hero-header.jpg

A través de un objetivo con Nehemias Colindres

El fotógrafo y cineasta Nehemias Colindres comparte sus tres mejores tutoriales para filmar películas: captar una estampa, consejos del cineasta y a través de un objetivo.

Cuando empecé a pensar en este proyecto, me emocioné al instante. 24 horas en Berlín para reflejar el corazón y el alma de una ciudad a través del objetivo de una cámara.

Quería trabajar con la Canon EOS C300 de la que tanto había oído hablar. Se publicitó como un gran avance con respecto a la Canon EOS 5D Mark III, y quería constatarlo y no solo verlo a través del típico tutorial de Vimeo. Quería ver si podía adaptarse a mi estilo de rodaje.

Así pues, utilizamos la Canon EOS C300 y la Canon EOS 5D Mark III, y también utilizamos una serie de objetivos primordiales anteriores de la Canon K-35. Normalmente me gusta utilizar objetivos más antiguos, así que quedamos muy impresionados por la calidad del cristal y las imágenes que pudimos producir.

En la escena del concierto, no podíamos hacer mucho en cuanto al desarrollo de los acontecimientos con lo que teníamos que estar preparados para filmar cualquier cosa. Pudimos realizar algunos retratos clave con los miembros que dieron a la película más sentimiento.

Al filmar a la bailarina también tuvimos que estar atentos en cuenta que su baile es más interpretativo que coreográfico. Podía trabajar con ella en ciertos aspectos para captar tomas y movimientos concretos pero fuimos moviéndonos a su alrededor intentando simplemente seguir el ritmo y la cámara hizo su trabajo.

Lo que nos ayudó enormemente en esta escena fue filmar todo a 50 fotogramas por segundo porque algunos de sus movimientos eran tan rápidos que creo que el espectador se los podría haber perdido. También va realmente bien con su estilo y en la edición pudimos sacar más emoción.

Filmamos toda la película en el transcurso de un día. Al principio me senté con Steve Ellery, el empresario de la escena final y le propuse un reto. No le dije cómo había pensado que debía terminar.

Siempre me gusta dejar espacio para esos maravillosos errores que pueden llevar a una película al siguiente nivel. Los chicos punks los seleccionamos a todos en la calle y le pedimos que hicieran lo que hacen normalmente. Normalmente se cortan el pelo entre sí y decidí filmarlo; en general, quería observarlos en su vida diaria sin demasiada dirección y creo que respondieron muy bien.

Creo que la Canon EOS C300 es, sin duda, un paso adelante si se necesita cierta flexibilidad, aunque también recomendaría la filmación con la Canon EOS 5D Mark III ya que proporciona una gran flexibilidad con baja iluminación.