Artículo

El ascenso imparable de la autopublicación

Cómo la impresión digital ha facilitado la individualidad y qué será lo siguiente

Man typing on computer sat at desk

Autopublicación: el mercado de un vistazo

El estigma de la autopublicación está desapareciendo. No hace mucho tiempo, este rincón del sector del libro se veía como el último recurso para los escritores. Pero, como se demostró en la Feria del Libro de Frankfurt recientemente, la publicación independiente se está convirtiendo cada vez más en la primera opción para muchos aspirantes a autores, que están aprendiendo a competir con los grandes editores y, en algunos casos, los superan en ventas.

Gracias a empresas como Kindle Direct Publishing, las plataformas digitales son ahora un canal clave para los autoeditores. Los escritores se ven atraídos por la autopublicación de libros electrónicos por el control creativo, el acceso a mercados mundiales y la promoción independiente. También existe un incentivo económico: según Publishers Weekly, los escritores conservan todos los derechos y ganan entre un 60 % y un 80 % del precio de venta de los royalties de sus libros electrónicos.

Sin embargo, aunque el soporte digital permite publicar el contenido y venderlo directamente al consumidor, la mayoría de autoeditores sigue prefiriendo conservar copias impresas tangibles de su trabajo. La prueba está en el informe sobre el sector de la autopublicación de UKSG: entre 2011 y 2016, el número de libros electrónicos creció de 88 238 a 148 311, un aumento del 68 %. Por el contrario, los libros impresos crecieron de 158 972 a 638 624, un aumento del 301 %.

Nadie habría podido predecir este aumento. Hace unos años, era muy improbable que los libros autopublicados fueran seleccionados por editoriales de alto nivel. En la actualidad, esa expectativa ha cambiado por completo, ya que los editores utilizan los datos de ventas de los títulos autopublicados para detectar a futuros autores y adquirir derechos de autor, mientras que los impresores de libros rentabilizan las nuevas oportunidades de negocio gracias a los autoeditores.

Rows of books in library

Qué supone la autopublicación para las editoriales

De forma parecida a lo que ocurre en los sectores del cine y la música, el sector de la publicación se mueve en gran parte por los grandes éxitos. Tom Weldon, presidente de Penguin Random House UK, reconocía este hecho en 2016 al afirmar: «Cuando una editorial tiene un éxito de ventas, lo fácil es seguir publicando lo que ya ha tenido éxito, pero existen escritores increíbles a los que no estamos ayudando. Todo el sector debe cambiar».

La autopublicación tiene el potencial de perturbar el statu quo. Ahora, se publican más libros de forma independientes que de forma tradicional. La mayoría de ellos los consumen los círculos cercanos de los autores, pero aquellos que funcionan bien entre la crítica y los lectores tienen el potencial de ser seleccionados por editoriales de alto nivel.

Uno de los avances más interesantes de los últimos años es que la autopublicación se ha convertido en una forma eficaz de probar el mercado e identificar el tipo de contenido que es popular entre los lectores. En el caso de las editoriales, la capacidad de probar un título con una pequeña tirada de impresión inicial reduce el riesgo financiero que supone promocionar un libro que puede que no funcione según lo esperado, y cuyas existencias sin vender se tendrán que destruir.

También permite a los editores saber qué autores deberían tener en cuenta para firmar un contrato de publicación. Autores como E. L. James (Cincuenta sombras de Grey), Andy Weir (El marciano) y Hugh Howey (Espejismo) publicaron inicialmente su trabajo de forma independiente como libros electrónicos de Kindle antes de que grandes editoriales los eligieran y se convirtieran en superventas internacionales en formato impreso.

Two colleagues reviewing work on computer in a print room

La relación entre la impresión digital y la autopublicación

Los impresores de libros tienen mucho que ganar con el auge de la autopublicación, especialmente aquellos que ofrezcan servicios de impresión digital de tiradas cortas. La autopublicación funciona bien en formato digital bajo demanda, que puede ser una opción mucho más económica en comparación con los costes asociados a la impresión offset de alto volumen.

Los avances en la tecnología de impresión digital han aportado numerosos beneficios, como tiradas más cortas, flexibilidad en los pedidos, así como optimización de la gestión de existencias y el tiempo de comercialización. Apostar por nuevos autores no probados ha dejado de ser un riesgo. Con un modelo de producción bajo demanda que permite la producción rentable de un solo título, incluso los libros más desconocidos pueden convertirse en oportunidades asequibles.

Sin embargo, los beneficios de la impresión digital para la cadena de suministro editorial van más allá de la gestión de tiradas que son demasiado cortas para una producción offset económica o de minimizar el capital invertido en el inventario. Los impresores de libros también tienen la oportunidad de ampliar su propuesta de valor cumpliendo una función consultiva con empresas de autopublicación más pequeñas.

Sin los presupuestos de las editoriales de mayor nivel, las empresas de autopublicación necesitan gestionar sus costes y recursos de forma más estratégica. Los impresores de libros con amplia experiencia en el sector de la publicación pueden ayudar a estas empresas asesorándolas sobre cómo gestionar mejor los pedidos, ajustas las estimaciones, optimizar su cadena de suministro y mejorar el retorno de la inversión general.

Woman taking e-reader off bookshelf

La deuda de la autopublicación con la impresión digital

La época en que las editoriales tenían la última palabra sobre los libros que decidían imprimir y lanzar en las librerías ha quedado atrás. Durante la última década, el sector mundial del libro ha presenciado la democratización de la publicación, ya que un número creciente de libros se publica de forma independiente cada año, y no solo en formato de libro electrónico.

Aunque las plataformas de libros electrónicos han ayudado a los aspirantes a autores a tomar el control del proceso de publicación de su libro, la tecnología de impresión digital y la impresión bajo demanda han impulsado una gran parte del boom de la autopublicación, ya que han abierto las puertas a los aspirantes a autores y han ayudado al mismo tiempo a los impresores de libros a que la producción de tiradas pequeñas sea más rentable.

La cambiante economía de la publicación, habilitada por la impresión digital, crea un panorama en el que han florecido la creatividad y la innovación en la escritura, sin la presión de la necesidad de vender millones de copias de cada título. El formato digital hace que la estrategia de cola larga sea viable para los editores. Acaba con las barreras de acceso, abonando el camino para una futura publicación en la que se fomente positivamente el contenido alternativo y especializado.

A su vez, los productores de libros que sean capaces de gestionar tiradas cortas o incluso impresión bajo demanda estarán mejor posicionados para prosperar en un sector que se alejará del volumen y recompensará el contenido único.

Escrito por Tino Wägelein
Business Development Manager, Canon Europe


Soluciones relacionadas

Más información

Descubre el poder de la impresión digital