Brent Stirton’s Nature first prize stories

Nature, historias
del primer premio - Brent Stirton

A pesar de que las obras galardonadas este año en los WPPh muestran algunas imágenes realmente desgarradoras, pocas son tan conmovedoras como las imágenes del ganador de la categoría Nature Stories y fotógrafo de National Geographic, Brent Stirton, sobre el asesinato de rinocerontes negros a manos de los cazadores furtivos.

“Comencé a fotografiar la crisis de los rinocerontes para National Geographic en 2011 cuando comenzó a emerger”, recuerda Brent. “Esta última serie de imágenes, que forman parte del artículo llamado Rhino Wars, trata de reflejar la velocidad con la que se está desarrollando”.

La imagen principal de esta historia fue la de un rinoceronte negro muerto. Es dramático y profundo al mismo tiempo, y es todavía más impresionante por el poco tiempo del que dispuso Brent para capturar la escena. “Probablemente visité 30 emplazamientos de cadáveres antes de lograr una imagen que, en mi opinión, tuviese la combinación correcta de elementos para causar una respuesta emocional en la gente”, explica Brent.

“Solo tuve cinco minutos para tomarla antes de que la policía comenzase a investigar el crimen y sabía que no podía contaminar la escena. Había dos chicos sosteniendo las luces, no había tiempo para accesorios y, simplemente, disparé. Usamos dos flashes porque estaba en la sombra y necesitaba evitar la sobrexposición del bello fondo”.

Brent usó una EOS-1D X junto con un zoom EF24-70mm f/2,8L II USM para captar esta desconcertante imagen y permaneció totalmente centrado en el trabajo que tenía entre manos a pesar de la profunda emoción que le embargaba por la escena que estaba presenciando. “Mi estado mental era menos importante que el deber de contar esta historia adecuadamente”, afirma Brent.

“Recuerdo que solo tenía siete semanas para ello; siete semanas en cinco países para fotografiar una serie de imágenes a la altura del asunto”. Y viendo la respuesta, tanto del público como de los miembros del jurado de WPPh, puede decirse que lo ha logrado a la perfección.

A black rhino bull is seen dead, poached for its horns less than eight hours earlier at Hluhluwe Umfolozi Game Reserve, South Africa.

© Brent Stirton/National Geographic
Un rinoceronte negro macho yace muerto, cazado de manera furtiva por sus cuernos menos de ocho horas antes en la reserva natural Hluhluwe Umfolozi en Sudáfrica. Realizada con una Canon EOS-1D X con un objetivo EF 24-70 mm f/2,8L II USM.

Two rhino poachers, one 19, the other 28 years old, apprehended by an anti-poaching team in Mozambique close to Kruger National Park border.

© Brent Stirton/National Geographic
Dos cazadores furtivos de rinocerontes, uno de 19 y otro de 28 años, detenidos por el equipo de antifurtivos en Mozambique cerca de la frontera del parque nacional Kruger. Realizada con una Canon EOS-1D X con un objetivo EF35mm f/1,4L II USM.

A groundbreaking procedure using human abdominal surgery technology is utilized to close a gaping hole created by horn poachers who removed most of the face of a rhino called “Hope.”

© Brent Stirton/National Geographic
Un procedimiento vanguardista que usa tecnología de cirugía abdominal para humanos se utiliza para cerrar el agujero abierto que dejaron los furtivos de cuernos que retiraron gran parte de la cara de un rinoceronte llamado “Hope.” Realizada con una Canon EOS-1D X con un objetivo EF24-70mm f/2,8L II USM.

A combined force of Sabie Game Park Rangers, Garda Frontier soldiers and Fauna Bravia soldiers arrest, detain and question Moses Chauque, a level 2 rhino poacher who arranges weapons and transport for rhino poachers.

© Brent Stirton/National Geographic
Una fuerza combinada de guardabosques del parque natural Sabie, soldados de Garda Frontier y soldados de Fauna Bravia arrestan, detienen e interrogan a Moses Chauque, un cazador furtivo de rinocerontes de nivel 2 que organiza las armas y el transporte para los furtivos. Realizada con una Canon EOS-1D X con un objetivo EF35mm f/1,4L II USM.

Sabie Game Park Village Police member Nomsa Nduvane, 38, seen in her modest home inside the community of Macacasar, Mozambique/South Africa border.

© Brent Stirton/National Geographic
Imagen de Nomsa Nduvane (38 años), miembro de la policía local del parque natural Sabie, en su modesta casa en la comunidad de Macacasar, en la frontera de Mozambique con Sudáfrica. Realizada con una Canon EOS-1D X con un objetivo EF35mm f/1,4L II USM.

Four pairs of cow and calf rhinos are captured and moved into transport for relocation to a more secure facility.

© Brent Stirton/National Geographic
Cuatro parejas de rinocerontes hembra y cría son capturadas y transportadas para su reubicación en un lugar más seguro. Realizada con una Canon EOS-1D X con un objetivo EF 24-70 mm f/2,8L II USM.

A two-man security team deploys by helicopter at sunset for anti-poaching duties on the world’s largest rhino breeding ranch at Buffalo Dream Ranch, Klerksdorp, South Africa.

© Brent Stirton/National Geographic
Un equipo de seguridad compuesto por dos hombres se despliega al atardecer para combatir a los furtivos en el mayor rancho para cría de rinocerontes del mundo: Buffalo Dream Ranch, Klerksdorp, Sudáfrica. Realizada con una Canon EOS-1D X con un objetivo EF 24-70 mm f/2,8L II USM.

Dawie Groenewalt, South Africa’s alleged rhino horn kingpin and the subject of a six-year-old court case involving multiple charges related to illegal rhino horn theft and money laundering.

© Brent Stirton/National Geographic
Dawie Groenewalt, el presunto cerebro de la trama de cuernos de rinoceronte e implicado en un proceso judicial de seis años que incluye varios cargos relacionados con el robo de cuernos de rinoceronte y blanqueo de capitales. Realizada con una Canon EOS-1D X con un objetivo EF35mm f/1,4L II USM.

"Care For Wild Africa” is a donor-run organisation that specialises in caring for wounded animals.

© Brent Stirton/National Geographic
“Care For Wild Africa” es una organización basada en donaciones que se especializa en el cuidado de animales heridos. Se centran especialmente en los rinocerontes y han acogido a muchos huérfanos de las guerras de furtivos en toda Sudáfrica. Realizada con una Canon EOS-1D X con un objetivo EF 24-70 mm f/2,8L II USM.

A group of rhino at a supplementary feeding site at the ranch of the world’s largest rhino breeder.

© Brent Stirton/National Geographic
Un grupo de rinocerontes en un emplazamiento de cría suplementario en el rancho del mayor criador de rinocerontes del mundo. Realizada con una Canon EOS-1D X con un objetivo EF 24-70 mm f/2,8L II USM.

También te puede gustar