Pregunte a los expertos

Superar los retos de la gestión de color

Ask-the-experts-colour-management-banner

Think Digital habla con Tom Lloyd, consultor empresarial de Canon especializado en la gestión de color, sobre algunos de los retos que afrontan los proveedores de servicios de impresión (PSP) y sus clientes en la era de las comunicaciones multicanal.

Tom forma parte de un equipo de Canon que trabaja con empresas, directores de marca, agencias y PSP para desarrollar flujos de trabajo intuitivos con gestión de color para impresión, web, móviles y otros formatos de publicación. Las soluciones ofertadas implican el uso de flujos de trabajo con gestión de color para preparar mejores trabajos de preimpresión y crear archivos listos para impresión bajo estándares reconocidos, además de trabajar con los proveedores PSP para prestar formación a sus clientes y empleados si fuera necesario.

En estos momentos, ¿cuál es el mayor reto de la gestión de color?
Vivimos en un mundo multimedia con una cantidad cada vez mayor de canales en los que publicar. Estos incluyen desde impresión litográfica y digital hasta ordenadores de sobremesa y portátiles, redes sociales, móviles y mucho más. Sin embargo, la mayoría de empresas de hoy en día se rigen por unas directrices de marca optimizadas para el siglo XX que dejan de lado la publicación multicanal. Normalmente, estas directrices están basadas en el sistema de correspondencia Pantone® de 13 colores primarios, que produce una gama de colores más amplia que el CMYK (el modelo de cuatro colores utilizado en algunas imprentas). Los archivos deben prepararse de acuerdo con el destino final, tarea que se hace mucho más fácil si se automatiza el proceso mediante flujos de trabajo de exportación PDF a medida. La solución está en comunicar, educar y automatizar.

¿Por qué supone esto un problema?
Si configura sus aplicaciones gráficas de una forma y su flujo de trabajo de impresión de otra, las conversiones de archivos son inevitables. Cuanto más a menudo ocurre esto, más se pierde en el proceso y mayor será la probabilidad de que el producto final no refleje el color deseado en la fase de diseño.  Muchos usuarios desconocen la existencia de distintos ajustes de color avanzados dentro de Adobe CS y Acrobat y se limitan a utilizar la configuración predeterminada, optimizada para visualización en pantalla y no para impresión. Para ahorrar tiempo y dinero y producir resultados precisos y previsibles, configure los ajustes predeterminados de color correctamente, trabajando con monitores calibrados y comprendiendo cómo funcionan las pruebas de rectificación.

¿Qué supone esto para marcas y empresas?
Muchas organizaciones no se han parado a evaluar en profundidad cómo mantienen su identidad de marca en los distintos canales en los que publican. Esto no sólo presenta retos en lo que atañe a la sensación de control y coherencia de la marca, sino también en términos de rentabilidad y generación de residuos a la hora de gastar tiempo en corregir archivos o errores de color enviados a la imprenta. Las empresas gastan cientos de miles de dólares en la creación, mantenimiento y protección de su marca, pero si no tienen en cuenta la fase de producción, todo el proceso se puede venir abajo y hacerles tropezar a pocos metros de la meta: la producción de una impresión que los clientes quieran ver.

¿Y cómo afecta a los PSP?
Sin lugar a dudas, el mayor problema en lo relativo la gestión de color para los PSP son los archivos no aptos para su destino. Los documentos mal creados causan inevitables problemas de impresión, por lo que si un usuario envía un archivo inadecuado y, a continuación, el PSP lo procesa y se topa con problemas, solo tiene dos opciones: Puede rechazar el archivo y pedir al cliente que lo vuelva a crear o puede arreglarlo utilizando sus propios recursos. Si bien la primera opción puede provocar retrasos, la segunda sitúa al PSP en una posición muy comprometida ante posibles discrepancias sobre el color final. Existe una necesidad real de que los PSP adopten un buen proceso automatizado de creación de archivos y de que eduquen a sus clientes sobre la importancia de una configuración correcta de archivos, e incluso que les asesoren al respecto.

¿Cómo pueden trabajar las marcas y los PSP de forma conjunta para superar este reto?
Desde un punto de vista de marca, la mayoría de los problemas se originan en la fase de creación del documento, por lo que implantar los flujos de trabajo adecuados puede ayudar a eliminar gran parte de los problemas. Esto implica analizar el flujo de trabajo completo de principio a fin y, a continuación, crear distintos flujos de trabajo de color para que resulte más fácil definir la configuración más adecuada al destino final del documento, ya sea físico o digital. Al asegurarse de que el paquete de los documentos se crea con la configuración de color adecuada, los propietarios de marcas pueden garantizar que su identidad de marca sea coherente en los distintos canales multimedia que utilice.

A nivel de PSP, adoptar un flujo de trabajo adecuado también es algo crucial, como lo es a su vez la calibración de color en todos los dispositivos involucrados. Sin embargo, existe el gran malentendido de que la gestión de color se reduce a lo que ocurre en la fase de impresión en sí. Lógicamente, esta fase también es importante, pero no hay configuración de impresora posible que pueda compensar los efectos negativos de unos archivos mal preparados.

En resumen, los tres elementos más importantes son la comunicación, la educación y la automatización. Hable con sus clientes para comprender lo que le exigen a la impresión, instrúyales en materia de preparación de archivos y ofrézcase a crear flujos de trabajo de Adobe PDF a medida que puedan compartir para garantizar la coherencia.

Obtenga su copia.

Inscríbase aquí para obtener su edición en papel o su versión digital de Think Digital.