Cómo utilizar la luz natural

Tanto si fotografías retratos al aire libre como si intentas captar el ambiente de una ciudad durante el día o la belleza de una tarde de verano, el uso de luz natural puede ayudarte a componer imágenes impresionantes. Saber cómo aprovechar las ventajas que te ofrece la luz marcará una gran diferencia en tus fotos. Y no tendrás que invertir en equipo nuevo para apreciar los resultados.

Echa un vistazo al vídeo y sigue leyendo para obtener más información sobre la forma en que cambia la luz en los distintos momentos del día. Descubre cómo usar los ajustes de la cámara para sacarle el mayor partido y dónde colocar el motivo para obtener mejores fotos, independientemente de la cámara que uses.

Sácale partido al momento del día

La luz natural cambia en función del momento del día y del tiempo que hace. Por eso, antes de salir a fotografiar, acostúmbrate a planear por adelantado. Después de todo, no tiene sentido madrugar para fotografiar el río de una ciudad al amanecer si podrías obtener una mejor imagen al ponerse el sol.

Si hace sol y está despejado, la luz será cálida por la mañana, más abrupta al mediodía y más suave durante la tarde. Si tienes tiempo, fotografía la misma escena en diferentes horas del día y compara la luz de las fotos para ver cuál es la que más te gusta.

Evita la luz directa del sol en retratos

La luz directa del sol a mediodía puede producir sombras intensas que podrían resultar poco favorecedoras para los retratados. Intenta fotografiar a las personas a la sombra cuando haya mucho sol o espera hasta la tarde, cuando el sol ofrezca una luz más cálida. Colócate detrás de un edificio o bajo un árbol para difuminar la luz intensa y obtener un resultado más atractivo. También puedes utilizar un flash durante el día para equilibrar los efectos del sol.

Aprovecha el amanecer o anochecer

La hora antes del amanecer o justo después del anochecer, conocidas como las «horas mágicas», son las preferidas por los fotógrafos profesionales ya que ofrecen la mejor luz del día. Como el sol se encuentra en una posición más baja en el cielo, la luz horizontal proyecta largas sombras y baña a los motivos de un cálido resplandor. Es la hora perfecta para fotografiar retratos urbanos, expresar la belleza de la naturaleza o captar los reflejos del agua.

Controla el balance de blancos de la cámara

Algunas luces parecen doradas y tostadas. Otras son frías y azules. Mientras los ojos se ajustan de forma natural para que los colores se vean igual en distintas condiciones de iluminación, las cámaras dependen de un ajuste llamado balance de blancos. Este determina la forma en que la cámara ve la luz y te permite controlar los tonos de la luz con la que trabajas. También se puede configurar para compensar cuando la luz es demasiado baja o demasiado caliente.

Existen siete ajustes estándar de balance de blancos en la mayoría de cámaras réflex digitales, sin espejo y compactas avanzadas de Canon. El equilibrio de blancos automático es el valor predeterminado para la mayoría de condiciones de iluminación. Selecciona el modo Luz de día si usas la cámara cuando hay mucha luz o escoge Nublado y brumoso o Lugares con sombra. Tungsteno o Fluorescente pueden ayudarte a equilibrar los colores si vas a fotografiar en interiores.

La mejor forma de comprobar cuál es el mejor balance de blancos es hacer varias fotos con diferentes ajustes. Así podrás estar seguro de que no pierdes las características del color que quieres.

Crea tu propio reflector para reflejar la luz natural

Los reflectores son una forma sencilla de utilizar la luz natural y de proyectarla sobre el motivo. No es necesario que compres uno en una tienda de fotografía profesional. Por lo general te bastará con usar una lámina blanca, plateada o dorada adherida a un cartón para crear el efecto que deseas.

Sé atrevido y experimenta

Experimentar con la luz natural te ayudará a comprender su funcionamiento, el tipo de luz que más te conviene y cómo se ve en la imagen. Aprender a ver y captar la luz puede llevarte algo de tiempo, así que intenta que sea lo más divertido posible. Sal a la calle y fotografía escenas con iluminación poco habitual, y saca el mayor partido posible al tiempo, las estaciones y las distintas horas del día.

Explora la experiencia interactiva de Surfistas de ciudad aquí.