Perfeccionando el arte del retrato, por Christian Anderl

Además de aficionado a la música y chef con talento, el Explorador de Canon Christian Anderl es un fotógrafo internacional especializado en retratos comerciales. Cuenta con una impresionante lista de clientes, como Red Bull, Ikea y Universal.

En este artículo comparte su opinión sobre la fotografía y cómo trabaja con sus sujetos para crear interesantes retratos.

Tu mayor reto como fotógrafo de retratos

«Muchas veces colocas a una persona delante de la cámara y se pone tensa al instante. Puede deberse a que es consciente de que esperas algo de ella, que no se sienta lo suficientemente cómoda o que no sepa cómo actuar delante de la cámara. El reto comienza mucho antes de que el sujeto se coloque delante del objetivo. Como fotógrafo, necesitas conectar con él para crear un momento íntimo que revele su personalidad».

Reflejar la personalidad o parecidos reales

«A veces la preparación implica algo más de trabajo que simplemente hacer las fotos. Asegúrate de que el sujeto está relajado antes de comenzar a fotografiarle: te ayudará a descubrir cuál es su pasión. Puede que sean sus hijos, los deportes, la acampada... Descubre qué le hace sentirse bien y de qué temas le gusta hablar. Esto te ayudará cuando el sujeto se coloque delante de la cámara. Hablar con las personas les ayuda a sentirse cómodas mientras tú te concentras en la iluminación y en la parte técnica. Si has hablado antes con la persona, probablemente sepas qué le apasiona y te ayudará a obtener un mejor retrato.

Deja siempre que eche un vistazo a las fotografías. Asegúrate de que hay un retrato con el que está satisfecho para que recuerde la experiencia como algo positivo».

Razones por las que los retratos son tan satisfactorios

«Es muy sencillo: si te gustan las personas te encantará el reto y la experiencia de fotografiar retratos. Nunca sabes a quién vas a conocer o cómo es cada persona, y hacer retratos puede enseñarte mucho sobre las personas y también sobre la fotografía. Independientemente de lo bien que se vea una persona siempre se siente algo insegura, y esto es precisamente en lo que piensa cuando la fotografías. Puede que sienta miedo a que el retrato muestre sobre qué se siente insegura. En tus manos queda ofrecerle razones suficientes para que confíe en ti. Ver cómo aumenta su confianza tras hacerle un retrato es muy satisfactorio».

Günter-Tolar-Christian-Anderl.jpg
Günter Tolar - © Christian Anderl - realizada con una EOS 5D Mark II de Canon con un objetivo EF 70-200 mm f/2,8L IS II USM de Canon y una exposición de 1/125 s a f/10, 100 ISO.

«El proceso de calentamiento antes de realizar el retrato fue bastante sencillo: Günter Tolar trabajó como presentador de televisión durante años y está acostumbrado a que le hagan fotos. Pero aún así puede llegar a ser un reto. Si el motivo es una persona famosa o está acostumbrado a los fotógrafos y las cámaras, puede aburrirse fácilmente o posar siempre de la misma manera. Por suerte, Günter es un tío genial y conecté con él fácilmente.

Pasamos cerca de media hora en el estudio, charlando sobre su trabajo, su vida y sus experiencias en el mundo de los medios de comunicación. Le expliqué detalladamente cómo quería hacer el retrato; lo quería en blanco y negro y quería enfatizar el carácter de su rostro y las arrugas con mucho contraste.

Es decir, quería un retrato muy íntimo que, de alguna forma, narrase las historias y experiencias de su vida. Se mostró de acuerdo con la idea y comencé a fotografiar expresiones serias, ya que en la mayoría de retratos que le han hecho sale sonriendo. Quería retratos con expresión seria y nos gustó lo que salió de la cámara. No obstante la mejor de todas es la del momento en que me equivoqué y él sale riéndose de mí. Fue un momento muy sincero y honesto y me alegra haber pulsado el obturador para captarlo. Optamos por retratos sin sonrisa y acabamos con una carcajada. Las cosas no siempre salen como esperas y, a veces, esto es lo mejor que te puede pasar.

Hacer fotografías fuera del estudio es algo distinto, porque las personas no son conscientes de las luces y la cámara. En un estudio en el que solo hay luces, una cámara y el fotógrafo, el sujeto solo se centra en esos elementos y resulta difícil crear un entorno en el que pueda relajarse. Por otra parte, si el sujeto no se centra puede ser difícil captar un momento sincero y reflejar su personalidad, sobre todo si hay mucha gente alrededor. En realidad depende mucho más del sujeto que del entorno. Cada persona es diferente y reacciona de forma distinta ante las cámaras, las luces y los fotógrafos.

Independientemente del lugar en el que hagas el retrato, lo más importante es conectar con el sujeto. Por lo general solo cojo la cámara cuando es necesario. La cámara es una herramienta necesaria, pero si siempre la llevas encima tendrás problemas para conectar con el sujeto. Esta conexión es clave para hacer grandes retratos».

Mantente informado

Próximamente: Mirar el mundo sin visor.

Suscribirse al boletín