Exposure Header

Cómo controlar la exposición

La exposición es una medida de la cantidad de luz que recibe el sensor de la cámara y determina la claridad u oscuridad de las imágenes tomadas con ella. Se controla mediante la velocidad de obturación, la abertura y la ISO. Los cambios en cualquiera de estos valores afecta, además de a la exposición, al aspecto de la fotografía. 

Este vídeo explica cómo utilizar la abertura, la velocidad de obturación y la ISO para conseguir la exposición y el efecto idóneos para cada foto.

Por lo general, la cámara es capaz de seleccionar la exposición más adecuada utilizando los modos automáticos. Sin embargo, aprender cómo los diferentes elementos afectan a tus fotografías te dará la confianza suficiente como para tomar el control manual. Cuando lo domines, tus imágenes destacarán de entre el resto.

Abertura: el tamaño del orificio del objetivo por el que pasa la luz. Cada objetivo tiene su propio un rango de ajustes de abertura, de más grande a más pequeño. Utiliza el modo de prioridad a la abertura (Av) para controlar la abertura mientras la cámara se encarga de la exposición general.

La abertura se mide como un número f. Las aberturas grandes se expresan con números pequeños, como f/2,8, que permiten que entre más luz y producen una profundidad de campo reducida (mayor desenfoque fuera del punto de enfoque). Las aberturas pequeñas se describen con valores mayores, como f/16, que permiten que entre menos luz y producen grandes zonas enfocadas del fondo y el primer plano.

Comparación de abertura0,4 s, f/16, ISO 100
Comparación de abertura1/250 s, f/1,8, ISO 100

Estas dos tomas están expuestas de forma similar pero con aberturas diferentes. Comprueba cómo la abertura pequeña de la imagen izquierda crea una mayor profundidad de campo con muchas zonas enfocadas. Al aumentar la abertura de la imagen derecha, se reduce la profundidad de campo y la zona enfocada es mucho menor.

Velocidad de obturación: el intervalo de tiempo permitido para que entre la luz en el sensor. Se expresa en segundos. Utiliza el modo de prioridad a la obturación (Av) para controlar la velocidad de obturación mientras la cámara se encarga de la exposición general.

Las velocidades de obturación rápidas como 1/1000 s se utilizan para congelar situaciones de movimiento rápido como el agua. Las velocidades de obturación lentas se utilizan para añadir movimiento, como desenfocar el agua que fluye por un arroyo.

Comparación de la velocidad de obturación1/1000 s, f/5, ISO 2000
Comparación de la velocidad de obturación1/2 s, f/16, ISO 50

Al comparar estas dos fotos tomadas con exposiciones muy similares pero con distintas velocidades de obturación, verás el efecto de utilizar una velocidad lenta para captar el agua en movimiento. Si vas a utilizar exposiciones largas, conviene que uses un trípode o soporte para evitar la trepidación.

La ISO determina la sensibilidad a la luz del sensor. Por lo tanto, puedes manipularla para amplificar la luz que entra en el sensor, lo que te brinda mayor flexibilidad de abertura y velocidad de obturación. La ISO se mide en valores que aumentan con la sensibilidad, normalmente empezando por 100.

La ISO también puede deteriorar la calidad de la imagen añadiendo grano o ruido a tus imágenes, además de colores apagados. Normalmente es mejor utilizar valores de ISO bajos si es posible.

Comparación de ISO1/20 s, f/5,6, ISO 400
Comparación de ISO1/20 s, f/5,6, ISO 1250

La escena derecha es mucho más oscura que la izquierda. Para mantener una velocidad de obturación lo suficientemente rápida como para poder disparar sin la ayuda de un trípode, tendrás que subir la ISO para compensar. En este caso, el valor 1250 no ha afectado a la calidad de imagen de forma indebida.

Controlar la exposición implica hacer malabarismos con estos tres parámetros. Por ejemplo, si utilizas una velocidad de obturación mayor para congelar la acción, puede que la imagen quede subexpuesta. Para compensar, tendrás que aumentar la abertura. Lo mismo ocurre, por ejemplo, si disminuyes la abertura para maximizar el enfoque de delante atrás. Para obtener buenos resultados, tendrás que reducir la velocidad de obturación. También puedes jugar con la ISO para mantener la exposición. A menudo verás esta relación ilustrada como el triángulo de la exposición.

El dial de compensación de exposición te permite aclarar u oscurecer la imagen. Un valor negativo reducirá la exposición y oscurecerá la imagen, mientras que un número positivo aumenta la exposición para aclararla.

Comparación de la exposición1/15 s, f/5,6, ISO 400, exposición -2
Comparación de la exposición1 s, f/5,6, ISO 400, exposición +2

Estas dos tomas presentan exposiciones claramente distintas a pesar de que la cantidad de luz de la escena sea la misma. La foto izquierda está demasiado oscura o subexpuesta, y la derecha está demasiado clara o sobreexpuesta. La compensación de exposición podría corregir la exposición.

Puedes utilizar este método para ajustar la exposición con efectos creativos. Oscurece tus imágenes para darles personalidad y aportar profundidad a los colores, en especial para la fotografía de paisajes. Aumenta la exposición para iluminar las sombras y crear un aspecto moderno.

El ahorquillado de la exposición te permite captar una escena con varias exposiciones y después elegir la que más te convenza. Elige entre 1 y 3 pasos en la escala de exposición y deja que la cámara realice los ajustes necesarios para adaptarse a tu configuración.

La próxima vez que saques la cámara, prueba diferentes ajustes y descubre por tu cuenta cómo pueden afectar los cambios a tus fotos. Una vez que hayas hecho unas cuantas fotos de las que estés orgulloso, no olvides compartirlas subiéndolas a la Galería de Canon.


Nota: En algunos casos, los valores mostrados para las imágenes son representativos para ilustrar las diferentes fotos realizadas.