BUSINESS BYTES

Hacer que el director financiero lleve las riendas

  • Publicado hace 3 años
  • 3 min de lectura

La exclusividad y el individualismo son los sinónimos de cualquiera que venda productos de consumo en la actualidad: desde ropa hasta teléfonos iPhone, los consumidores nunca antes habían tenido tantas opciones. Esto, unido a ciclos de producto cada vez más cortos, está provocando problemas significativos a los fabricantes. Deben asegurarse de que los productos nuevos se desarrollen, prueben y envíen dentro de dicho plazo y con todos los servicios asociados adecuados como la documentación, la formación y el marketing.


Dentro de todo esto, el enfoque de los directores financieros está lógicamente puesto en la gestión económica de la empresa. Sin embargo, con frecuencia esto significa que se pasa por alto el aspecto operativo. Aunque es mejor que la gestión cotidiana la realicen los directores de operaciones y de división, los directores financieros no se pueden permitir no intervenir en absoluto. No solo son las cuestiones operativas muy importantes para la gestión financiera, sino que la situación de los directores financieros hace que sean los directivos perfectos para ayudar a maximizar los ingresos y minimizar los costes.


Un buen ejemplo de esto en el sector de fabricación es la cuestión de la información sobre el producto, desde la documentación técnica a los manuales de usuario del producto.


La reducción de los ciclos de producto mencionada anteriormente y la proliferación de personalizaciones genera un problema en todos los documentos que incorporan la mayoría de los productos siempre. Tanto si se trata de un manual de instrucciones sencillo como un protocolo de formación exhaustivo para una nueva solución de software, los datos que acompañan a cada variación de un producto nuevo son costosos y cruciales desde el punto de vista financiero: si no se produce la documentación puntualmente, es posible que no se llegue a la fecha de envío, lo que tendría un impacto importante sobre la liquidez y la pérdida de ingresos futuros previstos.


Un director financiero eficaz puede suponer la diferencia entre el éxito y el fracaso al poner en práctica procesos de gestión de la información que cumplan los requisitos a fin de garantizar que esas áreas periféricas no solo se recuerden sino que también contribuyan al prestigio financiero general de la organización. Después de todo, la gestión de documentos e información suponen el 15 % de los gastos totales de una empresa por lo que el control de los costes en este área es claramente esencial.


Una técnica que usan muchos fabricantes para controlar los costes es el método "just-in-time" (justo a tiempo). No obstante, en muchas organizaciones esta técnica no se ha puesto en práctica para los procesos de información sobre productos. En vez de acumular manuales de usuario o producir varias traducciones de manuales para mercados limitados, se puede distribuir información y documentación personalizada solo cuando sea necesario a los usuarios finales u operadores de la cadena de suministro. Esto permitirá ahorrar en papel, impresión, traducción, almacenamiento y envíos.


Otra oportunidad de controlar los costes se deriva de proporcionar al personal información actualizada sobre el producto. Los estudios indican que esto puede reducir el número de preguntas de los técnicos de servicio a los supervisores en más de un 90 %, lo que refuerza la verdad lógica de que proporcionar información precisa a las personas adecuadas reduce las ineficacias. Otro ejemplo: la publicación por anticipado de materiales de formación significa que el personal de ventas y servicio al cliente puede estar preparado para responder a los problemas desde la fecha de lanzamiento, con lo que se aumenta al máximo la ventaja competitiva de la empresa.


Además de encontrar oportunidades de control de los costes en este área, también hay una oportunidad de generar ingresos. En los sectores en los que existe un mercado de repuestos para la información (por ejemplo, las turbinas aeroespaciales recicladas), los manuales de repuesto tienen un gran valor.  Un director financiero que sea consciente de estas oportunidades periféricas para crear ingresos adicionales podrá asegurarse de que se exploten y convertir recursos no utilizados (como la información sobre productos) en generadores de ingresos.


A primera vista estas cuestionen parecen tener más que ver con el director de operaciones que con el director financiero. Sin embargo, poner en práctica este tipo de política requiere una inversión. Un director financiero involucrado puede colaborar con los departamentos correspondientes para identificar si el retorno justifica la inversión y actuar en consecuencia.


No obstante, en general los directores financieros deberían reconocer que su posición dentro la estructura de la empresa (lejos de las cuestiones operativas cotidianas, pero con la vista puesta en los ingresos) les aporta la perspectiva ideal de alguien ajeno a la situación para identificar ineficiencias y oportunidades.