BUSINESS BYTES

Visualización de los datos: contar una historia sin palabras

  • Publicado hace 2 años
  • 3 min de lectura

¿Podría la visualización de los datos aportar a los profesionales una potente herramienta para comunicar mensajes importantes a los diferentes grupos de interés de forma más eficaz? El uso de la información en el trabajo para impulsar la eficiencia es una práctica bien establecida y los directivos no son ajenos a los gráficos y diagramas de barras. ¿Qué informe anual estaría completo sin un diagrama de barras que muestre el aumento anual de los beneficios? Desgraciadamente, muchas empresas solo llegan hasta aquí mientras que esto podría llegar mucho más allá. Una visualización de datos de calidad es algo de lo que se podrían beneficiar todos los departamentos.

Hay buenos motivos para que el equipo de dirección invierta tiempo en adquirir nuevos conocimientos sobre visualización de datos. La llegada de la inteligencia de datos (o Big Data) y la ola creciente de información significa que documentos como los informes anuales han estado aumentando de tamaño. Muchos de estos se han convertido en tomos gruesos llenos de términos complejos y recopilaciones de cifras. Por eso, no hay un momento mejor para que los profesionales de alto nivel lleven la información al siguiente nivel y la presenten de una manera que sea visualmente atractiva, fácil de comprender y, lo más importante, útil.

Por ejemplo, uno de los retos a los que se enfrentan habitualmente los directores financieros es mostrar las relaciones entre los diferentes factores dentro de la empresa. ¿De qué manera afecta la inversión en tecnología a los grupos de trabajo que trabajan con ella?, ¿Qué repercusiones tienen los cambios en el nivel de gasto de I+D sobre la secuencia de productos futuros? ¿Cuál es la relación entre el aprovisionamiento de compras y la generación de ingresos en las distintas zonas en las que opera la empresa? Preguntas complejas como estas no requieren respuestas complejas sino un gráfico bien pensado para tener el impacto que las palabras por si solas no pueden tener.

Pero no es solo la comunicación a un público externo la que hace que el arte de la visualización de datos sea una aptitud valiosa. Muchas empresas están adoptando, cada vez, más un enfoque conjunto respecto a sus procesos de gestión de la información. En consecuencia, también es necesario comunicar más información de forma interna. Y si el personal interno no comprende los datos que se les presentan, nunca podrán adoptar las propuestas que subyacen a estos.

Por lo tanto, ¿cuál es el punto de partida para el profesional financiero que desea mejorar sus aptitudes de visualización de datos?

El primer paso es reconocer que las imágenes constituyen un medio de comunicación tanto como las palabras o los números. Los usuarios que sobresalen en la visualización no utilizan las imágenes solo como complemento a las palabras o los números. En su lugar, las tratan como un lenguaje totalmente nuevo por sí solas.

Además, es muy fácil pensar que cada gráfico es un diagrama de barras. Sin embargo, la visualización tiene una gama de elementos diversos entre los que elegir, al igual que las palabras o los números. Es algo más que varios tipos de gráficos y diagramas.

Los datos constituyen una parte importante de cualquier función directiva y comprender cómo presentarlos es esencial para comunicarlos de forma eficaz a distintos públicos tanto dentro como fuera de la empresa. Los visualizadores más expertos saben que la finalidad de visualizar los datos es contar una historia. Por eso se ponen en el lugar de su público y dejan que la información hable por sí misma a fin de hacer que la historia sea más clara. No complican las cosas de más con estadísticas o citas irrelevantes porque esto puede hacer que se pierda el mensaje principal. Con la presentación adecuada, los datos pueden ser una herramienta extremadamente potente y contar una historia sin palabras.