ARTÍCULO

Las mejores cámaras, objetivos e impresoras para la impresión de gran formato

El galardonado fotógrafo de aves Jonas Classon nos habla de su equipo preferido para crear impresiones fotográficas de gran formato y nos explica por qué imprimir sus propias imágenes le ha ayudado a mejorar su método.
Un hombre sentado sostiene y observa una impresión de gran formato de un búho que se abalanza sobre la hierba. Encima de su mesa hay una impresora de Canon.

«Esta fue la primera imagen que hice con la EOS R5 de Canon y esta es la primera vez que la veo impresa», comenta Jonas Classon, fotógrafo sueco y embajador de Canon. «La verdad me impactó bastante porque era totalmente distinta a verla en pantalla. Está impresa en papel fotográfico Pro Luster, que hace que los colores destaquen».

Jonas Classon es un fotógrafo profesional de aves que creó su propio negocio con 15 años y es conocido por sus increíbles fotografías de cárabos lapones, premiadas en varias ocasiones. Imprime sus fotos con bastante frecuencia, en tamaños tan impactantes como 120 x 160 cm.

Convertir espectaculares imágenes digitales en impresiones fotográficas de gran formato es una expresión artística en sí misma, además de ser un proceso que muchos fotógrafos consideran un poco abrumador. En este artículo, Jonas nos cuenta sus secretos para lograr el éxito al aprovechar la sinergia entre la EOS R5 de alta resolución, los objetivos de la serie L y la impresora A2 imagePROGRAF PRO-1000 de Canon, mientras que Suhaib Hussain, experto en impresión y director de marketing de productos de Canon Europe, nos explica sus conocimientos técnicos.

Un hombre sostiene una impresión de gran formato de un búho sobre una rama con la luna encima.

Jonas eligió un papel rugoso de bellas artes para imprimir su galardonada fotografía «Night Hunter». «Funciona muy bien con esta imagen y la ausencia de reflejos en la superficie hace que los tonos oscuros sean realmente intensos y profundos, con una atractiva calidad mágica», comenta.

Un hombre se inclina sobre una mesa mientras coloca impresiones fotográficas pequeñas de la naturaleza en cuadrícula.

«Y no solo afecta a la impresión de gran formato», comenta Jonas. «Yo siempre saco impresiones pequeñas cuando estoy planificando un libro o una exposición. La posibilidad de mover las impresiones para ver cómo funcionan en conjunto es algo que no puedes hacer en la pantalla del ordenador. También me parece muy útil hacer anotaciones en la parte de atrás de cada impresión en esos casos».

Captura de imágenes detalladas

Jonas utiliza actualmente la EOS R5 de Canon porque considera que es perfecta para capturar imágenes destinadas a la impresión de gran formato. «El sensor de 45 MP me permite recortar las imágenes de forma creativa y seguir teniendo una resolución más que suficiente para obtener impresiones realmente grandes e increíblemente detalladas. De hecho, en la impresión se pueden apreciar niveles de detalle fino totalmente nuevos, en comparación con la visualización de las imágenes en pantalla».

Al fotografiar búhos nocturnos, Jonas captura la mayor parte de sus imágenes en la práctica oscuridad, aunque el sistema de estabilización de imagen integrada (IBIS) de la EOS R5, incluido también en la EOS R6 y la EOS R3 y que ofrece hasta 8 pasos si se combina con objetivos compatibles, le permite trabajar durante más tiempo. «Me permite fotografiar una hora adicional a primera hora de la mañana y a última hora de la tarde, además de producir resultados nítidos con una magnífica consistencia», comenta. Jonas también cree que el procesador DIGIC X de la cámara ofrece una ventaja similar. «Puedo incrementar la sensibilidad a un valor de ISO 16000 o superior y seguir ofreciendo una calidad de imagen realmente nítida, con detalles muy finos y el mínimo ruido, lo que me permite crear impresiones a tamaño cartel con un aspecto increíble, aunque se hayan fotografiado sin apenas luz».

«En el caso de las impresiones A2 a tamaño completo (420 x 594), solo necesitas unos 32 megapíxeles para obtener la mejor calidad al imprimir a 300 ppp (puntos por pulgada)», añade Suhaib. «Por lo tanto, puedes crear una impresión A2 a partir de un fotograma de vídeo 8K a 32 MP capturado con la EOS R5 y conseguir magníficos resultados. Es ideal para la fotografía de eventos y bodas, así como para la de deportes y naturaleza, por lo que asegúrate de capturar el momento definitivo. Aun así, es importante no obsesionarse con el número de megapíxeles. La gente a veces cree que necesitas las cámaras de mayor resolución para la impresión de gran formato cuando, en realidad, puedes crear impresiones grandes y atractivas a partir de imágenes fotografiadas con cualquier cámara EOS de Canon».

Un técnico con guantes limpia el sensor de una cámara de Canon.

¿Tienes un equipo de Canon?

Registra tu equipo para obtener acceso a asesoramiento profesional gratuito, reparación de equipos, eventos inspiradores y ofertas especiales exclusivas con Canon Professional Services.
Un portátil abierto delante de una impresora de gran formato de Canon, cuya pantalla muestra el programa Professional Print & Layout con la imagen de un búho en vuelo.

El software Professional Print & Layout (PPL) de Canon se ha diseñado para utilizarlo con la imagePROGRAF PRO-300 y la imagePROGRAF PRO-1000 de Canon. «Todo es más rápido y fácil a la hora de adaptar la salida a una amplia gama de papeles fotográficos y soportes de impresión de bellas artes», comenta Jonas. «Me encanta la función de impresión de patrones, que crea varias imágenes en miniatura en una sola hoja con sutiles diferencias tonales y cromáticas. Después es solo elegir mi versión favorita para la impresión final de gran formato».

Incorporación de un objetivo de la serie L

Los objetivos preferidos de Jonas para la fotografía de aves son el EF 600mm f/4L IS III USM y el EF 200-400mm f/4L IS USM Extender 1.4x de Canon, que acopla a las cámaras del sistema EOS R mediante el adaptador de montura EF-EOS R. En su opinión son la combinación perfecta entre el alcance de superteleobjetivo y la velocidad de abertura, aunque también está deseando probar el objetivo RF 600mm F4L IS USM de Canon.

«Sin duda por su claridad y nitidez en todo el encuadre de la imagen, así como por la velocidad de enfoque automático y la calidad de fabricación, los objetivos de la serie L de Canon son imprescindibles para mí», comenta. «La estabilización de imagen óptica de estos objetivos era bastante sorprendente con mi EOS-1D X Mark III de Canon, pero la EOS R5 lleva la estabilización a un nivel totalmente nuevo. Al utilizar el sistema de estabilización de imagen integrada de la cámara, puedo fotografiar a 1/50 segundos y obtener casi siempre imágenes nítidas».

En opinión de Jonas, la calidad de sus objetivos no se puede apreciar hasta que no ve sus imágenes en papel. «No te haces una idea de la nitidez de estos objetivos de la serie L hasta que imprimes las imágenes. En comparación con la visualización de imágenes en pantalla, el factor sorpresa es instantáneo. El las impresiones se pueden ver incluso las pequeñas motas de polvo del sensor, lo que sirve de gran ayuda cuando se preparan las imágenes para realizar impresiones a tamaño cartel o su objetivo es ser incluidas en exposiciones o libros».

Suhaib comenta que los objetivos del sistema RF presentan ventajas clave en comparación con los antiguos modelos EF equivalentes. «La gran pestaña de montaje y una mayor proximidad de la parte trasera del objetivo al sensor de imagen suponen ventajas ópticas. Además, la electrónica y la innovadora conexión de 12 pines posibilitan una comunicación de datos mucho más rápida entre la cámara y el objetivo», explica. «La diferencia de velocidad se ha comparado con la que existe entre un tren de alta velocidad y una moto, lo que ayuda a mejorar el rendimiento de la estabilización de imagen y el seguimiento del enfoque automático».

Una cámara de Canon junto a una impresora también de Canon y una selección de impresiones en blanco y negro.

Luz y sombra: consejos para imprimir en blanco y negro

Descubre cómo sacar el máximo partido a las funciones de tu impresora para destacar los negros detallados y los grises llenos de matices de tus imágenes en blanco y negro.
Un hombre sentado en su escritorio levanta una impresión de gran formato de borde a borde de un búho realizada con una impresora de Canon.

«Imprimir tus propias fotografías es rápido y sencillo», comenta Jonas. «Con la imagePROGRAF PRO-1000 de Canon tengo lista una impresión A2 a tamaño completo en unos minutos y sin tener que dejar de trabajar en el ordenador, así que realmente no se tarda nada».

Una gran cantidad de impresiones fotográficas de búhos, de diferentes tamaños encima de un escritorio. Una mano coloca la que tiene más cerca.

«Soy un poco "friki" del papel», reconoce Jonas. «Puedo probar 30 tipos de papeles de bellas artes diferentes antes de decidir cuál voy a utilizar para un cartel en concreto, aunque generalmente me limito a dos o tres tipos».

Elección de la impresora y el papel perfectos

Actualmente, la gama de impresión fotográfica profesional de Canon dispone de tres modelos, cada uno de ellos pensado para un uso ligeramente diferente. La impresora A3+ PIXMA PRO-200 de 13 pulgadas utiliza ocho tintas colorantes que proporcionan un acabado increíblemente suave en papel brillante, mientras que las 10 tintas de pigmento de la imagePROGRAF PRO-300 de Canon son más adecuadas para los soportes de impresión mate y de bellas artes. La imagePROGRAF PRO-1000 de Canon, que se ha convertido en una impresora A2, dispone de una gama aún mayor de 12 tintas pigmentadas. Ambas impresoras imagePROGRAF incorporan un cartucho Chroma Optimizer, que garantiza una excelente uniformidad a la hora de imprimir en papeles brillantes o semibrillantes.

Jonas se pasó varios años realizando sus impresiones en un laboratorio local, lo que implicaba un viaje de dos horas, varias veces a la semana. Se negaba a crear impresiones de gran formato en casa porque pensaba que le llevaría mucho tiempo y que sería complejo y costoso. «La verdad es que me quedé impresionado. La imagePROGRAF PRO-1000 de Canon era fácil de configurar, aunque después de hacerlo llamé a un amigo para que me asesorase técnicamente sobre los ajustes de impresión. Me dijo que solo tenía que pulsar Ctrl-P y que todo era prácticamente automático. Creé mi primera impresión de un búho en vuelo, una fotografía que realicé un año antes, y me sentí como si me hubiese transportado atrás en el tiempo. La impresión era tan realista y tenía unos detalles tan increíbles y una reproducción del color tan natural que parecía que estaba reviviendo ese momento».

«La velocidad también es increíble», comenta Jonas. «Con la imagePROGRAF PRO-1000, puedo crear una impresión A2 de alta calidad que durará más de 100 años en menos de lo que se tarda en tomarse un café. En cuanto a la calidad, me encanta realizar impresiones en papel mate y en soportes de impresión de bellas artes. La impresora ofrece una increíble gama tonal con los negros ultraprofundos y detallados que solo se pueden conseguir con un monitor de un ordenador. También me encanta la posibilidad de crear impresiones sin borde en soportes de impresión mate y de bellas artes, en lugar de solo en papel brillante. Supone una gran libertad creativa».

Suhaib comenta que la precisión es un elemento fundamental del diseño de la imagePROGRAF PRO-1000 de Canon. «Incorpora un sistema antialineación para evitar cualquier error derivado de la alineación incorrecta del papel y una sección de transporte de papel de vacío que garantiza que el papel permanece colocado correctamente durante todo su tránsito por la impresora».

En definitiva, Jonas cree firmemente que cada fotógrafo debe tener su propia impresora. «Hasta que no creas una impresión, no puedes juzgar realmente la calidad de una imagen. Crear tus propias impresiones te resulta realmente satisfactorio y hace que tu trabajo sea más divertido y creativo. Además, a largo plazo te permite ahorrar bastante tiempo y dinero».

Escrito por Matthew Richards


Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro