BUSINESS BYTES

Las prioridades de los directores de sistemas: macrodatos, movilidad y digitalización

  • Publicado hace 12 meses
  • 3 min de lectura

De media, la empresas solo destinaron al presupuesto TIC 2014 el 2,1% de su facturación esperada para el ejercicio en curso, una cifra que es inferior a la del 2013 (2,5%). A pesar de estas magnitudes, algunos sectores arrojan algún dato positivo, como el de media-telecos (3,9%) y el financiero (3,9%). Por el contrario, la industria apenas invierte el 1,4% (servicios el 2,8%, utilidades y energía el 1,5%, administración pública-sanidad el 2,8%).

Para el próximo año se espera una nueva reducción de dos puntos porcentuales, impulsada principalmente por los fuertes recortes que padecerán las grandes empresas. Se confirma la tendencia hacia la externalización, con contratos que pasan del modelo «precio unitario» al «cloud como servicio», y que este año aumentarán un 35%.

Los gerentes de sistemas han identificado seis grandes áreas de inversión, con diferencias específicas por sector. Así, en primer lugar encontramos los sistemas de inteligencia empresarial, macrodatos y análisis, una prioridad para el 56% de los encuestados. En segundo lugar, tenemos la digitalización y la desmaterialización de procesos y documentos (53%), que desplazan al tercer lugar al desarrollo y el mantenimiento de los sistemas de gestión ERP (48%). Sigue en cuarto lugar la introducción de dispositivos y aplicaciones móviles verticales (40%), y están empatados en el quinto y sexto lugar el desarrollo y la renovación de los sistemas CRM, y las aplicaciones de consolidación (31% de los gerentes de sistemas).

La mayoría de los gerentes de sistemas (54%) cree que el presupuesto TIC basta para satisfacer las necesidades de las líneas de negocio. En concreto, el 21% lo considera inadecuado, habiendo tenido que prescindir de algún proyecto o servicio a pesar de ser de interés para la empresa; el 12% se las arregló con lo que tenía y cubrió las solicitudes a través de medidas de eficiencia interna (autofinanciación); por último, según el 21% de los entrevistados, el presupuesto cubre las demandas explícitas de las líneas de negocio, pero no es adecuado para satisfacer las necesidades reales en innovación. Para el 9% de los gerentes de sistemas, en cambio, el presupuesto se ajusta a las demandas de la empresa, que son esencialmente «de continuidad», obviando de esta manera las necesidades reales y las oportunidades de innovación digital, y hasta el 37% de los gerentes de sistemas cree que su presupuesto TIC basta para satisfacer las necesidades de innovación empresarial, siendo esta última cifra un evidente síntoma de resignación o de falta de visión de la urgencia y las oportunidades que ofrece la innovación digital.

El principal reto organizativo en el marco de las TIC es, y seguirá siendo, también en 2015, el desarrollo de los roles y las competencias para la gestión en innovación digital, tal como destaca el 52% de los gerentes de sistemas, seguido de los roles y las competencias para la gestión de demandas (36%), lo móvil (tanto consumidores como empresa, con un 35%) y la externalización de las actividades (33%).

En lo que a las competencias internas se refiere, en los tres próximos años el incremento cubrirá principalmente el desarrollo en innovación digital y mejora de los procesos, la gestión del cambio, la gestión de las demandas, la gestión de la seguridad, el riesgo y el cumplimiento, así como la gestión de proyectos y programas.

El ecosistema de las empresas emergentes indica que, en 2014, conocieron un claro crecimiento: se multiplicó más que por dos el número de empresas emergentes innovadoras, con un incremento del 120%, mientras que las financiadas aumentaron un 74%. Así las cosas, el estudio demuestra que todavía son pocas las empresas, solo el 8% del total, que se relacionan con empresas emergentes de tecnología punta: una práctica más común entre las grandes empresas respecto de la pymes, aunque ataña tan solo a una minoría (12%) de ellas. El sector que presta mayor atención a las empresas emergentes de tecnología punta es el financiero, con un 27% de empresas que se relaciona o se relacionará con las primeras, seguido del de media-telecos (17%), y utilidades y energía (13%). Como farolillo rojo nos encontramos con la industria, con tan solo un 2% y, por encima de todas, las administraciones públicas-sanidad, en que, infelizmente, ninguna organización del panel afirma haber desarrollado relaciones con las empresas emergentes tecnológicas.