5d-anniversary-hero

Diez imágenes icónicas que han ayudado a dar forma a la última década

Las cámaras de la serie EOS 5D se han descrito con frecuencia como las cámaras que facilitan a los fotógrafos narrar las historias que todos debemos conocer. Para celebrar el décimo aniversario de la serie, nos hemos asociado con Getty Images con el objeto de descubrir 10 imágenes icónicas, tomadas por algunos de los mejores fotógrafos a nivel mundial durante la última década, que narran impactantes historias y resaltan el papel que la fotografía tiene a la hora de influir en un cambio global.

Anthony Holland-Parkin, director creativo de Getty Images, comparte con nosotros las increíbles historias que se esconden detrás de cada una de las fotografías, con comentarios de los fotógrafos que las hicieron.

Si quieres participar en el concurso para ganar una magnífica EOS 5D Mark III, así como una serie de premios conmemorativos de edición limitada, echa un vistazo a la información sobre nuestro concurso de imágenes icónicas.

John Moore, EOS 5D Mk I

Arlington, EE.UU.

27 de mayo de 2007

Imagen de John Moore de una mujer llorando a los pies de la tumba de su prometido

John Moore/Getty Images

La fotografía de John Moore de una mujer llorando a los pies de la tumba de su prometido refleja un momento de cambio personal y, como telón de fondo, el cambio de actitudes ante el despliegue de tropas en conflictos internacionales como el de Irak o Afganistán. Esta imagen, posiblemente más que ninguna otra, caló especialmente hondo en el público estadounidense debido a las consecuencias que tuvo la guerra para el país y ha sido destacada en muchos de los principales medios internacionales, especialmente en Estados Unidos en publicaciones como TIME y National Geographic. También contribuyó a que John obtuviera dos premios, el "Photojournalist of the Year" de la NPPA y el "Magazine Photographer of the Year" de POYi. John comenta:

«En 2007, tras pasar cuatro años viajado a Irak para cubrir la guerra, pensé que debía visitar el Cementerio Nacional de Arlington durante el fin de semana de la festividad del Día de los Caídos. Creía que debía dedicarle algún tiempo. Caminé junto a las tumbas de la Sección 60, la zona de más reciente construcción de este cementerio en expansión. Casualmente, me encontré con Mary McHugh, que estaba visitando la tumba de su prometido, James Regan, un Ranger del Ejército de Estados Unidos que había sido asesinado por un artefacto explosivo improvisado ese mismo año. Hable unos minutos con ella porque Jimmy y yo habíamos trabajado, con misiones diferentes, en los mismos lugares de Irak. Un poco más tarde, volví a pasar por el mismo lugar y la encontré tumbada sobre la hierba a los pies de la tumba de su amado, acariciando el frío mármol y susurrando suavemente, como si tuviera miles de cosas que contar. Hice unas cuantas tomas y seguí mi camino. En aquel momento sentí, al igual que ahora, que le debía parte de mi tiempo a ese cementerio. Quizás todos se lo debamos.

He trabajado en numerosas zonas de conflicto, he tenido incluso la oportunidad de fotografiar zonas de combate en distintas partes del mundo, pero he de reconocer que en ocasiones no es la fotografía de primera línea de combate la que despierta más sentimientos. En algunos casos, son los momentos tranquilos tomados desde fuera de ésta, aquellos que tienen lugar en nuestro entorno, los que tocan nuestra fibra sensible».

Álvaro Ybarra Zavala, EOS 5D Mk I

Colombia

29 de noviembre de 2007

Imagen de Álvaro Ybarra Zavala de dos mujeres pertenecientes al Bloque Móvil Arturo Ruíz de la guerrilla de las FARC

Alvaro Ybarra Zavala / Reportaje de Getty Images

Álvaro Ybarra Zavala tomó esta fotografía como parte de un encargo de trabajo para documentar la guerra civil de Colombia para la revista TIME. Dos mujeres pertenecientes a la guerrilla de las FARC, en concreto al Bloque Móvil Arturo Ruíz, una unidad especial de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, supuestamente responsables de la toma de rehenes, posan para un retrato en uno de los campamentos de las FARC. La exposición en los medios que recibió esta imagen tras su publicación inicial en la revista TIME, y también más adelante en otras publicaciones, contribuyó a poner de manifiesto para el público en general la realidad de este tristemente olvidado conflicto con una historia de más de 50 años y permitió a Álvaro seguir documentando este importante capítulo histórico para los colombianos. Álvaro comenta:

«Muy pocas personas conocen lo que no se ve en esta fotografía. Detrás de mí, ese día, y después de seis meses trabajando y conociendo el Bloque Móvil Arturo Ruíz de las fuerzas de la FARC-EP, tenía a más de la mitad de los integrantes del Bloque jugando a mi alrededor como niños y disfrutando de la sesión de fotos improvisada. Parecía que todos se habían olvidado de la guerra, al menos por unos instantes. Las bromas y el buen humor reinaron en ese momento, en esa esquina de la selva colombiana. Aún así, delante de mí, mi cámara se centraba en otra realidad bastante distinta. La dureza de las hermosas caras de Judith e Isa son un verdadero testimonio de la crudeza de sus vidas marcadas por la guerra civil colombiana. Ni las bromas ni los cumplidos de sus compañeros de armas podían ocultar, ni tan solo por un segundo, las señales de este durísimo conflicto en sus bellas caras».

Veronique de Viguerie, EOS 5D Mk I

Hobyo, Somalia

27 de octubre de 2008

Imagen de Veronique de Viguerie de piratas en Somalia

Veronique de Viguerie / Reportaje de Getty Images

Le Figaro Magazine en Francia encargó originalmente a Veronique de Viguerie y su compañera periodista que viajaran a Somalia para tener un encuentro con uno de los jefes de una milicia pirata. El artículo resultante y la fotografía que lo encabezaba, en la que se mostraba al jefe, apodado «el que nunca duerme», y sus subordinados llegando a la playa antes de atacar a otro barco, se publicó como primer hito de este tema, justo antes de saltar a los titulares de todo el mundo. El artículo tuvo una gran repercusión internacional y se publicó en exclusiva en más de 30 medios de todo el mundo, entre los que se incluyen The Guardian, XL Semanal, Stern, TIME, MSNBC.com, Spiegel, Newsweek, The Telegraph, GQ, La Repubblica, Corriere Della Sera, The Times y muchos más. Las imágenes siguen teniendo repercusión hoy en día y se siguen publicando en numerosos medios de comunicación. Veronique nos comenta:

«Mi compañera periodista y yo llevábamos meses escuchando historias y rumores sobre la presencia de piratas en el Golfo de Adén, pero nadie se había encontrado con ellos. Sentimos que teníamos que ir. Nos llevó unas cuantas semanas planificarlo todo con la ayuda de nuestro fantástico organizador. Nuestro principal temor era el riesgo de ser secuestradas. Para reducir el riesgo, no revelamos nuestras identidades de antemano, por lo que durante los primeros minutos cuando descubrieron que éramos dos mujeres rubias, algo que para ellos tenía un valor considerable, la tensión se podía palpar en el ambiente. Por suerte, ya era demasiado tarde por su parte para poder organizar nada y para cuando pudieron haberse percatado de la gran oportunidad que tenían ante sí, ya nos habíamos ido. Con la creación de esta imagen y la posterior distribución del artículo logramos introducir la realidad periodística y la objetividad en esta historia y logramos poner fin a la especulación. Finalmente logramos descubrir la verdad que se esconde detrás de las personas que ejercen la piratería y de las cuales habíamos oído hablar durante tanto tiempo».

Toby Smith, EOS 5D Mk II

Parque Nacional de Masoala, Madagascar

21 de agosto de 2009

Imagen de Toby Smith de un leñador malgache cortando un árbol

Toby Smith / Reportaje de Getty Images

El trabajo de Toby sobre la explotación ilegal de especies forestales en vías de extinción en Madagascar se puso en marcha gracias a su relación laboral con Global Witness y la Agencia de Investigación Ambiental (EIA). Trabajando como infiltrado con otros investigadores, Toby hizo esta fotografía de un leñador malgache cortando con un hacha un valioso ejemplar de palisandro y haciendo que su parte central rojiza se hiciera añicos. El capítulo final de este proyecto fue un encargo de la edición alemana de la revista GEO, que publicó un artículo sobre el trabajo de la EIA y, en concreto, sobre este problema y, más tarde, publicó las pruebas en sus distintas ediciones internacionales. La historia atrajo la atención de numerosas publicaciones, incluidas el New York Times, Fortune, Bloomberg Businessweek y National Geographic, cuando formó parte del primer juicio que se celebró en suelo estadounidense para juzgar a comerciantes internacionales que hacían uso de madera procedente de árboles en vías de extinción. Toby comenta:

«En agosto de 2009, viajé a Madagascar formando parte de una expedición con una organización sin ánimo de lucro. Mi objetivo consistía en buscar pruebas de explotaciones forestales ilegales dentro de parques nacionales. Me aparté del grupo principal y pasé dos semanas en el recóndito bosque tropical de Masoala, siguiendo el rastro río arriba de la valiosa madera de palisandro hasta su origen.

El hecho de documentar los auténticos sentimientos, junto con las desesperadas condiciones de trabajo de los leñadores, logró poner de manifiesto este problema en todo el mundo gracias a su presencia en distintos medios de comunicación de primera línea. Incluso los propios leñadores establecieron una estrecha relación conmigo, agradeciéndome el hecho de convertirme en su portavoz al trasladar al resto del mundo que ellos solo tratan de mantener a sus familias en un país donde la economía y estabilidad general se tambalean. La imagen no es, por lo tanto, una crítica del hombre retratado en ella, sino que para mí se trata de un valioso testimonio visual que pone de manifiesto el problema y que confronta a aquellos que se encuentran en el otro extremo de esta cadena de suministro, así como a aquellos que se benefician enormemente de este comercio ilegal.

Los registros del GPS y los documentos del viaje, junto con el contenido visual complementario, fueron de gran ayuda para que las autoridades federales estadounidense llevaran ante los tribunales a compañías internacionales por su participación en este comercio ilegal, logrando un mayor nivel de responsabilidad y transparencia en todo el proceso de comercialización, mientras que las grabaciones se incluyeron en un galardonado documental de la BBC».

Ed Ou, EOS 5D Mk II

Mogadiscio, Somalia

24 de abril de 2010

Imagen de Ed Ou de niños armados

Ed Ou / Reportaje de Getty Images

En sus orígenes, fue el New York Times quien encargó este artículo, pero fueron diversos medios internacionales, como The Sunday Times, Le Monde, el canal Arte y muchos otros, los que se hicieron eco del mismo posteriormente. Como parte de una estrategia diseñada por Estados Unidos contra el terrorismo en el conocido Cuerno de África, el gobierno somalí, presuntamente con su consentimiento y, en algunos casos, por la fuerza, reclutaba niños para su ejército. Las fotografías de estos niños armados con mortíferas armas en una devastada Mogadiscio suscitaron un gran debate, llegando a ser mostradas incluso en la Cámara del Senado de Estados Unidos y logrando que tanto el gobierno estadounidense como el Consejo de Seguridad de la ONU tomaran la decisión de presionar al gobierno de transición somalí para dejar de utilizar niños como soldados. Esta imagen le hizo ganar a Ed Ou en 2011 el galardón «Young Reportage Award» en el festival de fotografía Visa Pour L’Image. Ed comenta:

«La vida en Somalia ha implicado durante más de dos décadas lidiar con un estado de conflicto constante e inseguridad. Me fascinaba, al tiempo que me producía una gran tristeza, el hecho de ver el efecto que esto tenía en la generación más joven, que había nacido para la guerra. Para estos niños, la guerra no era un hecho extraordinario en sus vidas. Yo sabía que era testigo y que estaba documentando una gran injusticia para ponerla de manifiesto al resto del mundo, sin embargo para estos niños sujetar un arma formaba parte de su rutina diaria. Simplemente traté de reflejar, sin mediar palabra, el día a día de sus vidas».

Marco Di Lauro, EOS 5D Mk II

Gadabedji, Níger

27 de junio de 2010

Imagen de Marco Di Lauro de carne de animales

Marco Di Lauro / Reportaje de Getty Images

Marco Di Lauro se unió a UNICEF UK para documentar la grave crisis alimentaria que afectaba al África Occidental, especialmente a Níger. Las impactantes imágenes del improvisado matadero de la localidad de Gadabedji reflejaban a la perfección la desesperada naturaleza de la situación en la que carniceros compraban la carne de animales recién sacrificados a los pobres granjeros que luchaban por conseguir un poco de dinero para alimentar a sus familias y la cocinaban allí mismo para después venderla en los mercados nigerianos. Las imágenes, tanto en formato impreso como digital, se publicaron en medios sin ánimo de lucro y alcanzaron una gran repercusión internacional. El seguimiento que tuvo la imagen en su proyección en el festival Visa Pour L'Image, seguido de su distribución por medios globales como imagen ganadora del «World Press Photo 2011», garantizaron una magnífica cobertura tanto impresa como digital en todo el mundo. Marco nos comenta:

«Visité la localidad de Gadabedji, Níger, en junio de 2010 y fue el 27 de junio cuando tomé esta fotografía de la "carne colgando" que, posteriormente, ganó el primer premio en la categoría de "Problemas contemporáneos" del certamen World Press Photo de 2011.

UNICEF, con quien ya había trabajo en otras ocasiones, se puso en contacto con mi agencia con la intención de poner de manifiesto la grave crisis alimentaria que afectaba a Níger por la tenaz sequía que arrasaba toda la región de Sahel en África. El recuento de niños gravemente o moderadamente desnutridos alcanzaba ya los 1,6 millones y otro millón estaba en riesgo de malnutrición. Decidí aceptar de inmediato este encargo de dos semanas con el claro objetivo de apoyar la campaña de UNICEF para obtener dinero de donantes anónimos y ayudar así al pueblo nigerino.

En un principio, los medios dudaron en publicar el artículo, principalmente por la gran cantidad de artículos que se publicaban sobre el ciclo de la sequía y el hambre en la región. Más adelante, en septiembre de 2010, Jean-Francois Leroy (director del festival de fotografía Visa Pour L’Image) decidió proyectar la historia y, como consecuencia, esta fotografía en particular logró ganar el World Press Photo en el mes de febrero de 2011. De algún modo, esta imagen en particular parecía captar la atención de la gente al ofrecer algo nuevo, que no se había visto antes, llevándolos a leer el pie de foto y a adentrarse en los detalles de la gravedad de esta crisis.

La repercusión de este trabajo fue enorme y UNICEF logró conseguir varios millones de dólares en tan solo unos meses para ayudar al pueblo nigerino. Sentí que había cumplido con la principal función de un fotoperiodista: lograr captar la atención del público con los grandes problemas que afectan a la humanidad.

Aún recuerdo cómo estaba colocado en el suelo hasta el momento exacto en que hice la foto y la escena me pareció incluso surrealista, al estilo de una obra de Dalí. El olor, los colores, el cielo, la carne colgando de los troncos secos... nunca había pensado en el hecho de que la primera consecuencia de una crisis de hambruna es la muerte de animales seguida de la muerta de seres humanos. Sentí auténtica compasión por todos esos aldeanos que vendían sus animales por tan poco dinero, simplemente para sobrevivir».

Jonathan Torgovnik, EOS 5D Mk II

Puerto Príncipe, Haití

10 de enero de 2011

Imagen de Jonathan Torgovnik de Fort National, Haití

Jonathan Torgovnik / Reportaje de Getty Images

En 2010 Haití sufrió un catastrófico terremoto de magnitud 7,0 Mw, que diezmó todo el país, dejando cientos de miles de muertos y heridos, además de miles de personas sin hogar. Esta imagen de Jonathan Torgovnik fue tomada en el distrito de Fort National, uno de los lugares más devastados de Haití durante el terremoto, como parte de un trabajo para la edición alemana de la revista GEO. La revista, con ediciones propias en más de 20 países, deseaba mostrar a su público internacional las nefastas condiciones en las que la población estaba viviendo en aquellos momentos. Jonathan comenta:

«Esta fotografía fue tomada en Puerto Príncipe, Haití, mientras me encontraba allí para documentar para la revista GEO las actividades de recuperación y reconstrucción de Haití, un año después del devastador terremoto. Recuerdo que pasé el día caminando por las empinadas colinas que rodean los hacinados distritos de Puerto Príncipe, los más dañados durante el terremoto, conociendo a la gente del lugar y escuchando las historias que me contaban los supervivientes. Era evidente que los esfuerzos de reconstrucción eran muy lentos y que la población luchaba intentando hacer frente a la situación con lo que había quedado.

Al subir a una colina vi a un grupo de chicos jugando al fútbol en el tejado de una casa destruida bajo mis pies. Me senté en uno de los lados del camino y tomé esta fotografía. Fue uno de esos momentos en los que todo coincide a la perfección. Los chicos centrados en su juego, la luz era perfecta y la vista de la ciudad densamente poblada era visible con sus colinas hasta el mar. Para mí esta imagen pone de manifiesto la resistencia de las personas y representa la gran fortaleza de una ciudad que estaba atravesando una absoluta devastación».

Brent Stirton, EOS 5D Mk II

Ol Pejeta Conservancy, Kenia

13 de julio de 2011

Imagen de Brent Stirton de un rinoceronte blanco

Brent Stirton / Reportaje de Getty Images

Permanentemente protegido por cuatro centinelas armados, aquí observamos a uno de los últimos ejemplares de rinoceronte blanco del norte del mundo. Por encargo de la revista National Geographic, Brent hizo esta fotografía como parte integrante de una serie para una amplia investigación centrada en el uso de animales para la fabricación de medicinas para el mercado negro. Tras la publicación del trabajo para sus lectores internacionales, el artículo se volvió a publicar en numerosos periódicos y revistas como The Sunday Times, The Guardian, la revista GEO, Paris Match, Newsweek, VIEW, la BBC, The New York Times, Der Spiegel y XL Semanal La gran repercusión periodística y social de la fotografía le valió un premio en el World Press Photo del año 2012. La naturaleza emotiva y, al tiempo, enigmática, de esta historia, que ponía de manifiesto la fragilidad de la existencia del rinoceronte, atrajo a un público de millones de personas a nivel global. Brent comenta:

«Hice esta fotografía en el 2011, precisamente cuando el asunto de los cuernos de rinoceronte estaba de plena actualidad. Había hecho muchas fotografías de cadáveres de animales, algunas de ellas reflejaban el terrible sufrimiento de animales mutilados que habían perdido su cuerno a manos de cazadores furtivos y los habían dejado morir.

Fue la primera vez que pude reflejar la compasión humana con un rinoceronte, me impactó el poder observar a estos hombres junto al rinoceronte y la relación que tenían entre sí. Hice esta fotografía en Kenia en un lugar denominado Ol Pejeta, donde aún se conservan tres de los últimos seis ejemplares de rinoceronte blanco del norte. Este "grandullón" es el último macho de su especie. Imagina ser el último ejemplar de algo en este planeta... eso sí que es sentir la más absoluta soledad.

Desafortunadamente, estamos entrando en una enorme oleada de extinción, magníficos animales como este rinoceronte seguirán el camino del dodo, todo ello porque la humanidad es demasiado ignorante y demasiado arrogante para reconocer que todas las cosas tienen que estar en equilibrio. Aún queda gente maravillosa que dedica su vida a la conservación de la flora y la fauna y en esta foto, precisamente, es posible ver como las personas y los animales pueden llegar lejos cuando el respeto es mutuo. La increíble difusión de esta imagen me demostró que todavía millones de personas se preocupan por su entorno natural. El tiempo es ahora de vital importancia».

Laurent Van der Stockt, EOS 5D Mk II

Jobar, Damasco, Siria

13 de abril de 2013 

Imagen de Laurent Van der Stockt de los rebeldes en Siria

Laurent Van der Stockt / Reportaje de Getty Images

Laurent Van der Stockt viajó a Siria para cubrir un encargo realizado por el periódico francés Le Monde, sin saber que iba a tomar una de las mejores fotografías del conflicto hasta el momento. La fotografía muestra a los rebeldes del Ejército Libre Sirio en el frente de Jobar durante un ataque con gas sarín efectuado por el ejército del presidente Assad. Una vez publicadas las imágenes, tuvieron una enorme repercusión en todo el mundo, especialmente gracias a las redes sociales. Otros medios internacionales como The Sunday Times, L’Espresso y The Huffington Post publicaron también estas fotografías, que utilizaron posteriormente, junto con otras pruebas, líderes mundiales para presionar al presidente Bashar al-Assad acerca del uso de armas químicas en este conflicto. Laurent nos comenta lo siguiente:

«En abril de 2013, cuando se hizo esta fotografía, no existía ninguna información independiente verificable acerca de los avances de las fuerzas rebeldes sirias a las afueras de Damasco.

El objetivo del reportaje consistía en obtener acceso al distrito de Ghuta de la capital. Después de un largo viaje desde Líbano, pude encontrar las posiciones rebeldes más avanzadas. Un día, mientras me encontraba en la frontera de Jobar, el punto más cercano al centro de la ciudad, nos arrojaron proyectiles que contenían gas sarín mientras estaba entrevistando a un soldado. Instintivamente giré mi cámara a esta escena en la que se muestran dos hombres con máscaras de gas, a los que fotografié al tiempo que grababa en vídeo.

La publicación por parte del diario francés Le Monde de la investigación que se llevó a cabo, las muestras de suelo que logramos llevar a casa y las fotos y las grabaciones fueron suficientes para lograr convencer al gobierno francés de que anunciara públicamente que el régimen de Assad estaba utilizando gas sarín como arma química. El gobierno británico tomó la misma decisión una semana más tarde y el presidente de Estados Unidos lo confirmó en su discurso oficial sobre el tema unos días más tarde».

Dan Kitwood, EOS 5D Mk III

Isla de Cos, Grecia

4 de junio de 2015

Imagen de Dan Kitwood de emigrantes en la isla griega de Cos

Dan Kitwood/Getty Images

Esta imagen pertenece a un reportaje de Dan Kitwood y nos muestra a cuatro emigrantes pakistaníes llegando a la playa de la isla griega de Cos desde Turquía. Hasta este momento, alrededor de 30.000 emigrantes han logrado llegar a Grecia en 2015, lo que ha hecho que el país tenga que pedir ayuda a sus homólogos europeos para poder hacer frente a la situación. Si bien en un principio las imágenes se tomaron para el servicio de noticias de Getty Images, numerosos medios internacionales como The Times, Al Jazeera, The New Yorker, The Financial Times, etc. se hicieron eco del mismo y lo publicaron. Dan nos comenta:

«Me encargaron que viajara a la isla de Cos para realizar un artículo sobre el problema de la emigración el 29 de mayo de 2015. La isla griega se ha convertido en el foco de atención internacional por el creciente y constante flujo de emigrantes que siguen llegando a sus costas.

Familias enteras de Siria, Afganistán, Eritrea e Irak y numerosos inmigrantes de Bangladesh en busca de trabajo están comenzando a sobrecargar los limitados recursos de la isla.

Era difícil llegar a comprender lo que hacía que una familia abandonara su país, para embarcarse en un viaje lleno de incógnitas y peligros. Maridos, esposas e hijos adentrándose en el camino de la incertidumbre y sabiendo que en el improbable caso de que lleguen a su destino, seguramente nunca volverán.

En la sexta mañana de mi viaje, me encontraba a orillas del mar observando como una pequeña embarcación intentaba llegar a la costa con sus tripulantes, en su mayoría, pakistaníes. El viaje había comenzado horas antes al amparo de la oscuridad de la costa turca para adentrarse en un mar desafiante. La profunda alegría que sentían al llegar a las costas europeas era palpable. Lo que les espera a esos hombres y si algún día lograrán alcanzar sus sueños, es algo que nunca sabremos».

Si quieres participar en el concurso para ganar una magnífica EOS 5D Mark III, así como una serie de premios conmemorativos de edición limitada, echa un vistazo a la información sobre nuestro concurso de imágenes icónicas.