La oportunidad del gran formato es tan sencilla como imprimir en blanco y negro

B+W

La oportunidad del gran formato es tan sencilla como imprimir en blanco y negro

Si observamos los magníficos trabajos de Robert Capa, los sorprendentes paisajes de Ansel Adams o las espontáneas fotografías de Henri Cartier-Bresson, no cabe duda de que las imágenes en blanco y negro provocan una respuesta emocional.

Algunos sostienen que se debe a la intemporalidad que transmiten, mientras que otros apuntan a la simplicidad del blanco y negro. Sin embargo, otros atribuyen el poder de la fotografía en blanco y negro a los efectos dramáticos que pueden conseguirse mediante el uso de luces, sombras y contraste.

Sea cual sea el motivo, la capacidad que tiene la fotografía en blanco y negro a la hora de provocar emociones hace que sean numerosos los fotógrafos profesionales que optan por ella, especialmente en temáticas como la fotografía de bodas y paisajes.

La importancia del resultado

La captura de imágenes y las tareas de producción posteriores son vitales para la fotografía en blanco y negro, pero la calidad de la imagen final es igualmente importante. La calidad de impresión puede optimizar o destrozar una imagen, por lo que es algo esencial para el proceso cuyo objeto consiste en reproducir fielmente las relaciones tonales captadas por el fotógrafo.

Considerado uno de los mejores fotógrafos de bodas del mundo, Jeff Ascough es conocido por sus hermosas fotografías en blanco y negro con estilo de periodismo gráfico. Tras haber pasado varios años en los que subcontrataba la impresión de su obra fotográfica debido a los altos costes que suponía la producción propia en un cuarto oscuro, decidió volver a trabajar en su estudio incorporando una impresora imagePROGRAF de Canon de 12 colores.

Según Ascough, una de las principales ventajas de este cambio ha sido que «las impresiones en blanco y negro se hacen realmente en colores blanco y negro puros» y el hecho de «lograr la gama tonal que realmente deseo». Principalmente supuso una gran diferencia con respecto a la desviación del color que obtenía en las impresiones que subcontrataba, las cuales se imprimían en papel de color utilizando un proceso de coloración. Nos comenta además que «los cartuchos de tinta de color negro y de varios tonos de gris logran producir una sorprendente gradación tonal, lo que consigue una calidad tan óptima como la que se obtiene en el cuarto oscuro».

Aprovechar las nuevas oportunidades

La introducción de una impresora imagePROGRAF de gran formato no solamente ha posibilitado la producción de unas mejores impresiones en blanco y negro para el estudio de Ascough, sino que ha logrado abrir nuevas fuentes de ingresos. En la actualidad, Ascough se dedica a la producción de sus propios materiales para exposiciones y a una línea de impresiones artísticas de paisajes en blanco y negro, así como a la impresión de lienzos, impresiones panorámicas, metálicas y otras series de obras para sus clientes.

Tanto si es fotógrafo profesional como proveedor de servicios de impresión, la expansión al sector de la impresión en gran formato podría ofrecerle similares oportunidades a la hora de ampliar su oferta de servicios, cubrir las demandas de sus clientes y aprovechar las nuevas tendencias del mercado.

Obtenga su copia.

Inscríbase aquí para obtener su edición en papel o su versión digital de Think Digital.