Detrás del objetivo: Richard Walch, Embajador de Canon

El fotógrafo alemán y Embajador de Canon, Richard Walch, comenzó su carrera hace más de 25 años realizando fotografías en competiciones de snowboard y esquí. En la actualidad se ha especializado en la realización de espectaculares instantáneas de acción en la nieve y en arriesgados deportes acuáticos. Siempre está en marcha con la intención de descubrir lo que la tecnología tiene que ofrecer y cómo puede influir en su fotografía y grabación de forma positiva.

Recientemente, Richard viajó al sur de Argentina para hacer fotografías para nuestro último artículo de Come and See, el skijöring. Hemos conversado con él acerca de los retos que supone hacer fotografías desde un helicóptero y captar rápidos movimientos.

Richard Walch preparándose para su sesión fotográfica

¿Qué originó tu interés por la fotografía?

«Cuando tenía 16 años, había dos cosas que me fascinaban: la fotografía y el snowboard. Me di cuenta de que no era lo suficientemente bueno como para convertirme en un snowboarder profesional y lograr el patrocinio de una marca, por lo que decidí coger mi cámara e irme a la montaña para fotografiar snowboarders y competiciones de snowboard. Durante unos diez años, pude disfrutar del deporte al máximo y formar parte de la comunidad de snowboard internacional, buscando la mejor nieve por todo el mundo. Tan solo me dejé llevar por mi corazón, sin saber que todo esto iba a formar parte de mi carrera profesional».

Montañas de la Patagonia captadas por Richard Walch

¿Qué es lo que te gusta de trabajar al aire libre?

«Me encanta pasar el día al aire libre sintiendo en mi cara el aire frío, casi crujiente, la escalada y el momento en el que llegas a una cima. Es un momento tan real y eso es lo que más me gusta fotografiar. Para lograr obtener la mejor luz en las fotografías, suelo escoger momentos muy concretos del día, ya sea a primera hora de la mañana o al anochecer. A veces termino pasando toda la noche en una montaña.

Tanto la fotografía de deportes como el snowboard y la navegación, me permiten ponerme en contacto con personas que comparten mi misma pasión: nos levantamos a las cinco de la mañana con dos objetivos absolutos: por una parte, llegar sano y salvo a casa y por otra, conseguir las fotografías más impactantes».

Río de la Patagonia captado por Richard Walch

¿A qué retos te enfrentas a la hora de captar acciones de ritmo rápido?

«Ni la naturaleza, ni los deportistas te esperarán a que les hagas una fotografía, por lo que tendrás que tener tu kit muy bien organizado y estar siempre preparado. Para la fotografía de atletas, es necesario trabajar con ellos. Intenta siempre conversar con ellos, sugerirles la forma de conseguir una fotografía perfecta. A cambio, ellos te explicarán qué objetivos se han marcado para su jornada. Una vez que sepas cómo hacer buenas fotografías de snowboarders o esquiadores, podrás considerarte un experto en la fotografía de acciones de rápido movimiento».

Durante nuestro viaje a Argentina, hiciste las fotografías desde un helicóptero. ¿Fue demasiado complicado?

«Mi primer objetivo consistía en hacerme con el terreno un día antes de comenzar nuestra sesión fotográfica sobre el skijöring. Para un fotógrafo, el helicóptero es la mejor herramienta para conocer y comprender la geografía, así como para hacer excelentes fotografías. Sin embargo, para obtener las mejores tomas, tendrás que dejar abierta por completo la puerta del helicóptero. Al dejarla abierta, tendrás que utilizar un arnés de escalada para estar totalmente sujeto y garantizar tu seguridad. Por supuesto que sientes miedo, pero mi truco consiste en prepararme al 100% antes del despegue y en centrarme después únicamente en las fotografías, por lo que te aseguro que no te quedará tiempo para preguntarte ni sobre lo que estás haciendo ni sobre dónde estás (es demasiado tarde de todos modos...). Puesto que he decidido volar, voy a intentar sacar el máximo partido a la experiencia y confiar en el piloto. Si no te sientes seguro, mejor quédate en tierra».

Richard Walch haciendo fotografías desde el helicóptero

Montañas de la Patagonia captadas por Richard Walch

¿Ha sido uno de los proyectos más arriesgados de tu carrera?

«(Risas) ¡No!

En realidad, la sesión fotográfica que dedicamos al skijöring ha sido una de las cosas más arriesgadas que he hecho en mi vida. Iba montado en una motonieve a 45 km/h. La distancia que había entre el caballo y yo era de menos de 2 metros y estaba colocado en paralelo en dirección hacia su barriga. Recuerdo que pensé, "¿Qué ocurriría si el caballo chocara con la motonieve o viceversa?". Pero después de una fracción de segundo me obligué a relajarme y a concentrarme en este increíble momento. A pesar del posible peligro, nunca sentí tanta energía positiva por parte de un animal. Pasado el momento, estaba tan animado, que decidí resistir y seguir adelante».

Richard Walch haciendo fotografías del skijöring desde una motonieve

¿Cómo te ayuda la conectividad de los productos Canon en tu trabajo?

«Como fotógrafo, tienes que mostrar a las personas constantemente lo que haces. Algunas personas pueden compartir fotografías desde su teléfono, pero esto es demasiado limitado para las cosas que suelo hacer. Siendo fiel a mis objetivos, lo que deseo es hacer fotografías y compartir las mejores directamente. Mi equipo incluye una PowerShot G7 X que es realmente manejable si estoy de viaje y deseo compartir algunas fotos. Con un solo toque puedo conectarla a la aplicación Canon de mi smartphone. Para el procesamiento y uso compartido posterior, tan solo tengo que hacer un par de clics».

Richard Walch con la EOS M3 en Patagonia

¿Cuáles son tus próximos planes?

«Esperar a la nueva temporada de invierno y comenzar el ciclo de nuevo. Quizás otro viaje en helicóptero a Alaska en abril si Papá Noel sigue tomando nota de peticiones y deseos».

Puedes ver más obras de Richard Walch aquí.