Detrás del objetivo: Helen Bartlett

Convertir la pasión por la fotografía en una carrera profesional

Fotógrafa de retratos familiares, Helen Bartlett

de helenbartlett.co.uk

Helen Bartlett, comenzó fotografiando niños cuando era adolescente, en el jardín de infancia de su madre, al sur de Londres. Inició su carrera profesional en 2003 y ahora es una de las fotógrafas de retratos familiares más prolíficas y reconocidas del Reino Unido. Sus imágenes en blanco y negro aprovechan la luz ambiental para expresar el espectro emocional de la vida familiar. La entrevistamos para conocer los desafíos a los que se ha enfrentado para convertir su pasión por la fotografía en un trabajo a tiempo completo.

¿Cuándo empezaste a interesarte por la fotografía?

Mi padre era un ávido fotógrafo cuando era pequeña, por lo que teníamos un cuarto oscuro en casa. Mis hermanos y yo teníamos cámaras manuales, hacíamos muchas fotos en blanco y negro, y revelábamos e imprimíamos nuestras propias imágenes. Al mismo tiempo, mi madre dirigía un jardín de infancia en casa durante la semana. Al llegar a la adolescencia, empecé a fotografiar a los niños y a vender las imágenes a sus padres para sacarme un dinerillo. Lo seguí haciendo mientras estudiaba en la universidad, ya que siempre había querido ser fotógrafa. Sin embargo, pensaba que no era más que un sueño y que acabaría haciendo otra cosa.

Niños cocinando, realizada por Helen Bartlett

¿Cómo se convirtió en tu carrera profesional?

Tras haber probado otros trabajos, como aún quería ser fotógrafa, mi hermano mayor me dejó algo de dinero para fundar una empresa de fotografía de niños y parece que fue una decisión muy oportuna. La fotografía digital empezaba a ser cada vez más asequible, por lo que me hice con una Canon EOS 10D, me compré un ordenador y viví con mis padres mientras conseguía establecer la empresa.

Niña en un columpio, realizada por Helen Bartlett

¿Qué retos tuviste que superar?

Los aspectos más desafiantes de empezar de cero por aquel entonces eran los mismos que ahora. Lo más difícil es conseguir clientes. Puedes hacer las mejores fotos del mundo, pero si no te conoce nadie, no hay manera de conseguir más clientes. Además, al empezar en esto, aprender a trabajar con niños requiere tiempo y experiencia. Recuerdo una ocasión en la que estaba fotografiando a cuatro niños pequeños en un bajo en un día lluvioso. Parecía un trabajo interesante, divertido y desafiante. Cuanto más trabajas con niños, descubres más formas de sacar lo mejor de ellos, sobre todo para asegurarte de que todo el mundo se lo pasa en grande durante el proceso.

¿Qué consejos les darías a los fotógrafos noveles que aspiran a ser profesionales?

Hay que tener en cuenta que la fotografía rara vez da para hacerse rico. Requiere mucho trabajo, así que antes de que la gente deje su puesto de trabajo, es importante recordar que las cosas no ocurren de la noche a la mañana.

Les diría que aprendan tanto como puedan. Internet es una fuente de recursos excelente para encontrar consejos prácticos y pulir la técnica. Pero sin duda, lo fundamental es practicar. No hay nada como hacer fotos de verdad. Una buena idea es empezar haciendo fotos de amigos y familiares antes de empezar con encargos pagados. Cuanto más se fotografía, más trucos se aprenden y más se aprende a definir un estilo propio.

Niña en un carrusel, realizada por Helen Bartlett

¿Qué equipo utilizas en la actualidad?

Suelo utilizar dos cámaras Canon EOS-1DX porque son resistentes y se adaptan a cualquier situación. Los niños se mueven muy rápido, por lo que es necesario poder captar el movimiento, y además, nunca sabes lo que te va a caer encima al jugar con críos frenéticos: arena, agua, juguetes... de todo.

Suelo utilizar objetivos de focal fija. Para las sesiones al aire libre, utilizo un objetivo EF 35 mm f/1,4L II USM de Canon y un EF 85 mm f/1,2L de Canon. Para interiores uso un EF 35 mm f/1,4L II USM de Canon y un EF 50 mm f/ 1.2L USMM de Canon. Si fotografío a niños menores de un año, también suelo llevar conmigo un objetivo macro.

Si alguno de mis clientes quiere fotografiar a sus hijos, suelo recomendar que empiecen con objetivos Canon de focal fija económicos como el EF 50 mm f/1,8 STM. ¡Son fantásticos! Están muy bien para familiarizarse con la abertura y la velocidad de obturación. Además recogen mucha luz, por lo que vienen muy bien para fotografiar niños en interiores.

¿Cuáles han sido los puntos álgidos de tu carrera hasta la fecha?

Mi trabajo se ha publicado en la prestigiosa revista Photo World de China y hace poco di una charla en la Apple Store de Londres. Pero en realidad, el logro que más me enorgullece es tener clientes que me piden que vuelva a hacer fotos de sus familias a medida que van creciendo.

Niña saltando sobre un sofá, realizada por Helen Bartlett

Consulta los consejos de Helen para realizar bonitos retratos familiares o conoce su trabajo más de cerca en helenbartlett.co.uk.

Todas las imágenes © Helen Bartlett