BUSINESS BYTES

Predicciones para el segmento de la seguridad en 2017

  • Publicado hace 7 meses
  • 3 min de lectura

El número creciente de incidentes de seguridad que se han producido hasta 2016 nos lleva a pensar que 2017 será un año aún más fascinante y de más trabajo para los profesionales de seguridad de las empresas, sean del sector que sean. A continuación, hablaremos sobre los que considero que serán los mayores retos en este sentido: 


General Data Protection Regulation (GDPR) – (Regulación y Protección de Datos Generales) es ahora o nunca

Aunque los procesos para multar a las empresas que no cumplan con esta normativo de la Unión Europea no serán de aplicación hasta el 25 de mayo de 2018, seguramente comenzaremos a detectar cambios operacionales en las empresas para avanzarse. El mayor de todos los cambios consistirá en la relación entre los proveedores y las empresas. Con la implantación de GDPR, los procesadores de datos tendrán que controlar la protección de los mismos poniendo presión sobre la cadena de suministro a nivel global.


La "cara" del BPO (Business Process Outsourcing) cambiará ligeramente, lo que será un reto en el que tendrá que trabajar, ya sea a través de la adaptación de su modelo de negocio o cambiando su estructura de precios para reflejar el impacto que esta regulación tendrá. Además, hasta el último trabajador, tendrá que tomarse en serio la protección de los datos de la empresa, algo en lo que a menudo, se ha fallado hasta ahora.

 
Legislación del Internet de las Cosas (IoT) 


Gartner ha predicho que habrá alrededor de 6400 millones de "aparatos" conectados en 2017 y este número podría alcanzar los 20.800 en 2020. La tecnología inteligente ha alcanzado tal nivel de aceptación que es probable que nos encontremos en breve con una legislación estricta sobre IoT. Lamentablemente, ningún consumidor ha comprado los productos basándose en si podría ser seguro o no y, por tanto, la legislación deberá proteger a estos consumidores. Para evitarlo, el sector debe reaccionar primero y estudiar como adaptarse y qué normas debería introducir para asegurarse de que IoT está correctamente regulado. Esto será crucial para el desarrollo de la seguridad como parte fundamental del desarrollo de los futuros productos IoT y que así, la industria cree su propia regulación y no venga forzada por organismos gubernamentales.

 
Salvaguardar al consumidor

Según nuestra vida diaria se va volviendo más "pública" a través de nuestros dispositivos conectados e inteligentes, el precio que hay que pagar por ello son los riesgos de seguridad en nuestra imagen. Los consumidores de hoy en día esperan que todo funcione a la primera y sin problemas, lo que quiere decir que los "parches" de seguridad tienen el potencial de destrozar la experiencia de usuario y el flujo normal de nuestra actividad habitual. Al igual que las actualizaciones obligatorias de software para nuestros PC's, veremos como estas actualizaciones también se producen en otros aparatos IoT de forma cada vez más habitual.

Las aplicaciones IoT constituyen una parte fundamental de la casa del futuro, donde termostatos inteligentes y sistemas de videovigilancia, por ejemplo, serán algo habitual. Los hackers ya saben que a través de hacerse con el control de los dispositivos para que el usuario no pueda entrar, pueden forzarles a pagar un "rescate" para liberarlos.

Muchas otras tecnologías pueden convertirse en un riesgo potencial, ya que los hacker pueden denegar accesos a su hardware o servicios. En próximos años comprobaremos cómo la industria deberá integrar nuevos sistemas de seguridad a la experiencia de usuario para conseguir un buen resultado final.

[Autor: Quentyn Taylor]