HISTORIAS

Debate entre grandes fotoperiodistas: ¿las imágenes bonitas aportan glamur a los conflictos?

Nine men and women stand or sit in a group, in a room set up with photographers' light stands. The black and white photo shows Mashid Mohadjerin, Ilvy Njiokiktjien, Daniel Etter, Roberto Koch, Paolo Pellegrin, Alvaro Ybarra Zavala, Carolina Arantes, Magnus Wennman, Simona Ghizzoni.
Los fotoperiodistas profesionales y el conservador posan para el debate. En la fila posterior (de izquierda a derecha): Mashid Mohadjerin, Ilvy Njiokiktjien, Daniel Etter, Roberto Koch y Paolo Pellegrin. En la primera fila: Álvaro Ybarra Zavala, Carolina Arantes, Magnus Wennman y Simona Ghizzoni.

Las brillantes y perturbadoramente hermosas fotografías de guerra de James Nachtwey cuentan con admiradores en todo el mundo, pero ¿existe el riesgo ético de idealizar el sufrimiento de las personas?

Con motivo de la inauguración de la retrospectiva de James en el Palacio Real de Milán, el conservador Roberto Koch invitó a ocho fotoperiodistas de diferentes puntos de Europa para debatir sobre el tema. ¿Resulta la belleza de una imagen perjudicial para la cobertura de los conflictos o puede la fotografía documental sacar provecho de la estética? ¿Presenta más riesgos o más ventajas mostrar a las personas diferentes puntos de vista de las zonas en conflicto?

Al debate se unieron los embajadores de Canon Carolina Arantes, Daniel Etter, Ilvy Njiokiktjien, Magnus Wennman, Paolo Pellegrin, Mashid Mohadjerin, Simona Ghizzoni y el antiguo embajador de Canon Alvaro Ybarra Zavala.

Roberto Koch: ¿Creéis que el énfasis estético en la fotografía de guerra y documental es problemático? ¿O contribuye a volver ciertas cuestiones más aceptables para el espectador? ¿Tiene esta consideración algún impacto en vuestro trabajo?

Ilvy Njiokiktjien: A principios de año me encontré en la siguiente situación: retraté a una familia que huía de su casa en Sudán del Sur y utilicé iluminación artificial para ello. De este modo, la toma adquirió un toque glamuroso. No fue intencionado, simplemente coloqué a toda la familia junta y los retraté, pero se generó un gran debate en los Países Bajos porque la imagen acabó en la portada del principal periódico nacional y muchos criticaron que la fotografía tenía un carácter demasiado estético para reflejar la crudeza de la situación en Sudán del Sur.

Aunque traté de participar en el debate, nunca comprendí del todo cuál era el verdadero problema, porque considero que esta foto llegó a muchísima gente como parte de una serie que describía la situación en Sudán del Sur.

Female photographer Ilvy Njiokiktjien speaks in the discussion, while the other debaters listen.
La embajadora de Canon neerlandesa Ilvy Njiokiktjien nos cuenta cómo una de sus recientes fotografías, de una familia que huía de Sudán del Sur en marzo de 2017, despertó el debate en los Países Bajos por su aspecto «glamuroso».
Ilvy Njiokiktjien's portrait of a South Sudan family, grouped closely together, with one main light illuminating them.
Elena Jacob Bilal, de 65 años, abraza a sus tres nietos mientras esperan en el campamento de refugiados de las Naciones Unidas en la ciudad de Wau (Sudán del Sur). En los Países Bajos, se generaron discusiones con el argumento de que la fotografía era demasiado estética para mostrar lo terrible que es la situación. Imagen tomada con una EOS-1D X y un objetivo EF 24-70mm f/2.8L II USM de Canon. © Ilvy Njiokiktjien
Christian Ziegler’s

Suscríbete al boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro

Mashid Mohadjerin: Creo que el problema es que la gente espera que muestres la miseria de una forma terrible, aunque la mayoría de las situaciones más lejanas y desesperadas también tienen mucho de bellas. La belleza ya está ahí, no la ponemos nosotros. Pero el espectador lo entiende como una contradicción: juntar la belleza y la guerra no siempre se ve con buenos ojos. Resulta complicado, porque a veces noto que estoy buscando una situación más horrible que la que tengo delante, y no tiene ningún sentido hacer que parezca peor de lo que ya es.

Paolo Pellegrini: Si pienso en la tradición artística occidental, la belleza es siempre la primera capa. Vemos las cosas a través de la belleza, por lo que esta nos conecta con el sujeto. La forma y la composición son las herramientas de las que disponemos los fotógrafos para tratar de transmitir significado. Por eso creo que tratar de lograr la mejor imagen posible no solo honra la fotografía, sino también al sujeto. Siempre me siento un poco inseguro e incómodo cuando oigo la acusación: «Es demasiado bonita». ¿Demasiado bonita comparada con qué?

Mashid ha tocado otro punto clave. Uno de los misterios de la vida es que existe belleza en la tragedia. Es un concepto complejo. La belleza puede existir en un acto de valentía, cuando el espíritu humano trata de sobreponerse a una situación. Nunca me he sentido ofendido por las denominadas imágenes bonitas. Simplemente pienso: «El fotógrafo se esforzó al máximo para conseguir una imagen que mereciese la pena».

Ilvy Njiokiktjien: Sí, creo que es muy simplista pensar que una imagen poco atractiva, tomada con rapidez y sin una buena composición puede ser más honesta.

Álvaro Ybarra Zavala: Considero que la belleza es una gran herramienta para confrontar el estigma y los prejuicios, como la islamofobia. La fotografía es capaz de mostrar el lado hermoso de temas estigmatizados.

Roberto Koch: No creo que fueran los fotógrafos quienes comenzaran este debate sobre la belleza. No he oído a ningún fotógrafo rebatir el hecho de que una imagen bonita pueda ser una buena fotografía. El argumento procede del mundo de la crítica del arte.

Two people stand in front of black and white photographs by James Nachtwey, depicting young children in rusty cots and beds.
Los visitantes observan los retratos de huérfanos rumanos que realizó James Nachtwey en 1990. Con motivo de la inauguración de la retrospectiva de James, Memoria, en el Palacio Real de Milán, el conservador Roberto Koch y ocho fotoperiodistas de renombre debatieron sobre el riesgo ético que plantea en su trabajo el uso de un enfoque romántico para retratar el sufrimiento de las personas. © Alessandro Brasile

Mashid Mohadjerin: También está la cuestión del tipo de imágenes que se captan en ciertos lugares. Por ejemplo, los fotógrafos siguen haciendo fotos estereotipadas que alimentan la idea errónea de que todo el continente africano sufre la hambruna y la guerra. Tenemos que pensar en cómo podemos mostrar la otra cara de ciertos lugares, como los países de Oriente Medio o África; quizás el lado feliz, tal vez las demás cosas que suceden allí, para mostrar la otra cara de la miseria.

Ilvy Njiokiktjien: Este es el resultado de la interpretación colonialista, cuando todos los fotógrafos procedían de los Estados Unidos o Europa y viajaban a lugares lejanos y exóticos para tomar fotos que impactasen al público en sus lugares de origen. Lamentablemente, creo que todavía utilizamos ese enfoque cuando visitamos determinados lugares: vamos a Sudán o a Somalia y pensamos que tenemos que mostrar lo que «ya sabemos» sobre ese lugar.

Daniel Etter: Sí, la gente termina reforzando el estereotipo. Pero, afortunadamente, tenemos la medida de contrapeso que ofrecen los fotógrafos locales.

Ilvy Njiokiktjien: Sí, pero, ¿se muestra su trabajo?

Daniel Etter: No se muestra lo suficiente, pero existe.

Paolo Pellegrin: Y, al mismo tiempo, tenemos que contar las noticias. Quiero decir, se siguen produciendo situaciones horribles, como actualmente en Sudán del Sur, ¿acaso no vamos a mostrar eso? La clave es que debemos ser respetuosos, lo que enlaza con la idea de esa belleza que estamos mostrando.

Roberto Koch: ¿Alguno de vosotros se ha propuesto crear imágenes impactantes para que sus historias tengan mayor repercusión?

Magnus Wennman: No, impactantes, no. Quiero decir, cuando narras una historia, tienes que encontrar la mejor manera de que los espectadores la entiendan y se conmuevan. Pero para ello no es necesario utilizar imágenes impactantes: se puede conseguir con compasión y respeto, mostrándole a la gente imágenes que apelen a su empatía y comprensión. Una imagen tranquila puede resultar muy impactante si logra que empatices con lo que refleja.

Male photographer Paolo Pellegrin argues his point, as others listen thoughtfully.
El embajador de Canon italiano Paolo Pellegrin sostiene que, por encima de todo, las fotografías de conflictos deben establecer una conexión humana.

Paolo Pellegrin: Cuando pienso en la historia de la fotografía de conflictos, no han sido las imágenes gráficamente impactantes las que han tenido una mayor repercusión, sino aquellas que narran la historia de una forma más sutil y que conectan emocionalmente con el espectador. La sangre no es lo que funciona. La miras y te conmociona, pero no cala más hondo, creo yo. La conexión humana siempre tiene un mayor efecto.

Carolina Arantes: Considero que es un tema delicado. A mí las imágenes de James Nachtwey me resultan muy impactantes, por ejemplo.

Paolo Pellegrini: ¿Sí?

Carolina Arantes: Son muy duras, a veces duele con solo mirarlas. Sin embargo, creo que la postura ética desde la que se han tomado amortigua el impacto en cierta medida. Su imagen del guardaespaldas que salva a un niño sirio en Grecia, por ejemplo, me pareció muy impactante, pero también muy poética y con una gran carga ética. Pero más allá de si la imagen es bonita o no, impactante o no, para mí la pregunta es: ¿funcionan realmente estas imágenes? ¿Cómo puede ser eficaz la fotografía en la caótica situación global actual?

Roberto Koch: ¿Y tienes la respuesta a esa pregunta?

Carolina Arantes: No, no la tengo.

Simona Ghizzoni: Déjame devolverte la pregunta, Roberto: como conservador de la exposición de Nachtwey, ¿cuál es tu opinión?

Roberto Koch: Creo que la pieza clave del trabajo de James es su punto de vista ético. En ese sentido, su trabajo es un buen ejemplo de cómo una sola imagen puede conseguir que la gente se haga preguntas. Siempre pensé que una buena imagen debería plantear preguntas en vez de dar respuestas, porque nunca hay una sola respuesta.

Male photographer Daniel Etter discusses his ideas, while others listen.
El embajador de Canon alemán Daniel Etter señala que las fotografías documentales son pruebas de hechos y, como tales, deben ofrecer una representación realista, independientemente de cómo se consiga esta.

Daniel Etter: Para mí, la verdadera belleza de la fotografía reside en que, en cierto modo, está inacabada. Uno presenta sus pensamientos, ideas y reacciones emocionales pero, en cada ocasión, la historia se completa al pasar por los ojos del espectador. Así que una imagen solo existe realmente cuando se ve, y cada vez se percibe de una manera diferente. Me parece una idea hermosa, porque significa que no se trata solo del fotógrafo y el sujeto, sino que existe esa entidad indirecta, el espectador, que también forma parte del momento de la creación.

Otro aspecto crucial es que estas fotografías son documentos. Algunas son más o menos impactantes, otras silenciosas y todas pueden ser monocromas o en color... Estos documentos no solo pueden servir para recordar la historia, sino también para exigir responsabilidades. Y creo que, en última instancia, eso es lo más importante. La forma y el modo de hacerlo pueden variar pero, en el fondo, la fotografía documental no es sino un registro de las cosas que nos hacemos los unos a los otros. Y creo que dedicarse a crear estos documentos es algo muy importante.

Álvaro Ybarra Zavala: En mi opinión, la fuerza de la obra de Nachtwey procede de las preguntas que plantea sobre quiénes somos, nuestro comportamiento como especie y la razón por la que volvemos a cometer los mismos errores generación tras generación.

Roberto Koch: ¿Creéis que una buena fotografía recibe su definición debido a la necesidad que existe de ella? ¿Puede ser poderosa porque nos ayuda a entender algo y porque no existe otro tipo de documento o expresión visual que consiga su mismo efecto?

Alvaro Ybarra Zavala: Desde luego. Imagina un mundo sin fotógrafos. Aunque se plantean muchas cuestiones éticas asociadas a la fotografía en lugares ajenos porque, como fotógrafo foráneo, te arriesgas a incluir tus propias ideas preconcebidas sobre un lugar en tus imágenes, el esfuerzo de crear esos documentos siempre merece la pena. De otro modo, correríamos el riesgo de permanecer en la oscuridad y eso sería mucho más peligroso.

Lee más sobre los embajadores de Canon en las páginas del programa de embajadores de Canon Europe.

Escrito por Kathrine Anker


Artículos relacionados

Ver todo

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro

Suscríbete ahora