BUSINESS BYTES

Hacer avanzar la enseñanza hacia la era de la información

  • Publicado hace 3 años
  • 3 min de lectura

La enseñanza está cambiando de tal manera que resulta irreconocible y el aprendizaje se está convirtiendo en algo mucho más personalizado, colaborativo y eficiente que nunca. Las tecnologías de la información y el flujo rápido de información que permiten están desencadenando un nuevo modelo de aprendizaje que está menos vinculado a cursos en el aula supervisados y es más ágil, personalizado y flexible.

En la práctica, esto significa que hay una gama mucho más amplia de opciones disponibles para los estudiantes. Ya no habrá que esperar a que se devuelva un libro de texto importante a la biblioteca ya que la biblioteca electrónica tiene siempre volúmenes disponibles. La colaboración entre alumnos es tan sencilla como tener una conexión a Internet y una webcam con lo que no está limitada a aquellos que viven en el mismo barrio, ni siquiera a aquellos que viven en la mismo lado del océano. Los alumnos están incluso utilizando aplicaciones de móvil como WhatsApp para colaborar y estudiar. Aunque suena muy positivo, la agilidad no es la única ventaja del modelo educativo digitalizado del futuro.

Mejorando la calidad

Al respaldar el acceso sencillo a los contenidos para alumnos y profesores, la tecnología está desempeñando una función fundamental en el cambio de expectativas de los alumnos. Las organizaciones que adopten este ritmo de cambio y nuevas tecnologías comprobarán que pueden prestar niveles más altos de servicio. Las tecnologías en la nube y el acceso a los datos en tiempo real implican que los profesores tendrán una visión completa de los alumnos y sus avances. En vez de basarse en las percepciones simples y a menudo imprecisas de las notas de los exámenes anuales, los profesores pueden supervisar a los alumnos a medida que trabajan para comprender en profundidad cuáles son sus puntos fuertes y débiles y cómo trabajan mejor. Con ello se crea la posibilidad de crear planes individuales y personalizados para formar a cada alumno según sus requisitos.

Optimizando de los procesos

Puede que simplificar la parte administrativa de la enseñanza no signifique estar a la vanguardia pero es esencial para los equipos de dirección ya que permite a las instituciones reequilibrar sus gastos. Con la inversión tecnológica adecuada, se puede hacer que sistemas como el almacenamiento y archivo, la automatización del flujo de trabajo, la generación de formularios, el cumplimiento normativo y las comunicaciones entre alumnos y profesores sean más fáciles y eficientes. Y además, aunque resulte difícil justificar un mayor gasto a corto plazo, un retorno de la inversión sólido a lo largo de un período de tiempo prolongado puede demostrar la eficacia de aplicar soluciones empresariales a instituciones educativas para optimizar dichos procesos administrativos.

Movilidad de los estudiantes

El interés cada vez mayor en las soluciones móviles, la transmisión de datos y la demanda de conexión a Internet constante están impulsando a las instituciones educativas a modernizar y actualizar su infraestructura de TI. En el nivel de proceso de negocio, esto debe filtrarse a todos los niveles inferiores hasta la gestión del alumnado: desde la admisión a la graduación.

En el nivel de consumidor, gestionar la información de los alumnos de forma segura y eficiente no solo mejora su experiencia sino también la facilidad con la que pueden pasar a distintas facultades, cambiar de asignaturas o matricularse en programas de estudio en otros sitios. Y las tecnologías en la nube les dan una oportunidad sin precedentes para separar el aprendizaje presencial en el aula y colaborar con los profesores y entre sí a través de otros canales, como las redes sociales. Según una encuesta reciente de IDC, el 33 % de los ejecutivos del sector de la educación en Europa Occidental ya utilizan las redes sociales como apoyo al aprendizaje en sus instituciones y ahora los cursos MOOC (Massive Open Online Courses) prometen llevar la enseñanza de gran calidad a cualquiera que tenga una conexión a Internet y, en muchos casos, de forma gratuita.

A medida que la enseñanza avanza hacia un sistema de aprendizaje bajo demanda y se convierte en cada vez más colaborativo, las instituciones educativas tendrán que pensar en cómo gestionar formas de trabajar con la información más ágiles y rápidas.

Está claro que la tecnología desempeñará un papel esencial en el futuro de la enseñanza. A medida que las instituciones estudian cómo aumentar al máximo su ventaja competitiva atrayendo a estudiantes internacionales, estableciendo comunicación con empresas para garantizar la financiación o el patrocinio y manteniéndose en contacto con los alumnos, la gestión de la información desempeña un papel esencial en el mantenimiento de la excelencia operativa en una era cada vez más tecnológica. Hay enormes oportunidades de mejorar la eficiencia en muchas áreas de apoyo académico y de los alumnos, tanto mediante la simplificación de las funciones administrativas como mediante la mejora del entorno de aprendizaje en sí. Mejor enseñanza; una administración más sencilla; mejor experiencia para el alumno.