BUSINESS BYTES

Superar el efecto silo: ¿cómo puede impulsar la transformación digital el director de TI?

  • Publicado hace 1 año
  • 3 min de lectura

En la actualidad, toda empresa en una empresa digital. Dado que la tecnología desempeña un papel central en todos los aspectos de una empresa, todos los directivos, no solo los DSI, deben comprender y aceptar las nuevas tecnologías que repercuten en sus departamentos, y ser capaces de obtener valor de ellas; la transformación digital requiere un alto nivel de coordinación interna para conseguir los resultados esperados. Sin embargo, en la gran mayoría de los casos, los responsables de TI y los demás directivos no mantienen una relación lo suficientemente estrecha.

¿Quién debe hacerse cargo del proceso de cambio en la transformación digital? El camino hacia la mejora de las capacidades digitales está jalonado de retos, por ejemplo, nuevos riesgos de seguridad o la necesidad de encontrar soluciones de integración de datos efectivas. Lo más natural es que el DSI se haga cargo de estos desafíos y lleve la batuta en el proceso de transformación. No obstante, para generar un proceso de gobernanza efectivo, los objetivos del departamento de TI y los de la empresa deben estar estrechamente vinculados.

Semejante vinculación, sin embargo, no siempre es fácil de conseguir. Aunque en la toma de decisiones empresariales debe contarse con los responsables adecuados para garantizar que se atiendan a todas las prioridades, cuántos más participantes haya en el proceso, más lento y laborioso será dicho proceso. Por otro lado, es obvio que en las estructuras más complejas, se requiere un proceso de toma de decisiones y de justificación de dichas decisiones más dificultoso, lo que hace que el progreso sea más lento.

Al introducir elementos de gobernanza, por ejemplo, responsabilidades y comunicaciones, aumentará el número de participantes, lo que ralentizará el proceso todavía más. A pesar de ello, los DSI están invitando a contribuidores de gran valor que aportan ideas nuevas en el proceso de transformación digital.

Al crear un proceso de gobernanza que combine responsabilidades claras con flexibilidad y espacio para ideas nuevas, los DSI pueden garantizar que dicho proceso sea una herramienta de ayuda a la transformación. Aunque estas estructuras puedan parecer un lastre, en realidad, representan una oportunidad única para moldear la transformación de modo que aporte ventajas para toda la empresa. El flujo interno de información mejorará a buen seguro. ¿Qué mejor forma hay de garantizar que la TI está en consonancia con los objetivos empresariales deseados?

Al garantizar que los profesionales de las distintas unidades de negocio están incluidos en el proceso, puede eliminarse el riesgo de que los proyectos de TI sean meros experimentos sin conexión con las operaciones empresariales reales. Una buena estructura de gobernanza permite recopilar comentarios sobre el rendimiento, cumplimiento normativo y repercusiones de la TI en las distintas unidades empresariales para garantizar que el cambio está aportando un valor real.

Solo es posible aprovechar el verdadero poder de transformación de la conversión digital si los retos de transformación se encaran de forma colaborativa. Un buen DSI, si cuenta con el apoyo adecuado, puede garantizar dicha colaboración.