ENTREVISTA

La vida de Laura Bellingham como mujer cineasta

Female cinematographer Laura Bellingham on the set of Stump, with the EOS C700 in front of her.
La cineasta Laura Bellingham en el set de Stump, con la EOS C700 que se utilizó para realizar el corto.

Laura Bellingham llegó al cine a través del mundo de la literatura y la lengua. Su pasión por las narrativas ha influido en su enfoque del cine, ayudándola a crear obras con una estructura visual deslumbrante.

«Lo que me mueve de verdad son las historias», comenta Laura, sentada para hablar sobre su papel como cineasta en el corto Stump, patrocinado por Canon, que se presentó en el festival Camerimage en Polonia este año. «Para mí, contar una historia se basa en mostrar diferentes lados del mundo».

La cineasta Laura Bellingham en el set de Stump, con la EOS C700 que se utilizó para realizar el corto.

Según Laura, un buen guión es fundamental para poder lograrlo, y eso es lo que la atrajo de Stump. Después de leerlo, deseaba desesperadamente saber más sobre los personajes. «En cuanto lo leí, empecé a pensar en los protagonistas y las imágenes cinematográficas empezaron a surgir. Se trata de imaginar cómo es su mundo. No tiene sentido grabar algo a menos que haya algún tipo de fin narrativo. Pero no todos los directores de fotografía son así. Muchas veces el impulso es crear primero una imagen, pero para mí tiene que derivar de una historia».

El mundo es cada vez más abierto y la concienciación está creciendo… es buen momento para ser una mujer cineasta.

Laura llegó al cine a través de la Universidad de York, donde estudió Literatura Inglesa. Durante el tiempo que pasó allí, su interés por el cine creció hasta el punto en que decidió intentar labrarse una carrera en este campo. «Después de York, pasé un año bajo la nieve en la European Film College de Dinamarca, donde grabé aproximadamente un par de decenas de cortos. Luego fui a la National Film and Television School de Beaconsfield, en Buckinghamshire. Grabé mi primer largometraje el pasado mes de septiembre (una comedia de terror llamada Double Date, dirigida por Benjamin Barfoot), que se lanzó en todo el país este mes de octubre.

«Es un momento interesante en el negocio del cine, porque el mundo es cada vez más abierto y la concienciación está creciendo. Empieza a haber interés por ver diferentes tipos de personas contando distintas historias de forma diferente, especialmente las mujeres. Es buen momento para ser una mujer cineasta».

A still from the film Stump – one of two brothers is pictured, sat on a sofa.
Una imagen de Stump, una película que narra la tensa relación entre dos hermanos, uno que sufre ansiedad social y otro que ha perdido las piernas.

Trabajando bajo presión

«Con Stump, solo teníamos tres días para grabar», comenta Laura. «Cuando estás escribiendo un guión, existe una sensación de tener posibilidades ilimitadas porque puedes cambiar de opinión y reescribir. Pero una vez que grabas algo, estás comprometida con ello, y te vienen pensamientos a la cabeza sobre si has capturado todo lo que necesitas para contar todo lo que puedas sobre un personaje. Mi trabajo es encargarme de eso».

Gran parte de Stump se grabó dentro de un piso pequeño al sudeste de Londres. «Tenía unas ventanas diminutas y la baja iluminación hacía que fuera muy difícil, pero teníamos un impactante storyboard y el director, Tommy Boulding, es también un excelente editor y tiene una gran perspectiva visual. Sabía cómo lo quería todo para que encajara y tenía una gran sensación del encuadre, de lo cual hablamos mucho. Las cosas siguieron un camino muy natural conforme trabajamos juntos».

The C700 is a great piece of kit.
«La C700 es una cámara estupenda. La reproducción de color era muy atractiva», dice Laura.

Un equipo totalmente nuevo

La Cinema EOS C700 que se utilizó en esta película era nueva para Laura. Es una cámara diseñada para grabar y emitir, además de para producciones documentales. Los 15 pasos de rango dinámico, el cinematográfico sensor Súper 35 mm y las opciones de grabación RAW sin comprimir en 4K ProRes, XF-AVC y Codex de la EOS C700 la convirtieron en la cámara perfecta para el equipo. 

«Fue difícil debido al espacio limitado que teníamos», dice Laura. «Queríamos grabar en RAW 4K, por lo que llevábamos el grabador Codex en la parte posterior, lo que aumentaba la longitud de la cámara. Pero el bello metraje sin comprimir mereció la pena. La C700 es una cámara estupenda. La reproducción de color era muy atractiva». Con el Codex CDX-36150 conectado, la C700 podía grabar RAW 4K de 10 o 12 bits, hasta a 120 fps. «Su anchura también aumentó. Queríamos que el módulo de asistencia estuviera en el lateral para el ayudante de cámara, así que acabó siendo una bestia enorme».

«He utilizado Canon toda mi vida. Tengo una EOS 7D DSLR para fotos y he utilizado mucho la EOS C300 Mark II para trabajos comerciales. El sistema de menús es muy familiar en toda la gama Cinema EOS, algo realmente bueno porque puedes ponerte a trabajar directamente en cuanto coges un nuevo modelo por primera vez».

Laura Bellingham with an EOS C700 camera on her shoulder.
«Fue difícil debido al espacio limitado que teníamos», dice Laura. «Queríamos grabar en RAW 4K, por lo que llevábamos el grabador Codex en la parte posterior, lo que aumentaba la longitud de la cámara». Pero el bello metraje sin comprimir mereció la pena.

La visión creativa

En algunos niveles, Laura cree que el momento en el que baja la cámara es la parte más complicada de la filmación. Cuando el metraje pasa a la fase de edición, ya no tiene demasiado control creativo. El hecho de que se adapte a su visión creativa pasa a manos de otra persona. «Tommy ha hecho un bonito trabajo de edición y ha creado un ambiente en toda la película en el que los personajes transmiten una sensación de realismo».

Cuando no está grabando, Laura se dedica a poner su granito para que haya una mayor igualdad de género en el mundo del cine a través de su pertenencia al grupo cinematográfico femenino Illuminatrix, un colectivo dedicado a la promoción del trabajo de las cineastas.

«Es fantástico formar parte de Illuminatrix», dice Laura. No hay suficientes mujeres trabajando en puestos técnicos en el sector del cine y es algo que debe solucionarse. Illuminatrix es maravilloso porque promueve a las cineastas y es todo un honor formar parte de este colectivo. Pero si hablamos de cómo me veo a mí misma, no es que esté de acá para allá y de pronto piense en mi género. Espero conseguir un trabajo por el mérito de mis capacidades».

«Como trabajadora en equipo, he aprendido a escuchar a las personas que me rodean. Hacer una película es una tarea colaborativa, por lo que nadie es más importante en el proyecto. Pero siempre debes escuchar tu propio instinto y nunca dejar de lado tu propia visión, porque eso es lo que te ayudará cuando las cosas se pongan difíciles». 


Para obtener más información sobre la EOS C700, visita la página del producto.

Escrito por David Corfield


Canon Professional Services

Los miembros tienen acceso al Servicio de asistencia prioritario CPS (tanto de forma local como en los principales eventos), a un servicio de reparación rápida prioritaria y, según el nivel de membresía, a préstamos y envíos de devolución de equipos de sustitución gratuitos. Además, también pueden acceder con regularidad a ofertas exclusivas para miembros.

Obtén más información y envía tu solicitud

A CPS member looking pleased with his Canon photography equipment