BUSINESS BYTES

Olvídese de todo lo que sabe sobre los KPI financieros y haga esto

  • Publicado hace 4 meses
  • 3 min de lectura

Las funciones y las herramientas que utilizan los directores financieros para tomar decisiones están cambiando y esa transformación la está definiendo la tecnología, ahora y en el futuro.

En el futuro, un director financiero y su equipo serán considerados por lo bien que manejen la tecnología, las herramientas de innovación comercial y las posibilidades digitales de que dispongan. Actualmente, una de las formas más extendidas para que un director comercial controle el rendimiento es a través de paneles de control.

Para ser eficaces, los paneles de control deben presentar los indicadores clave de rendimiento (KPI) más significativos. Y aunque éstos varían de un sector a otro, siempre incluyen los parámetros más clásicos como los pagos pendientes, la cantidad de facturas por mes y los factores de coste. Pero ¿cuáles son los KPI que los directores financieros deberían analizar junto con las comparativas financieras tradicionales, a medida que entramos en un nuevo año financiero?

• Datos de clientes: esta información puede desvelar una gran cantidad de datos sobre los clientes, que se pueden vincular con los parámetros financieros tradicionales para generar una gran densidad de datos que permitan a los directores financieros hacer su trabajo. Los datos de los KPI deben incluir información sobre el ciclo de vida de los clientes, la tasa de cancelación, información sobre la interacción con los clientes, patrones de compra y niveles de satisfacción.

• Previsiones: los directores financieros de las empresas fabricantes de bienes ya pueden hacer previsiones de resultados y ofrecer un pronóstico de ingresos en base a los perfiles de los clientes y la demanda existente. Este es el enfoque que deberían usar la mayoría de las empresas, en lugar de las típicas comparaciones con años anteriores.

• Recursos: imagine lo valioso que sería para un director financiero poder determinar los recursos financieros sobrantes de ciertos proyectos o áreas de negocio. Teniendo en cuenta dichos datos, se pueden redistribuir eficazmente los recursos para reducir gastos, recortes de presupuesto y la repetición de recursos.

Comunicaciones con el cliente: los datos relativos a las repercusiones de una actividad comercial en las redes sociales y de actividades de RR. PP. corporativas en los clientes, la ampliación de mercado y el conocimiento general de la marca. Estos datos se pueden comparar con el rendimiento financiero para ver qué actividades tienen alguna influencia sobre la base del negocio.

Para medir y controlar —y aprovechar— estos nuevos indicadores, los directores financieros necesitan KPI nuevos y digitales que solo pueden ofrecerle las últimas herramientas y tecnologías basadas en la nube. Entre ellos podrían incluirse la calidad de los datos, las relaciones con los clientes, la calidad de los procesos personales y comerciales, y la reputación de la marca. Pero elegir los KPI correctos es difícil. Asegurarse de que los KPI son medibles, que influyen en el negocio y se basan en datos seguros y manejables, es crucial. Lo peor que puede hacer un director financiero es no tener ningún KPI.

Empezar a utilizar los KPI puede ser muy sencillo, pero es posible que haya que hacer cambios en los KPI y que estos evolucionen con el tiempo. Pero al menos, cuando estén implementados, el equipo podrá centrarse en ellos para hacer el seguimiento del negocio y su progreso. Los KPI deben ser algo vivo y reflejar el cambio de las prioridades de un negocio.

El aglutinante de todos ellos es que la plataforma que los genera se asiente sobre un software de última generación e integrado en la plataforma, que sea flexible y permita ver en tiempo real los KPI necesarios para el análisis predictivo (no basado solo en informes históricos) para que el director financiero pueda llevar a cabo operaciones financieras seguras.

Disponiendo de esta gama de KPI y gestionándolos desde un tablero de control innovador, un director financiero puede gestionar las líneas maestras de la empresa y ofrecer consejos estratégicos para el crecimiento empresarial. Es lo que se espera de un director financiero contemporáneo.