BUSINESS BYTES

¿En qué consiste un enfoque de «primera prioridad: móvil»?

  • Publicado hace 1 año
  • 3 min de lectura

Como director de tecnología, no se puede permitir ignorar el hecho de que la mayoría de los consumidores conocen su marca en línea en el móvil. Algunas estadísticas que merece la pena resaltar: hay cinco veces más smartphones que ordenadores y, solo en EE. UU., los dispositivos móviles suponen el 55 % del uso de Internet en comparación con el 45 % de los PC. Todavía más convincente es el hecho de que el 70 % de las búsquedas en móviles da lugar a actividad en los sitios web en el plazo de una hora (fuente: Searchfest 2015).

En su libro Mobile First, Luke Wroblewski argumenta que deberíamos pensar primero en los usuarios de los dispositivos móviles, no solo porque recogeremos los frutos del crecimiento actual de los móviles, sino porque también nos preparará para el crecimiento explosivo que se prevé para el futuro.


Tres motivos por los que debería adoptar una estrategia «primera prioridad: móvil»:

1.    La filosofía «primera prioridad: móvil» aprovecha el crecimiento actual y le prepara para el futuro

En su libro, Wroblewski hace una comparación muy interesante: resalta el hecho de que aunque todos los días se activan 1450 millones de dispositivos smartphone, solo nacen 317.124 personas. Por lo tanto, el crecimiento de los smartphones está sobrepasando con creces al crecimiento de la población. Cita el ejemplo de Yelp, un servicio de reseñas muy popular: actualmente solo el 7 % de su público total utiliza sus productos móviles.  No obstante, lo interesante es que ese 7 % es responsable del 35 % del total de búsquedas de todos sus productos. Incluso si no le convence el valor inmediato que podría tener para su empresa actualmente, al pensar primero en la plataforma móvil, estará preparando su empresa para el futuro.

2.    El enfoque «primera prioridad: móvil» le obliga a centrarse en lo importante

Wroblewski identificó varias limitaciones de los dispositivos móviles (entre las que se incluyen el tamaño de pantalla y el rendimiento) que pueden mejorar la experiencia móvil del usuario. Los tamaños de pantalla más pequeños disponibles en los móviles obligan a los diseñadores a eliminar los aspectos irrelevantes y poco útiles de sus diseños. Con demasiada frecuencia, las empresas quieren rellenar todos y cada uno de los píxeles disponibles y en consecuencia, saturan sus páginas web resultando difícil navegar en ellas y utilizarlas.
Sin embargo, a la hora de desarrollarlas para un dispositivo móvil, la pérdida de tamaño de pantalla obliga a los equipos de diseño y desarrollo a centrarse en lo realmente importante porque no hay espacio para ningún elemento que no sea esencial.
Wroblewski señala con razón que, para gestionar su empresa de forma eficaz, tiene que entender muy bien a sus clientes y su negocio. Al diseñar para un dispositivo móvil, se ve obligado a tener una visión del negocio clara y bien enfocada.

3.    Adoptar el enfoque «primera prioridad: móvil» permite usar nuevas capacidades

Las personas utilizan sus dispositivos móviles en cualquier lugar. Por este motivo, surgen constantemente nuevas oportunidades de atender mejor a los clientes. Un ejemplo claro es la detección de ubicación. Un dispositivo móvil puede localizar la ubicación exacta de un usuario con mayor precisión que un ordenador de sobremesa y esto se puede utilizar para ofrecer información relevante sobre su ubicación o entorno específico.
Sencillamente, si no adopta la filosofía «primera prioridad: móvil» con contenidos en línea, corre el riesgo de quedarse atrasado…