BUSINESS BYTES

La pregunta del millón de euros sobre las inversiones malgastadas

  • Publicado hace 3 años
  • 2 min de lectura

Empresas de toda Europa están derrochando millones de euros en inversiones en productos y servicios de TI. ¿Es la suya una de ellas? Es probable que lo sea y ni siquiera se haya dado cuenta. La pregunta obvia que hay que hacerse es ¿cuál es el motivo de todo este derroche? Parece que el principal motivo es que los empleados utilizan mal o ignoran una gran parte de estas adquisiciones de tecnología. ¿Por qué?


¿Se debe quizá a que no son las adecuadas? ¿Le está proporcionando a los empleados lo que realmente desean y necesitan? ¿Les ha consultado a lo largo del proceso de adquisición? Si es así, este es el primer paso para conseguir su respaldo y para asegurarse de que utilicen la tecnología en la que ha invertido. No obstante, para asegurare de que sus empleados apoyen totalmente las nuevas adquisiciones de tecnología, no es suficiente con comunicarlo sino que también es necesario proporcionar formación.


Los programas de formación son el punto de inicio natural. Sin embargo, la palabra «formación» es un término amplio y no es suficiente con centrarse en un solo aspecto, como el almacenamiento eficiente de documentos, con la esperanza de que esto produzca un retorno de todas las inversiones de TI. En su lugar, la formación debe estar estructurada en toda la empresa y demostrar con claridad de qué manera puede mejorar la productividad y la rentabilidad, a la vez que resaltar las consecuencias que tendría la adquisición de tecnología equivocada para toda la organización. Además, las iniciativas de formación también deben repetirse y actualizarse con frecuencia a medida que las herramientas empresariales se siguen adaptando y evolucionando.


Un grupo de empleados que se suele sentir excluido es el personal que trabaja de forma remota (tanto los que se desplazan como los que trabajan desde casa) porque sencillamente no están nunca cuando se celebran las sesiones de formación. Con la previsión de que el número de trabajadores remotos de todo el mundo alcance los 1300 millones en 2015, esta cuestión nunca ha sido más oportuna. ¿Está preparado para cumplir con los requisitos de una plantilla móvil cada vez mayor? Aunque la mayoría de los empleados cree que su empresa tiene sistemas adecuados de acceso remoto, algo más de la mitad de estos trabajadores cree que la información se pierde debido a la forma de almacenarla y un tercio cree que es difícil mantener un control de las versiones de los documentos. Es evidente que se trata de un área que necesita mejorar y el diseño de un buen programa de formación que sea accesible para los que no trabajan desde la oficina podría ser la respuesta.


Para asegurarse de que obtiene un retorno de las inversiones en TI de su organización, es esencial evaluar su infraestructura de TI y cómo se utiliza esta, tanto en la oficina como de forma remota. Una vez que los responsables de la toma de decisiones comprendan exactamente con qué están trabajando, no se podrán negar las ventajas de la formación puesto que dos tercios de los que han recibido formación dicen que son capaces de sacarle el máximo partido a la tecnología a la hora de gestionar su información. La inversión no implica solamente adquirir soluciones nuevas, también hay que evaluar toda la empresa y el comportamiento de los empleados para identificar en qué aspectos puede el aumento de productividad dar lugar a un aumento de rentabilidad.