BUSINESS BYTES

¿Puede cambiar la tecnología el curso de la asistencia sanitaria del siglo XXI?

  • Publicado hace 3 años
  • 4 min de lectura

El sector sanitario se encuentra en un punto de inflexión. La población de la UE está envejeciendo. Las previsiones actuales de la Comisión Europea sugieren que en 2050 habrá aumentado el número de personas mayores de 65 años en un 72 %, lo que significa que en 35 años un tercio de la población estará acercándose a la edad de la jubilación. Según IDC Health Insights¹, mientras que la demanda sigue creciendo, los recursos y el acceso a la asistencia sanitaria se están reduciendo. Además de los cambios de normativa de los gobiernos, las organizaciones sanitarias están bajo una presión cada vez mayor de cumplir sus objetivos en circunstancias difíciles.

Integración

Muchos consideran que la integración de los servicios de salud y sociales es la solución clave para aliviar la presión sobre el sistema sanitario y esto tiene su lógica. Casi un tercio de las personas mayores que viven en Europa tienen una enfermedad crónica², por lo que cualquier cosa que pueda contrarrestar la fragmentación de los servicios, reducir la duplicación y asignar los recursos cada vez más escasos de una forma más eficiente solo puede ser algo positivo. Los hospitales que puedan cooperar con los servicios sociales tendrán un visión mucho más global del paciente, además de ahorrar tiempo y costes administrativos.

Un contacto perfecto entre la atención sanitaria y social puede dar a los pacientes la tranquilidad de que se entenderá su situación personal y se podrán satisfacer sus requisitos. Y lo que quizá sea más importante, al compartir la información de forma efectiva entre los dos servicios, la asistencia sanitaria podrá por fin pasar de un sistema de reparación a otro de prevención y abordar las exigencias del siglo XXI.

Personalización

También está surgiendo un sistema sanitario impulsado por el consumidor en el que los usuarios juzgan el servicio en función de cómo se les ha tratado como personas, en vez de cómo se haya tratado su enfermedad. La prueba de la personalización de la asistencia sanitaria está en la explosión de más de 97 000 aplicaciones de salud móviles y comunidades sanitarias de usuarios en línea para compartir información fuera del paradigma tradicional médico-paciente. Cada persona puede seleccionar y utilizar herramientas y tecnologías en línea para adaptar su asistencia sanitaria a sus propios valores y metas.

En un sistema sanitario personalizado, los procesos sanitarios ya no siguen un modelo igual para todos y los datos están inmediatamente disponibles para que los pacientes puedan estar mejor informados. Se utilizan las tecnologías digitales para conectar mejor a las personas con su equipo de asistencia sanitaria y permitir a los consumidores ser socios activos en la gestión de su propia salud y bienestar.

Industrialización

Junto con la integración y la personalización, la prestación de servicios sanitarios lleva algún tiempo en proceso de industrialización y está sufriendo cambios similares a los que se iniciaron en otros sectores hace un siglo. La mejor gestión de la información y tecnología está ayudando a este proceso en gran medida. Por ejemplo, se ha demostrado que las prescripciones electrónicas producen un 50 % menos de errores en comparación con las manuales. En pocos momentos, se pueden comprobar las prescripciones de forma electrónica con los registros electrónicos y los datos del paciente disponibles para ver si ajustan a cantidades sensatas de medicamentos, si tienen interacciones con otros medicamentos, las alergias de los pacientes y afecciones clínicas. Hay un esfuerzo cada vez mayor hacia la estandarización de funciones y tareas a fin de simplificar el servicio al paciente, así como una división de cargas para poder afrontar los recortes de presupuesto y personal. Todos estos cambios traen consigo la promesa de una asistencia sanitaria más eficiente pero, para hacer realidad todo su potencial, la industrialización requiere la personalización de los pacientes y la integración de los servicios.

La importancia de los datos

Por supuesto, el hilo conductor de todo esto es la información. Los hospitales están recopilando más datos de los pacientes que nunca a medida que las tecnologías se extienden desde las instalaciones importantes hasta otras locales más pequeñas. El uso compartido de información en Internet en forma de documentos, imágenes e informes se está convirtiendo en algo cada vez más común.

Los sistemas o software de seguimiento pueden reducir los tiempos de espera e informar a los médicos de la ubicación exacta de cualquier paciente en cualquier momento. Algunos hospitales están usando tablets portátiles inalámbricas para hacer un seguimiento de los pacientes y algunos utilizan sistemas de seguimiento tras el alta del hospital para ayudar a los pacientes a mantener sus citas de seguimiento. Incluso los propios pacientes están registrando y haciendo un seguimiento de su historial médico para vigilar su asistencia sanitaria. Los sistemas de flujo de trabajo compartido y el uso compartido de datos también dan al paciente un mayor control y hacen que sea más fácil, por ejemplo, obtener una segunda opinión de otro proveedor si no están satisfechos con un tratamiento propuesto.

El futuro de la asistencia sanitaria

La integración, personalización e industrialización son las tres fuerzas claves del cambio que son esenciales para poder mantenerse al día con las exigencias del siglo XXI. Y, sin embargo, incluso con la supervisión y acumulación de datos, la tendencia hacia el consumidor y la automatización de los procesos, la asistencia sanitaria no ha evolucionado totalmente y todavía hay congestión e ineficiencias. Es evidente que la tecnología siempre tendrá sus desafíos pero, con todas sus limitaciones, está ayudando a coordinar y redefinir la asistencia sanitaria de una forma que hace una década era inimaginable. El hospital del futuro, con menos camas, menos médicos y un procesamiento más rápido de la información, ya está en camino. Sin embargo, se necesitarán tiempo y cambios importantes para que llegar hasta ahí.


¹ IDC Health Insights, Western Europe Healthcare 2013 Top 10 Predictions, doc #HIOH01V, enero de 2013
² IDC Healthcare Insights, 2014