gran parte de tu día (y noche) saliendo de fiesta con músicos, ¿cómo te mantienes centrado?

Realmente no tengo ningún vicio; no fumo, ni bebo, ni me drogo. Así que dejo que los músicos estén de fiesta por mí y yo me centro solo en hacer fotos. Siempre que voy a un evento mi objetivo principal es sacar fotos increíbles en cada disparo. Necesito tener al menos una foto increíble de cada concierto y no paro hasta que lo consigo. Mi trabajo es siempre la prioridad, ¡por eso me contratan!

¿Cuáles son algunos de tus festivales/eventos favoritos a nivel internacional?

Hay muchísimos, siempre es difícil elegir. Me encanta Holy Ship, que consiste en pasarlo bien en un crucero alrededor de Miami y las Bahamas con un grupo de amigos. Ultra tiene cada vez más festivales internacionales, así que estoy muy feliz de viajar constantemente por todo el mundo para fotografiarlos, especialmente cuando vamos a Japón en septiembre (mi lugar favorito del mundo). Stereosonic era un gran festival en Australia, así que espero que alguien llene su vacío en la apertura del festival «gira por Australia durante una semana». También me encanta Djakarta Warehouse Project; siempre es una gran producción y tiene unos fans impresionantes.

Cabello del DJ ondeando al viento

© Drew Ressler

Fotografías principalmente a los DJs en EDM y festivales, así que la iluminación tiene que ser una pesadilla para ti. ¿Conoces alguna técnica infalible para capturar buenas fotos en estos eventos?

Conocer los límites de tu cámara y tus objetivos, así como saber lo que está pasando, ayuda mucho. Estoy atento a la forma en la que cambia la iluminación en el escenario; a veces, cuando hay un bajón en la música, iluminan al público con las luces estroboscópicas e intento capturar ese momento. Es imprescindible conocer bien los ajustes manuales, por ejemplo, los paneles LED suelen necesitar una velocidad de obturación específica para capturar completamente la imagen sin movimiento y sin que desaparezcan partes de los paneles.

En los momentos en los que está realmente oscuro, tengo algunos objetivos para poca luz que utilizo para retratos; el EF 35mm f/1.4L II USM y el EF 85mm f/1.2L II USM.

Por último, tener una buena cámara para situaciones de escasa iluminación ayuda. Me encanta la EOS-1D X Mark II e, incluso en los momentos con muy poca luz, nunca he tenido que superar un ajuste ISO 3200, siempre que saque la foto en el momento adecuado y me mantenga quieto. Hoy en día ya no necesitas arrastrar el obturador para fotografiar los espectáculos, ya que la producción es cada vez mayor.

¿Vas alguna vez a un festival con una «lista» de fotos que quieres conseguir? ¿O simplemente esperas a ver hacia dónde te lleva el evento?

Normalmente siempre me gusta capturar una serie de fotos básicas: plano simétrico del público desde detrás del DJ, plano simétrico de la producción desde la parte frontal de la sala, foto del DJ con teleobjetivo si la cabina es lo suficientemente baja, y un retrato suyo desde el lateral mientras está en la cabina. Una vez que he conseguido eso, el resto de fotos suele depender de la producción del festival. A veces hay una cabina encima de la parte frontal de la sala y puedo fotografiar desde ahí; otras veces el evento es en un estadio y puedo subir al palco; y otras hay un espacio entre el panel LED frontal y la cabina del DJ donde puedo apretujarme para conseguir primeros planos de gran angular del DJ.

En otras ocasiones también depende de lo que pinche el DJ y lo que le guste hacer. ¿Suele subirse este DJ a la cabina? ¿Tienen algún «momento de luces al aire»? ¿En qué momento de la sesión lo hace?

Lleva un tiempo acostumbrarse a este tipo de cosas, pero facilita mi trabajo. A veces la sobrecarga de información puede ser confusa hasta el punto en que si estoy de gira con Zedd un tiempo y después con otro DJ, o en diferentes festivales durante unos meses, cuando vuelvo de gira con Zedd tengo que volver a aprenderme algunas canciones y saber cuándo activan la pirotecnia.

Para algunas personas, tienes el mejor trabajo del mundo. Te pagan por viajar a festivales por todo el mundo y hacer fotos de algunos de los mejores DJs del planeta, pero debe ser bastante intenso ir a tantos festivales. ¿Hay algún inconveniente que puede que la gente desconozca?

Hay algunos inconvenientes. La cantidad de viajes que hago suele interrumpir mis horarios de sueño por culpa del desfase horario. Cuando ya estoy acostumbrado a un huso horario, suelo estar yéndome a otro sitio. Además, los horarios de los DJs suelen ser difíciles. A veces, justo después de un concierto tenemos que volar al siguiente para poder llegar a tiempo, por lo que es habitual dormir pocas horas entre actuaciones. Hubo un año en el que pasé seis semanas en la carretera atravesando ocho países de cuatro continentes; estaba destrozado cuando llegué a casa. Cuando vuelvo a casa después de una gran gira internacional suelo necesitar algún tiempo sin hacer nada para volver a la normalidad.

En los festivales, una de mis mayores preocupaciones es la seguridad. Incluso cuando tienes todas las pulseras o credenciales adecuadas, miembros de seguridad desinformados pueden intentar poner cortapisas a tu trabajo e impedirte realizarlo. A veces, he llegado a ser acosado por el equipo de seguridad por la norma de los 15 minutos* cuando estoy claramente fotografiando para el festival o el artista y, por lo tanto, no se me aplica. Además, cada minuto cuenta en este sector. Para mí, cada sesión es una cuenta atrás, así que si estoy ocupado librándome de la seguridad puede que esté perdiéndome algunas oportunidades de fotos épicas.

(*Cantidad de tiempo que se permite a un fotógrafo normal fotografiar a un artista en el escenario durante un espectáculo).

Ya llevas un tiempo haciendo esto, ¿cuál ha sido el cambio más significativo en la fotografía desde que empezaste?

Los avances en tecnología han sido geniales. Siempre espero a que salga cada cuatro años la próxima versión de la EOS-1D X para ver las ventajas que tiene, así como los nuevos objetivos con los que puedo actualizarme (y también a cuando la tecnología llegue al punto de poder sustituir dos objetivos por uno con las funciones de ambos). Las nuevas cámaras y objetivos con mejores prestaciones para poca iluminación me facilitan el trabajo cada pocos años.

Otra cosa que resulta decepcionante son las personas que intentan adentrarse en el sector por la razón equivocada o de una forma que no es la correcta.

Hoy en día, las cámaras réflex digitales son cada vez más comunes y todo el mundo puede tener una. Solo hay que comprar una cámara y fotografiar de manera gratuita. Conozco a muchos fotógrafos que, por desgracia, pagan todos sus vuelos y hoteles; con lo que les pagan en los festivales solo cubren los gastos, y todo únicamente por la visibilidad que obtienen. Algunos incluso van de gira con los DJs sin cobrar, solo por la fiesta. Por suerte, todos los DJs y festivales con los que trabajo valoran la calidad y profesionalidad que puedo aportarles, y no dudan en contratarme con frecuencia.

Todo el que tiene un móvil hoy en día se cree que es fotógrafo, sobre todo en clubes, donde la gente no para de hacer selfies y fotos de los artistas. ¿Cómo te aseguras de que tus fotos destaquen?

Un problema que he notado son los valores altos de ISO. Algunos fotógrafos se limitan a subir el valor ISO a niveles tremendamente altos de ruido y a utilizar el modo automático cuando no es necesario; incluso durante las horas de luz diurna. He visto fotos en las que la escena es lo suficientemente brillante como para fotografiar con un valor de ISO relativamente sin ruido, de 800 a 1600, pero la foto es tan poco nítida que parece que esté nevando; incluso con la reducción de ruido.

Mi objetivo siempre ha sido conseguir fotos que sean igual de buenas tanto a tamaño completo como a uno más reducido. Una de las tendencias actuales es lograr que la foto sea de buena calidad para las dimensiones pequeñas de las redes sociales, pero cuando se ve a tamaño completo, está borrosa, desenfocada y presenta bastante ruido. El enfoque es clave para las fotos de alta resolución. Puedes intentar obviarlo cuando la foto es pequeña pero, a menos que el enfoque sea nítido y esté colocado donde quiero, no importa lo «buena» que parezca, la borro sin más.

Fotografía en blanco y negro de la banda que está actuando

© Drew Ressler

¿Qué otros proyectos tienes entre manos actualmente? ¿Hay algo más a la vista?

En este momento me dedico plenamente al trabajo fotográfico. Poco a poco me estoy adentrando en la fotografía de prensa en lugar de centrarme únicamente en el fotoperiodismo.

También tengo una colaboración de fotos de ropa en http://apparel.rukes.com, en la que tomo fotografías de conciertos y naturaleza muerta para convertirlos en sudaderas, camisetas o mantas. Se venden muy bien. En los festivales cada vez veo a más gente que las lleva puestas. ¡Incluso vi a alguien en el Ultra Europe, en Croacia, que llevaba una de las camisetas!

Cada año que pasa tengo más trabajo, por lo que no paro de retrasar las cosas que me gustaría hacer. Me gustaría hacer algo relacionado con el rock o el pop. También tengo intención de hacer un álbum de fotos, pero quién sabe cuándo tendré un hueco para hacerlo. ¿Tal vez para mi 20 aniversario?

¿Cuál es la mejor anécdota que has vivido relacionada con una foto que hayas sacado?

Hay un montón de fotos increíbles con historias divertidas. Una de mis fotos favoritas es del Stereosonic de hace unos años donde fotografíe a Tiesto mientras actuaba. Se giró y, de broma, me dejó sus auriculares para que yo me hiciera pasar por DJ, pero seguí disparando y la foto que conseguí fue épica.

Otra muestra a una Hello Kitty gigante atravesando con el puño una ventana con el cristal roto. En una gira de Deadmau5 con Tommy Lee todo el mundo decidió disfrazarse de personajes de dibujos animados y, antes de cada concierto, se metían entre la multitud y hacían tonterías sin que nadie supiera lo que estaba pasando. Un día estaba editando algunas fotos entre actuaciones en una caravana y Deadmau5, disfrazado de Hello Kitty, golpeó el cristal de la ventana para llamar mi atención. El traje era muy robusto por lo que el golpe terminó convirtiéndose en un puñetazo de superhéroe que traspasó la ventana. Le tuve que pedir que recreara la escena de nuevo.

Hay otras anécdotas que están repartidas por toda mi web; una buena costumbre que tengo es guardar todas las galerías de fotos que he hecho, de forma que quien quiera puede llegar hasta 2004 cuando sacaba fotos con mi cámara de apuntar y disparar. Esa es otra de las razones por las que quiero hacer un álbum, tengo montones de historias con muchísimas fotos.

Eres autodidacta, ¿qué consejos le darías a los que están empezando?

Simplemente tienen que descubrir su propio enfoque personal para la fotografía. Que no intenten imitar a otros fotógrafos. Concentrarse en su trabajo.

También les diría que no trabajaran gratis una vez que hayan comprobado que son capaces de hacer fotos buenas de verdad. Su trabajo es un arte y merecen recibir lo que vale.

Zedd pinchando en Echostage

© Drew Ressler

¿Grupo, músico o DJ favorito?

Hybrid, un grupo de DJs de Reino Unido. Me encantan prácticamente todas las canciones y remixes que han sacado. Son una de las razones por las que comenzó a gustarme la música dance, además de ser los impulsores de mi carrera fotográfica (Mike Truman mencionó que tenía buen ojo para la fotografía justo cuando estaba empezando).

La mayoría de la gente va a los clubes nocturnos y a los festivales para relajarse y salir de fiesta pero para ti es tu trabajo, ¿qué haces para desconectar?

Veo la televisión y películas, juego a videojuegos, leo un libro y salgo a disfrutar de una comida deliciosa.

¿Cuáles son los elementos imprescindibles de tu mochila?

Aparte de la cámara, los objetivos y el flash, siempre tengo que llevar esto en mi mochila:

  • Tapones personalizados para los oídos. Siempre los llevo. Es extremadamente importante para proteger tu audición.
  • Una linterna de muchos lúmenes recargable. Perfecta para moverte por los festivales y acontecimientos con poca iluminación (y útil si se me cae la tapa de un objetivo).
  • Varios limpiadores, como un soplador de aire, bastoncillos para los sensores, gamuzas para objetivos, etc.
  • Varios conectores, como un lector de tarjetas USB-C, así como un cable normal USB-C para conectar mi cámara directamente.
  • Un buen difusor de flash aunque normalmente solo utilizo flash para los retratos.
  • Mosquetón. Siempre es útil para unir laminados sin una correa para el cuello.

Respuestas editadas para facilitar la claridad y el ritmo del texto.


Mochila de Drew Ressler

CÁMARAS:

Canon EOS-1D X Mark II

OBJETIVOS Y FLASHES:

Canon EF 16-35mm f/2.8L III USM

EF 24-70 mm f/2,8L II USM de Canon

Canon EF 85 mm f/1,2L II USM

Canon EF 40 mm f/2,8 STM

Canon EF 35 mm f/1,4L II USM

Canon EF 70-200 mm f/2,8L IS II USM

Canon TS-E 90mm f/2.8 con inclinación y movimiento

Teleconvertidor Canon EF 2x III

Flash Canon Speedlite 600EX-RT



Créditos de la entrevista: escrita por Martin Fleming