Caroline’s children eating

Historias hechas en casa

Retrato de Caroline Holt

Historias hechas en casa

Para muchos de nosotros, nuestro hogar no es solo donde está nuestro corazón, sino también donde compartimos los mejores momentos con nuestros amigos y familiares, y donde se crean historias que recordaremos toda la vida. La fotógrafa de familias Caroline Holt quiere asegurarse de que estos recuerdos y estas historias nunca se olviden. Hemos charlado con Caroline, nacida en Alemania pero residente en Suecia, sobre su viaje personal a través del mundo de la fotografía de familias. Teníamos muchas ganas de saber cómo logra capturar la belleza cotidiana y por qué es esencial establecer vínculos con las familias para inmortalizar sus historias.

Nos gusta pensar que detrás de cada foto hay una historia. Como fotógrafa, parece que estás de acuerdo en considerarte una narradora de historias. ¿Qué significa eso para ti?

Cuando hago una foto, quiero sentir algo y recordar cosas que he visto o hecho. Todas las fotos me transportan a un recuerdo, un sentimiento o una situación. Y también son una forma fantástica de mostrar la personalidad de cada persona.

¿Siempre te ha interesado la fotografía? ¿Cómo pasaste a un nivel más profesional?

La fotografía me ha interesado desde siempre, pero supongo que me involucré más tras el nacimiento de mi primer hijo. Mis hijos fueron mi verdadera inspiración.

Gato e hijos en la cocina

© Caroline Holt

¿Fue ese en parte el motivo por el que tu fotografía comenzó a centrarse en el hogar?

Totalmente. Mis hijos fueron siempre la razón por la que comencé con la fotografía. Son mi inspiración. Pensé en cómo quería que mis hijos recordaran su infancia y en cómo quería representarlo.

En cuanto a hacer fotos a otras familias, había una conexión muy personal que me impulsaba a ello. Cuando era joven, las fotos de mi hermano y mías no eran demasiado buenas y a veces, no aparecían mis padres en ellas. Por eso, quería darle a las familias la oportunidad de que tuvieran buenas fotos para que cuando fueran mayores y echaran la vista atrás, se convirtieran en un tesoro familiar. También buscaba esos pequeños momentos cotidianos que a veces olvidamos.

Tus fotos son fantásticas instantáneas de la vida en familia. Capturas esas pequeñas historias que ocurren día a día en cada hogar. ¿Por qué crees que es importante conservar estos momentos?

Eso tiene que ver con mi propia historia. Mi padre falleció cuando yo era muy pequeña y no tengo muchas fotos con él. Por eso ahora creo que es importante guardar esos momentos para poder recordarlos. Nunca se sabe lo que va a suceder.

Este mes nos estamos centrando en historias que suceden en el hogar. ¿Qué consejos tienes para aquellos que quieren dar vida a las fotografías familiares?

Creo que es importante relacionarse con la familia. Centrarse en aspectos concretos y seguir los momentos. Así, las historias surgen solas. No intentes cambiar la esencia de tu hogar. Cuando hago fotos de familias, intento que hagan algo que suelen hacer: jugar, salir a dar un paseo, etc. Esos son los momentos reales que me interesan.

Se dice que el concepto danés «hygge» hace referencia a un momento o un sentimiento que está relacionado con vivir el presente. Tus fotos recuperan esa nostalgia. ¿Qué crees que tiene el hogar para que sea tan especial?

Pasamos mucho tiempo en nuestros hogares. Es un lugar en el que te ves reflejado. Es genial recordar esos momentos. Creo que hacer fotografías a las personas en sus hogares es algo cargado de significado. El hogar es un lugar especial. El tiempo no le sienta bien, lo desgasta. Aunque nos mudemos de casa o de ciudad, es bueno mirar atrás y recordar aquellos tiempos tal y como eran. Conservar el presente para el futuro es una de mis principales motivaciones.

Cuando entras en casa de una familia no tienes control sobre cosas como la luz, las cortinas... ¿En qué afecta eso a tu trabajo?

En realidad me gusta ese reto. Como cada hogar es diferente, cada escenario es diferente. Es liberador. Sobre todo en lugares como Suecia, donde existen largos periodos de oscuridad, es interesante hacer ese trabajo. Las personas que no suelen hacer fotos no tienen por qué tener mucha luz en su casa, así que es todo un desafío no tener control sobre esto.

¿Tampoco tienes control sobre lo que hacen las familias en las fotos? Muchas personas no están acostumbradas a que les hagan fotos. ¿Intentan alguna vez actuar de una forma poco natural? ¿Le cuesta a la gente relajarse y no pensar en que les están haciendo fotos?

Normalmente, al principio la gente no se muestra como es en realidad, pero al final se les olvida que estoy allí. No les doy ningún tipo de indicación. Por eso intento pasar todo el tiempo posible con la familia, para que se acostumbren a mi presencia como si fuera parte del mobiliario.

Hora de dormir en casa de Caroline

© Caroline Holt

¿Entonces la idea es que se olviden de que estás ahí?

Yo creo que es al revés. Si yo fuera una mosca en la pared, sería más difícil. El truco está en relacionarse con la gente. Yo entro, juego con los niños... Creo vínculos. Ellos se relajan, se sienten cómodos conmigo y se les olvida que he venido a hacer fotografías. Por eso es importante dedicar mucho tiempo a estar con ellos. Los vínculos naturales entre entre los miembros de la familia ayudan a mostrar sus personalidades.

En tu página web dices: «Las fotografías mostrarán tu vida tal y como es, y puede que te sorprenda cuánta diversión y cuánto amor reflejan». ¿Cuáles han sido las mejores reacciones que han tenido las familias al ver tus fotos?

Algunas de las mejores reacciones las tienen los padres. Muchas veces les sorprende que haya capturado algo que ellos sabían que estaba ahí. Una vez me dijeron: «Qué bien que le hayas fotografiado haciendo eso, porque lo hace todo el tiempo». Capto muchos momentos tiernos. Muchas cosas positivas que recordarán. Pero también capturo la belleza de los problemas del día a día.

Familia de Caroline en el sofá

© Caroline Holt

El equipo de Caroline:

Cámaras:

Canon EOS 6D

Objetivos:

EF 24-70 mm f/2,8L II USM de Canon

Canon EF 35 mm f/1,4L II USM

Canon EF 50 mm f/1,4 USM

Canon EF 85 mm f/1,8 USM



Créditos de la entrevista: escrita por Martin Fleming