BUSINESS BYTES

Directores de TI: ha llegado el momento de evolucionar o desaparecer

  • Publicado hace 3 años
  • 2 min de lectura

Hay quien dice que la función del director de TI está desapareciendo. Tradicionalmente, la responsabilidad de los directores de TI era crear la estrategia de tecnología y gestionar el gasto relacionado en toda la organización. Sin embargo, hoy en día los empleados de todos los niveles están empezando a impulsar e influir sobre las decisiones de TI. Además, los directores de otros departamentos también se están interesando mucho más por las inversiones en tecnología. Por ejemplo, los directores de marketing que tienen que adquirir soluciones para la automatización de campañas.


De hecho, según Gartner, el proceso de toma de decisiones se está alejando de la dirección y acercándose al nivel de departamento a un ritmo preocupante y Forrester prevé que «el porcentaje de proyectos de TI gestionados exclusiva o principalmente por departamentos de TI se reducirá del 55 % en 2009 al 47 % en 2015». A esta velocidad, parece que la función tradicional del director de TI podría estar realmente en peligro.


Algunos analistas de IDC sostienen que el papel del director de TI sigue siendo importante y que aquellos directores de TI que sepan evolucionar podrían incluso pasar a puestos de liderazgo. Esta evolución podría presentarse de muchas maneras distintas pero un aspecto esencial de esta tendría que ser centrarse más en promover las ventajas de la tecnología para el negocio y alejarse de un enfoque centrado solo en la tecnología. Esta combinación entre conocimientos y experiencia en tecnología y visión estratégica podría ayudar a evitar que el papel del director de TI se convierta en algo obsoleto.


Vamos a usar la sobrecarga de información como ejemplo. Es posible que el término Big data haya sido la frase de moda de TI en los últimos dos años pero la realidad es que muchas empresas de todos los sectores todavía se están ahogando con tantos datos. Los directores de TI tienen que aprovechar esta oportunidad para demostrar de qué manera pueden ayudar nuevas áreas de desarrollo, como las soluciones analíticas avanzadas, a sus empresas a gestionar los cada vez mayores volúmenes de información.


El aspecto en el que pueden sacar el máximo partido de sus habilidades es en dar un paso más allá de poder gestionar la gran cantidad de datos complejos actual y demostrar de qué manera puede aportar esta información mayores ventajas a las empresas. Los directores de TI que se ven a sí mismos como parte de esta nueva generación de directores de TI tal y como prevé IDC tienen que adaptarse y crecer a la misma velocidad que su empresa en constante evolución. Al hacerlo, se verán en una situación que les permita promover mejoras y demostrar exactamente en qué medida puede ser eficaz la gestión de la información a la hora de simplificar los flujos de trabajo, ofrecer eficiencia y, en última instancia, mejorar la productividad en toda la empresa.