BUSINESS BYTES

El Small data puede suponer una gran diferencia para su empresa

  • Publicado hace 2 años
  • 3 min de lectura

La empresa de estudios de mercado IDC ha informado recientemente de que el tamaño del universo digital se duplica cada dos años y de que se multiplicará por 10 entre 2013 y 2020, desde 4,4 billones de gigabytes a 44 billones de gigabytes.

Para que nos hagamos una idea, la cantidad de información almacenada llenaría una pila de tabletas iPad Air que llegaría a dos tercios de la distancia a la luna. En 2020, serían 6,6 pilas.

En consecuencia, el Big Data seguirá creciendo rápidamente a medida que el Internet de las cosas y la tecnología "wearable" conectan a la red más sensores recopiladores de datos. No obstante, mientras que todos se pelean por intentar comprender esta cantidad enorme y no estructurada de datos, el tamaño no es siempre garantía de calidad.

Parece casi una contradicción pero la clave para entender los retos empresariales está en el Small Data, es decir, la información que se utiliza para determinar la situación y se deriva de Big Data mediante el análisis. Centrarse en los detalles pequeños repercute de forma positiva en el rendimiento porque es esta información la que impulsa las actividades basándose en lo que está pasando ahora.

Para tener éxito, los líderes digitales deben ayudar a los empleados a sacar partido de las tendencias que aumenten la competitividad y el servicio al cliente. Esta ayuda debería centrarse en cuatro áreas clave: demanda, análisis, presentación y optimización.

En primer lugar, reconozca que no se puede medir lo que no se entiende y deje de preocuparse por el Big data. Los líderes digitales deberían pasar tanto tiempo como sea posible con sus compañeros de trabajo para permitir al equipo de TI descubrir los detalles pequeños de los objetivos generales de la empresa.

Lleve esos conocimientos sobre las preocupaciones de la empresa a la fase de análisis. Piense en cómo recopila datos la organización y en cómo podrían las herramientas analíticas extraer la información esencial de sistemas y bases de datos independientes. Colabore con las principales partes interesadas y cree un análisis de la situación competitivo a fin de hacer coincidir los proyectos de inteligencia empresarial gestionados por el equipo de TI con los objetivos a largo plazo de la organización más general.

A continuación, cree una presentación, como un tablero de control, que dote de inteligencia de negocio a los ejecutivos. Presente los detalles pequeños sobre los diez o doce factores (como las ventas mundiales, los pedidos en el proceso de ventas y la satisfacción de los clientes) que supondrán una diferencia en el modo en que opera la empresa, tanto ahora como en el futuro.

Es decir, utilice el Small data para eliminar las dudas de los procesos empresariales. En vez de confiar en campañas generales, los profesionales de marketing deberían colaborar con los ejecutivos de TI y averiguar cómo extraer los datos de las distintas fuentes de la empresa. Al centrarse en las tendencias y los detalles pequeños, la empresa puede identificar qué clientes son importantes y qué productos es probable que compren.

También se puede usar el Small data para poner a punto los procesos internos y facilitar su uso compartido al hacer que los empleados de toda la organización colaboren y pongan en común sus conocimientos. Al aprovechar las experiencias de los distintos departamentos, la empresa puede empezar a resolver desafíos mayores, como las carencias de talento latentes y los problemas de atención al cliente antiguos.

Una vez que el equipo de TI haya finalizado su enfoque beta respecto al Small data, es importante crear un bucle de retroalimentación. Esto le permite trabajar con los compañeros para descubrir cómo evolucionan los objetivos a lo largo del tiempo y significa que se puede optimizar el enfoque en respuesta a estos.

La cantidad de datos que almacena la empresa está creciendo a tal ritmo que cualquier proyecto seguirá estando siempre en curso. No obstante, mediante la creación de una estrategia de Small data, los líderes digitales pueden ayudar a sus empresas a ir un paso por delante de su competencia.