Tus fotografías, nuestras favoritas: Invierno con poca luz

Este mes os retamos a abrigaros y sacar el máximo partido a la poca luz del invierno para crear fantásticas imágenes. Le hemos pedido a los fotógrafos de tres de nuestras fotos favoritas que compartan las historias que se esconden tras ellas.

Crepúsculo, por Javier Pavía Barajas

Crepúsculo, por Javier Pavía Barajas

«Hice esta foto en una montaña llamada Fløyen, con vistas a Bergen, Noruega. Es una de las atracciones turísticas más populares de la ciudad. Me gusta salir con mi Canon cuando nieva, pero nunca me había atrevido a llegar tan lejos. Iba un poco perdido mientras ascendía hacia el sol con mi cámara.

Me gusta hacer estos viajes solo porque me ayuda a concentrarme en la imagen. A pesar del frío, el viaje mereció la pena para conseguir esta imagen sobre la ciudad, que resulta muy atractiva con la luz del invierno».

Wolf in de mist, por Marga Straver

Wolf in de mist, por Marga Straver

«Esta foto se hizo en el parque Biotop Wildlife de Alemania, cerca del pueblo de Vehlingen. En el parque que rodea el lago viven muchos animales salvajes europeos, como lobos, alces, bisontes y linces, en sus hábitats naturales.

Era enero y hacía mal tiempo. Había estado lloviendo y había mucha niebla. Había cinco lobos entre los árboles. De pronto, uno saltó sobre un viejo árbol caído. Afortunadamente, capté esta imagen desde mi escondite, donde había estado esperando todo el día para conseguir la imagen perfecta.

Como había poca luz, tuve que usar una velocidad de obturación más larga y una ISO mayor de lo normal. Espero volver en verano, cuando el tiempo y la luz sean mejores. Una de las lobas estaba preñada, así que quizás la próxima vez que los vea tendrán cachorros».

Montaña iglesia, por Guillermo García

Montaña iglesia, por Guillermo García

«Islandia es un paraíso para los amantes de la fotografía nocturna. Poder ver y fotografiar la aurora boreal en su entorno natural es una experiencia que jamás olvidaré. Esta fotografía la hice en noviembre, en una noche en la que no había previsión de auroras. La hice a los pies del Kirkjufell, cerca del pueblo de Grundarfjörður.

La luna estaba casi llena y el cielo estaba despejado. Opté por una composición sencilla con el hielo agrietado en primer plano y la montaña en el centro. A eso de las 23:00 h, me di cuenta de que en el cielo había un punto verde que se iba haciendo gradualmente visible. Me emocioné muchísimo mientras el amanecer ganaba intensidad, creando un arco casi perfecto sobre el Kirkjufell.

Para captar el movimiento de la aurora, utilicé el modo manual, con una exposición de 2,5 segundos, una abertura de f/2,8 y una ISO de 3.200».

Prueba el desafío de este mes

Guillermo, Marga y Javier han captado la belleza de la baja iluminación en sus imágenes. Queremos ver el mundo a través de tu objetivo, así que ¿por qué no participas en el desafío fotográfico de este mes? Coge tu cámara, explora tu ciudad y sube tus fotos aquí.