Artículo

Digitalidad frente a digitalización: nuevas ideas, nuevas oportunidades

Hay que cambiar la mentalidad para abrir nuevos modelos de negocio, afirma Sven Fund

Sven Fund presenting at FBF 2017

La evolución de la edición de libros

Desde mi conocimiento del mundo de los editores y los tecnólogos, me interesa mucho el impacto que está teniendo la innovación tecnológica en el sector editorial. La llegada de los lectores electrónicos, el inesperado aumento de la popularidad de los audiolibros y la compleja relación entre Amazon y los editores han desempeñado papeles muy importantes a la hora de modelar el sector.


Pero quizá el cambio más importante de la pasada década sea que los lectores están cada vez menos atados al libro como producto tangible, puesto que ya no se encuentra en el centro de nuestro consumo de medios. En esta era de la digitalidad, resulta más adecuado pensar en términos de «contenido».


Antes de explorar las implicaciones de este cambio de perspectiva para el sector editorial en general, es necesario destacar la diferencia entre la «digitalidad» y la «digitalización».

Un cambio de perspectiva

Con el proceso de digitalización, el modelo de negocio sigue estando esencialmente basado en la impresión: el editor toma el contenido ya disponible para impresión, lo rediseña para una plataforma digital como un lector electrónico y simplemente lo revende en un formato nuevo. En el contexto de la «digitalidad», el contenido nace en formato digital y abre nuevas vías a modelos de negocio totalmente nuevos.


En principio, esta estrategia de publicación digital está más en sintonía con nuestra era tecnológica y cabe esperar que las editoriales quieran adoptarla para su propio negocio. Sin embargo, lo digital debe verse como una mentalidad, no como una tecnología; y si gran parte de los editores piensan adoptarla, primero deben mejorar su gestión de la innovación.

Two women looking at iPad


La realidad es que, con la tecnología disponible actualmente, el contenido se puede actualizar, redistribuir digitalmente e incluso reimprimir bajo demanda.

Sven Fund, fullstopp

Hay dos tipos de editores: los que reinventan su negocio y los que se resisten a la innovación hasta que esta se convierte en una solución de amplia adopción. Tu enfoque puede ser proactivo o reactivo. Aún hay editores que siguen siendo «digitalmente analfabetos»; puede que tengan acceso a los productos digitales y conozcan sus beneficios, pero aún no han abrazado por completo las posibilidades de la «digitalidad».


Con esto en mente, podemos asumir que los editores no están aprovechando por completo las características tecnológicas disponibles en su sector y, por tanto, no comprenden todo el impacto que puede tener la tecnología de publicación de libros en la manera en que trabajan.


Los integrantes del sector editorial que se esfuerzan en abrazar el «contenido» como un concepto dinámico son los mismos que siguen viendo el libro como un producto tangible de un solo uso, que se imprime y se distribuye una vez antes de transferirlo a otra plataforma. La realidad es que, con la tecnología disponible actualmente, el contenido se puede actualizar, redistribuir digitalmente e incluso reimprimir bajo demanda.


Es por eso por lo que deberíamos animar a más editoriales a adoptar la mentalidad digital: para aprovechar las posibilidades que ofrece la gestión dinámica de contenidos y la tecnología de impresión digital.

Young woman reading book on train

La mentalidad digital

Una mentalidad digital permite a los editores abrazar un futuro en el que las tiradas cortas y el envío bajo demanda sean posibles, y en el que una gestión más proactiva del ciclo de vida de la publicación les permita maximizar el valor comercial de su contenido y hacerlo más accesible para los consumidores.


Por otro lado, si los impresores de libros han invertido en una producción digitalizada, pueden desempeñar un valioso papel motivando y guiando a sus editores para que piensen de forma digital e implementen procesos optimizados con una base principal digital para permitir modelos de negocio que les ayuden a innovar.


Como ves, la innovación en la publicación de libros no es un proceso unidireccional. Es más probable obtenerla mediante una colaboración continua y trilateral entre editoriales, impresores de libros y proveedores de soluciones tecnológicas.

Escrito por Sven Fund


Sven Fund es el fundador y director ejecutivo de fullstopp, una asesoría para editoriales académicas que ofrece orientación estratégica sobre distintas cuestiones, que van desde la gestión del cambio a las fusiones y adquisiciones. La empresa de Sven no solo trabaja con proveedores, como empresas de impresión o distribuidores, sino que también actúa como interfaz entre las bibliotecas académicas y los editores.

Soluciones relacionadas

Más información

Descubre el poder transformador de la impresión digital

Habla con nuestro equipo