BUSINESS BYTES

Marketing bajo demanda

  • Publicado hace 3 años
  • 3 min de lectura

Cuando necesita un coche, ¿Por dónde empieza? Primero buscamos en Google, de allí vamos a Facebook, a Twitter y visitamos las páginas web de opiniones antes de dirigirnos a la web del fabricante y dejar nuestros datos para que nos envíen más información.


Esta ruta de búsqueda, probablemente, nos resultará familiar a muchos de nosotros cuando buscamos algo que deseamos comprar. Y por esta razón el marketing multicanal ha crecido tanto durante los últimos años. Los clientes buscan información cuando están preparados para comprar, no cuando publicamos una oferta, y necesitan tener la información disponible inmediatamente.


Mientras que ocho de cada diez profesionales senior de marketing clasifican el marketing multicanal como su prioridad número uno, conseguirlo es bastante más difícil de lo que parece. Solo uno de cada cinco negocios es capaz de desarrollar estrategias de marketing multicanal de forma eficaz. Pero entonces, ¿Cuál es el problema?


Uno de los grandes retos consiste en gestionar la complejidad. Los entornos de marketing actuales son una fuente constante de conversaciones inacabables sobre lo que pasa, en una cada vez mayor gama de plataformas. Las empresas, por tanto, no pueden tener un control total sobre la experiencia del cliente. Así, resulta esencial organizar el negocio alrededor del viaje personalizado para el cliente y concentrar los recursos en los puntos más importantes.


La velocidad de respuesta constituye un factor vital. La tecnología digital ha colocado al cliente y a su relación con la marca en un nuevo entorno. Los clientes esperan ahora un reconocimiento inmediato en el caso de que hayan sufrido algún problema o mala experiencia. Fallar a la hora de resolver una queja en Facebook puede difundirse fácilmente a través de Twitter y convertirse en un tema de conversación a nivel global. Todo, en cuestión de horas. Por otra parte, esto también puede convertirse en una gran oportunidad. Un cliente satisfecho puede convertirse también en un embajador de nuestra marca rápidamente y todo gracias a una buena comunicación. Si somos conscientes de este entorno dinámico y nos mantenemos comprometidos con el diálogo, incluso cuando las conversaciones parezcan negativas o tengan un tono de queja, la empresa tiene el potencial de mejorar su reputación pública y a la vez, incrementar sus porcentajes de lealtad de cliente.


La relevancia en ciertos canales también resulta vital. El interés y lealtad de los clientes resultan fáciles de perder cuando nos enfrentamos a incongruencias, mensajes irrelevantes o contenidos correctos pero en formatos que no funcionan. Cualquier puerta de comunicación, como Twitter, una app para móvil o un banner en una página web puede llevarnos a interaccionar. Pero mientras que las empresas deben aplicar una estrategia centralizada en su marca y su estilo de comunicación, también deben asegurarse de que el contenido se ajusta a este propósito. La eficacia de una estrategia centralizada no debe producirse a costa de sacrificar que el mensaje sea el adecuado.


El marketing multicanal necesita ir más allá de la simple integración. Necesita un foco centrado en la marca que pueda dirigirse a los clientes mediante una estrategia que sea relevante para ellos. Desde la publicidad hasta la comunicación en los medios, desde el e-mail marketing hasta la organización de eventos. Todo se debe ajustar en un plan global de marketing basado en la respuesta del cliente en tiempo real. O, en otras palabras, debe crear un mensaje de marca cohesionado que pueda llegar a los clientes, a través de todos los medios y en cualquier momento.


Las barreras entre plataformas ya no existen y este hecho proporciona a los profesionales del marketing una oportunidad real para conectarlas. El marketing multicanal necesita una estrategia única, que enlace todas las plataformas relevantes y presente un único mensaje potente. Cuando la estrategia de marketing se ha construido sobre una base sólida, todas las plataformas de contacto con el cliente se pueden retroalimentar mutuamente y conectarse en un diálogo complementario vía web.


Para conseguir la eficacia, el marketing multicanal necesita un cambio estructural que nos proporcione visibilidad, habilidades y velocidad para mantenernos al día con la actividad del cliente de hoy en día. Pero la pregunta fundamental es la siguiente: ¿Su empresa es lo suficientemente ágil como para implementar esta estrategia de forma apropiada?