BUSINESS BYTES

Liberar el poder de la información

  • Publicado hace 3 años
  • 2 min de lectura

Por David McCandless

Data-journalist and information designer,

Autor: David McCandles. David es un periodista de datos y diseñador de información británico. Es el fundador del blog Visual Information Is Beautiful y autor del libro del mismo nombre.


Utilizar la información en el trabajo para impulsar la eficiencia es una práctica bien establecida. Big data o «inteligencia de datos» se ha convertido en un mantra empresarial y han surgido marcas reconocidas en todo el mundo alrededor de la idea relativamente sencilla de procesar y organizar los datos y la información. Sin embargo, a pesar de este enfoque de la empresa centrado en los datos, la información sigue siendo un recurso mal manipulado.


Si la información se muestra de forma inadecuada, es posible que no consiga comunicar el argumento o mensaje deseado. Formatos de visualización de datos empresariales estándar como los gráficos y tablas se suelen incorporar a informes y presentaciones de forma inconsciente. Y, en vez de aportar valor, diría que esto podría estar perjudicando en gran medida a su activo más importante.


La información solo es útil si se presenta de tal manera que los responsables de la toma de decisiones la puedan comprender, interiorizar y tomar medidas. Una visualización eficaz de los datos puede permitir a las empresas interpretar datos que, de otro modo, estarían en bruto y serían difícil de comprender. En conclusión, con la interpretación y presentación adecuada, los datos se pueden convertir en su herramienta y aliado más potente.


Para poder visualizar los datos de forma correcta, es necesario que la información sea autónoma y proporcione argumentos claros. No olvide proporcionar el contexto. Por ejemplo, un informe de facturación cuatrimestral que muestre únicamente una lista de cifras de xx millones de euros solo resulta valioso si se le aporta contexto y se encuadra en una comparación con los cambios de un año a otro, la competencia o con el mercado en general. Y asegúrese de mostrar los datos adecuados. Si incluye todos los datos que tenga a mano para presentar la imagen completa, fracasará. Los responsables de las empresas necesitan poder desglosar los datos rápidamente. No se les debería dejar con la ardua tarea de descifrar fragmentos de conjuntos de datos.


Estoy convencido de que la información que sirve para ilustrar es el combustible que alimenta una empresa de éxito. Para que el combustible llegue a todas las partes de su organización, debe compartirse con toda la plantilla.


Su información es demasiado importante para que termine en manos de alguien que no sepa cómo gestionarla, comprenderla o presentarla. En mi opinión, la información que se expone bien, muestra una imagen más clara y concisa que cualquier hoja de cálculo. Los gráficos informativos bien diseñados pueden comunicar, inspirar y motivar de una manera que los gráficos de barras y circulares estándar predeterminados no pueden.


Hágase a sí mismo la pregunta ¿cuál es la forma más eficaz de comunicar con un público y de hacer que se escuche su mensaje?


De hecho, los datos bonitos o bien presentados son una herramienta excelente sea cual sea su público. La cantidad de información que tenemos a nuestra disposición hoy en día puede resultar difícil de gestionar y la tentación es no dedicarle el tiempo necesario. Pero la realidad es que con solo colocar los datos en un formato conciso, contextualizado y bonito, podrá eliminar el ruido y asegurarse de que se escuche y vea su argumento.